Actualizaciones:

La Junta Electoral de Madrid y la plataforma ¡Democracia Real Ya!, 18 de mayo de 2011.

Los ¡Indignados! Consiguen portada en "The Washington Post", 19 de mayo de 2011.

El desalojo de la Puerta del Sol en la madrugada del día 17 de mayo, vuelve a llenar las calles. La policía usó la fuerza bruta para desalojar a los acampados, esos modos que recuerdan otros tiempos y otros regímenes abren los ojos a otros ciudadanos.

Los políticos están ciegos o asustados, no están acostumbrados a movimientos autónomos que escapen a su control, el alejamiento de la realidad les impide ver el bosque de esperanza que representa este nuevo movimiento ciudadano larvado en las redes sociales y capitaneado por la plataforma ¡Democracia Real Ya!.

Jaúregui: ”acampar en la calle sin más no conduce a nada

¿Solo se le ocurre esta frase al ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui?, ¡no! ha dicho otras, por ejemplo "muchos movimientos de protesta no conducen a nada si no están dirigidos", imaginamos que si no están dirigidos por ellos, los políticos de siempre, esos políticos enquistados en el poder que llevan demasiados años dirigiendo las instituciones.

Otra perla de su discurso, pronunciado en un mitin en Alicante: "es la política la que tiene que producir que la democracia llegue a todo el mundo y tiene que intentar ordenar la economía e intervenir los mercados", no lo creen los miles de personas movilizadas desde el día 15 de mayo. La miopía de los políticos se hace endémica, como pensar que con esas palabras puedan entender lo que pasa a su alrededor.

Empiezan a aparecer consignas concretas en las concentraciones

Es posible que después de adquirir conciencia del éxito de las movilizaciones, las personas que de alguna manera han capitaneado las convocatorias empiecen a reclamar consignas concretas, consignas para ¡ya! Hoy, ¡ya!, se ha escuchado la primera: Que la edad de jubilación vuelva a los 65 años.

Seguramente desgranar en consignas concretas la indignación ciudadana dé objetivos concretos y realizables a corto plazo y sea una buena solución para no enquistarse en la pura protesta, sin unas consignas realizables tan rápidamente como los planes de ajuste impuestos por el gobierno.

Una buena consigna sería la de cambiar ¡ya!: la ley electoral, para acabar con la “dictadura partitocrática encabezada por las inamovibles siglas del PPSOE” tal como expresaban en el manifiesto inicial de la plataforma ¡Democracia Real Ya!

Comunicado de prensa de la plataforma Democracia Real Ya, después del 15 de mayo

Extractos del comunicado hecho público el día de hoy, 17 de mayo de 2011, por la plataforma ¡Democracia Real Ya!:

  • Un éxito no sólo por ser una convocatoria apartidista y asindical, sino por la fuerza y creatividad de las movilizaciones. Las marchas desbordaron con creces las previsiones de los organizadores.”
  • “Se desmarcan y rechazan cualquier incidente violento ocurrido después de la manifestación en Madrid.”
  • Queremos mostrar nuestro malestar por ciertas afirmaciones e informaciones aparecidas en los medios de comunicación, donde se declara que Democracia real YA promueve la abstención o el voto nulo. Totalmente falso, ya que la plataforma se mantiene neutral en este aspecto
  • Democracia Real Ya apoya las acampadas espontáneas convocadas para esta misma semana…pero no convocadas directamente por Democracia real Ya ni por los organizadores de las manifestaciones del 15 de mayo.”
  • Tras la convocatoria del 15 de mayo las acciones continuarán. Esta movilización ha sido el principio de una serie a largo plazo. La plataforma, horizontal, asamblearia y abierta a la participación de trabajadores/as, parados/as, estudiantes, jóvenes, jubilados/as, hipotecados/as…, seguirá trabajando en sus objetivos.”
Las reivindicaciones están al principio, acaban de nacer y en los próximos días podremos seguir las nuevas convocatorias o acciones encaminadas a “profundizar el camino que entre todos y todas hemos empezado. Creemos que es posible una sociedad más justa. Y vamos a demostrarlo.” Tal como nos explican en la parte final de su comunicado.