Hace nada, tras la Glamour Shopping Night de Mango decíamos que la moda está de moda, y no mentimos. Pero la lista de “cosas de moda” hay que seguir ampliándola, qué menos con algo que últimamente está de boga: los tuppersex.

Origen del tuppersex

La palabra tuppersex tiene su origen en los míticos tupperware que se vendían de casa en casa, en las demostraciones de esta marca para comercializar y apreciar la versatilidad y funcionalidad de sus productos.

Reunión tuppersex

Las reuniones tuppersex son la última moda en diversión erótica, especialmente para mujeres (aunque también se organicen grupos mixtos), donde una asesora se desplaza hasta el lugar elegido por el grupo (normalmente una casa) para ofrecer toda una gama de productos eróticos pensados para la mujer y la pareja en un ambiente divertido.

La última tendencia es contratar una reunión como ocasión de alguna despedida de soltera, pero de un tiempo a esta parte ya no se necesita esta “excusa” para poder pasar una tarde o noche entretenida con amigas y una “asesora del amor” como foco de atención.

¿En qué consisten las reuniones?

Para poder organizar una reunión tan sólo basta con juntar a un mínimo de ocho amigas y la diversión estará garantizada. La mayoría de las empresas envía a la asesora a la casa particular donde se quiera organizar, pero también cabe la posibilidad de hacerla en algún local público. Las asesoras van cargadas con sus maletas y despliegan los juguetes por una mesa, pasándolos de uno en uno entre todos los miembros y explicando su utilidad y disfrute. Las asistentes pueden hacer todo tipo de preguntas para despejar dudas y ampliar conocimientos sobre sexualidad durante las tres horas aproximadas que dura la reunión.

Tipo de productos

Todas las reuniones de tuppersex se caracterizan por enseñar productos eróticos para estimular las relaciones sexuales. Las asesoras ofrecen a las asistentes todo tipo de ellos: lubricantes (con y sin sabores, de silicona, gel…), velas, dildos (de diversos tamaños y formas, con mando a distancia…), cremas, chocolates, perfumes, esposas, ropa interior, esponjas, etc., pero todo ello enfocado a los juegos eróticos. Así, cada asistente va tocando, oliendo o, en su caso, probando los productos mientras la asesora les explica para qué sirven, cómo usarlos y cuándo.

Al finalizar el tuppersex, cada asistenta puede comprar los productos que quiera y además, la anfitriona se lleva un detalle por organizarla. Asimismo, en las despedidas de soltera la que se casa se lleva también otro detallito.

Las Tentaciones de Eva

Hay infinidad de empresas que se dedican a la moda del tuppersex. Cada una tiene sus características propias: ser entre ocho y quince personas, que cada asistente compre algo o si no tenga que pagar una cuota o también poder disfrutar de estas reuniones de manera gratuita, eso sí, con un pequeño incremento en el precio de los productos. Una cosa por la otra.

Además, igualmente hay algunas que los productos adquiridos los ofrecen días después, tras pagarlos, al no llevarlos encima, y otras que ofrecen un surtido stock y lo que te compres en la reunión lo puedas adquirir al instante.

Las Tentaciones de Eva es una de esas empresas que no obliga a pagar nada por asistir a una reunión. Es más, se distingue por “su discreción y naturalidad en el asesoramiento basado en una información de calidad con base sanitaria y elegancia en el trato, sin dejar de lado la diversión”.

Suele ofrecer los productos adquiridos al instante y la posibilidad de abonarlos con tarjeta de crédito o débito. Además, es una de las empresas que se desplaza tanto a casas particulares como a locales, disponiendo incluso de pubs o restaurantes con los que colabora, caso de la Tabernilla Modernilla de Madrid. Asimismo no tienen problemas en acudir a aquellos locales que se les propongan siempre que se obtenga el permiso del local y la zona esté restringida a menores.

Una ventaja que ofrece las Tentaciones de Eva es que suele organizar, en estos locales, dos o tres reuniones abiertas al año, “en función de la demanda, en las que el grupo está formado por gente que no se conoce entre sí pero interesada en asistir a una de nuestras reuniones. Esta opción es muy interesante para aquellas personas que no consiguen hacer coincidir sus agendas con las de su grupo o para aquellos grupos pequeños”. Es decir, todos aquellos que no hayan acudido nunca a ninguna y tengan curiosidad, ¡el plan no tiene desperdicio!