A lo largo de nuestra vida nos encontramos con situaciones que debemos resolver. Nuestras acciones responden a cómo percibimos todo lo que nos sucede, pero, ¿hasta qué punto somos capaces de controlarlas?

La herencia psicológica

En numerosas ocasiones, nuestra reacción responde a factores que escapan de nuestro control y que derivan de nuestra herencia psicológica. Si hemos sido unos niños abandonados, es posible que no tengamos en el futuro una relación muy estrecha con nuestros hijos. Si nuestra madre fue maltratada por nuestro padre, es probable que nunca lleguemos a confiar en nuestra pareja; es más, quizá nos convirtamos en maltratadores o busquemos a una pareja que lo sea. Es, a grandes rasgos, a lo que Cristóbal Jodorowsky se refiere cuando habla de "psicogenealogía". Conocer la historia de nuestros antepasados nos puede ayudar a comprender ciertas actitudes de los miembros de nuestra familia e incluso las propias. En su obra El collar del tigre, el hijo del artista chileno creador de término "psicomagia", Alejandro Jodorowsky, nos transporta hacia el interior de su historia familiar, una vida llena de contradicciones, desencuentros, rituales, y personajes que mezclan lo freak y el surrealismo.

¿Enfermedad o ensalmo?

Algunas personas desarrollan enfermedades que no son detectadas por los médicos pero les provocan graves daños. Según Cristóbal Jodorowsky, estas enfermedades aparentemente inexistentes no responden al carácter hipocondríaco del paciente, sino a una barrera psicológica que éste ha establecido inconscientemente debido a un ensalmo. El autor denomina ensalmos a los cuerpos inhibidores que dificultan la realización personal y los divide en cuatro tipos: sortilegios, maldiciones, hechizos y embrujos.

Sortilegios, maldiciones, hechizos y embrujos

Los sortilegios son todas aquellas prohibiciones que recibimos en el entorno familiar y que nos marcan de por vida, como podrían ser los tabúes sexuales. Las maldiciones se refieren a los malos augurios que se instalan en nuestra mente y condicionan nuestro desarrollo personal y profesional ("jamás lo conseguirás", "no vales para esto", etc.). Los hechizos se gestan cuando nos vemos obligados a prometer algo, en una situación extrema, cuyo cumplimiento supondrá un freno (por ejemplo, cuando muere una madre joven y hace prometer a su hija mayor que se hará cargo de sus cuatro hermanas; o cuando pretendemos que se mantenga una tradición familiar u oficio a lo largo de las generaciones). Y, por último, los embrujos son las adicciones heredadas, ya sea a nivel genético o conductual, como el alcoholismo, la ludopatía, el exhibicionismo, etc.

Rituales psicomágicos

Para acabar con un ensalmo, no hay nada mejor que un ritual de carácter mágico-simbólico. Es la forma más directa y exitosa de deshacer un trauma psicológico. Nuestra mente se aferra a los símbolos de una manera mucho más fuerte que a cualquier explicación lógica. Por ello, el psicochamanismo el psicochamanismo se sirve de la recreación de una situación similar a la que desencadenó dicho trauma para, sumergiendo al sujeto en ella, crear un nuevo desenlace, un final feliz que acabe con los procesos mentales que le han llevado al sufrimiento y la desesperación. En esta línea se podría ubicar el trabajo de los llamados curanderos, cuya labor no es más que escenificar la extracción del mal que habita en nuestro cuerpo (bien sea un tumor -usando órganos o vísceras de animales-, una posesión espiritual, etc.). En palabras de los doctores Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke, "los síntomas son las sombras de nuestros conflictos psicológicos, que se manifiestan y corporalizan a través de la enfermedad". Esta premisa supondría una explicación de los embarazos psicológicos y otras dolencias de carácter psicosomático.

Una biografía impresionante

Dejando a un lado el componente psicológico del libro, El collar del tigre es una fantástica visión de lo que es en sí la vida -através del repaso del árbol genealógico de los Jodorowsky- que, en la mayoría de los casos, no podemos disfrutar debido a nuestros prejuicios sociales, familiares y culturales. Se trata de una aventura valiente que tiene lugar en lo más profundo del ser humano, donde el miedo no tiene cabida; donde la felicidad por el simple hecho de estar vivo lo inunda todo.