El canal Starz estrenó Spartacus: Gods of the Arena. Si bien no es la tan esperada segunda temporada (la cual se espera que salga en el otoño de este año), sí representa un perfecto aliciente para todos los fanáticos que esperaban el regreso de esta intensa historia. Spartacus: Gods of the Arena incluye gran parte del elenco de la primera temporada como Batiatus y Crixus, así como nuevas incursiones que enriquecen la trama en cada momento. A continuación el resumen del capítulo de estreno.

Episodio 1, "Past Transgressions": se presenta Gannicus

El capítulo comienza con la imagen de Spartacus en plena masacre en la Casa de Batiatus, justo como terminó la primera temporada. Batiatus yace en el suelo luego de que Spartacus le cortó la garganta, y es entonces cuando Batiatus comienza a recordar cómo llegó hasta ahí. Y es entonces cuando se ve el mercado de Capua, la arena aún estaba en construcción, y se ve a un joven Batiatus apoyando a sus gladiadores en medio de la muchedumbre.

La casa de Batiatus no cuenta con prestigio por lo que sus gladiadores son usados para las peleas preliminares. En una de ellas se presenta Gannicus, quien se muestra arrogante, no lucha con escudo sino con dos espadas, incluso es bueno con lo puños y no duda en utilizarlos. La pelea está en marcada por el ambiente callejero y la multitud sedienta de sangre; Gannicus no decepciona y parte en dos la cabeza de su oponente, consagrándose así como el mejor de Batiatus. Ahí mismo en el mercado hace su primera aparición Gaia, una vieja amiga de Lucretia, quien enviudó y espera alojarse y compartir experiencias.

Los inicios de Crixus como gladiador

En sus andanzas por el mercado, Batiatus es distraído por un esclavo problemático que fue castigado severamente, y es propiedad de Tullius, un hombre influyente al cual Batiatus quiere agradar. Se decide a comprarlo por una cuantiosa suma para quitarle un peso de encima a Tullius; sin embargo, se da cuenta de que tiene potencial para gladiador por sus agallas. El esclavo es Crixus, y no fue bien recibido por los gladiadores en el ludus debido a su baja estatura.

Crixus se da cuenta de que está en una situación privilegiada al tener la oportunidad de ser entrenado y al ver los beneficios que reciben los mejores gladiadores. Aun y con el maltrato y burlas de los que entrenan con él, Crixus se concentra en aprender cada movimiento. Oenomaus (quien se desempeña como Doctore en la primera temporada), es un gladiador en recuperación y Batiatus le da la confianza para que comience a adiestrar a Crixus y ayude a Giannicus a mantener su buena forma.

Gannicus gana pelea con los ojos vendados

Tullius está agradecido con Batiatus por haber comprado a su esclavo; sin embargo, Batiatus se encuentra con la presencia de Vettius, un joven que también pelea gladiadores y que es favorecido por los magistrados de Capua. Batiatus afirma que cualquiera de sus gladiadores puede ganarle con ojos vendados a los de Vettius, por lo que este último decide tomarle la palabra y organizar una pelea en el mercado. Battiatus elige a Gannicus por encima de Oenomaus, quien es su mejor gladiador.

Gannicus se presentó a la pelea, pero antes Vettius le pide que se vende los ojos, tal y como Batiatus aseveró en su encuentro; Gannicus aceptó, dejó de lado las espadas y se dejó guiar por su oído. Más que una lucha de espadas y escudos fue de cuerpo a cuerpo. Sin embargo, Gannicus logró acabar con su rival al penetrarle el cuello lentamente con una de las espadas. El tan esperado derrame de sangre llegó salpicando a la multitud que se acercó a ver el duelo.

Batiatus es amenzado por Tullius y Vettius

Al ver el poderío de Gannicus, Tullius ofrece a Batiatus comprar al gladiador y dárselo a Vettius para que pelee en su representación. Batiatus se rehusa y es golpeado severamente; mientras tanto, su esposa Lucretia y Gaia disfrutaban de la noche experimentando con opio y relacionándose sexualmente. Tullius se despide de Batiatus orinándole en la cara y lo amenazó para que reconsiderase su decisión o lo dejaran fuera de los juegos, los cuales le fueron ofrecidos a Batiatus justo después de la espectacular pelea de Gannicus.

"Spartacus: Gods of the Arena" no decepcionó

El primer capítulo de este spin off definitivamente no decepcionó a los fanáticos, pues entregó la sangre, brutalidad y sexo que se esperaba, pero además tuvo su cuota de intrigas. Este episodio fue más de introducción, lo que dejó ver más sobre el carácter de los personajes. Gannicus será el que tenga el peso de la historia junto con Batiatus, pero a diferencia de Spartacus, Gannicus se desveló como un hombre entregado a los placeres del alcohol y las mujeres, arrogante y dispuesto a aprovechar todos los beneficios de ser un ganador.

Esta precuela, la cual solo cuenta con 6 episodios, promete más sangre y sexo, pero también dará las respuestas de cómo Crixus se volvió campeón de Capua y todo con lo que Batiatus tuvo que superar para ganar el prestigio de su ludus. Por lo pronto se espera el siguiente episodio, "Missio".