Ya pasaron las fiestas decembrinas y ahora hay que recoger los adornos, levantar el nacimiento y deshacernos del pino que adornó la casa y le dio un aroma navideño. En México, cerca de dos millones de árboles naturales se utilizan en estas fechas, pero muy poca gente sabe qué hacer cuando llega la fecha de retirarlo.

A pesar de ser uno de los adornos más utilizados en estas fechas, se puede convertir en un peligro para el hogar una vez que se empieza a secar, ya que puede causar incendios al estar en contacto con la electricidad.

Programas de reciclaje

Actualmente, existen programas de reciclaje de árboles naturales de Navidad que tienen como finalidad reutilizarlos para producir abonos ecológicos. Existen varios puntos en todo el país, sobre todo en las principales ciudades, donde se han establecido lugares exclusivos para que los ciudadanos pueden llevar su árbol.

Tan sólo en la Ciudad de México, el año pasado se recolectaron alrededor de 51.000 árboles, y este año se espera superar esta cifra. Los puestos de reciclaje se encuentran en las explanadas de las 16 delegaciones políticas de la capital y en algunas tiendas de autoservicio.

De igual manera, se han establecido estos centros en la ciudad de Chihuahua, Veracruz, Puebla y Guadalajara, entre muchas otras.

El ciclo natural

Con estos proyectos, las autoridades buscan formar una conciencia ecológica en la ciudadanía para que, en lugar de dejar los árboles abandonados en las calles o en quemas clandestinas, estos regresen a formar parte del ciclo natural.

Una vez que un organismo natural muere en estado silvestre, sus restos sirven para formar abonos y fortalecer el crecimiento del ecosistema al que pertenece. Así, con el reciclaje de los árboles de Navidad, se busca que cumplan su ciclo final con un proceso muy similar al de la naturaleza.

La composta

Los árboles de Navidad se utilizarán como base para producir composta, que es una especie de abono natural. La principal característica de este abono, es que se forma a partir del proceso de biodegradación de la materia orgánica y esto le proporciona un alto contenido nutricional, que enriquece los suelos y es un gran fertilizante natural.

La composta resultante del proceso del programa de reciclado de árboles de Navidad, se utiliza para mejorar los suelos de las áreas verdes de las ciudades, así como los jardines, plazas, camellones, áreas deportivas, de recreación y de esparcimiento.

A cuidar el medio ambiente

A pesar de que la tala de pinos destinados a adornar los hogares de las familias mexicanas durante el periodo navideño, está regulado por las autoridades ambientales, existen, todavía, muchos lugares donde se da la tala clandestina de árboles, provocando un desequilibrio en el entorno.

Una vez que los árboles cumplieron con su cometido, el manejo adecuado de estos es también responsabilidad de los ciudadanos. No hay que abandonarlos a la intemperie o en las calles; ni pagarles a los trabajadores de limpia para que se los lleven, ya que ellos no están autorizados para trasladarlos, y seguramente van a terminar en un basurero clandestino.

Se puede colaborar con un granito de arena para mejorar y cuidar el medio ambiente, y empezar a formar en los niños una cultura medioambiental que sea más responsable con su entorno y con la naturaleza. Pero todo comienza en la casa, y este es un buen momento para empezar bien el año, llevando los árboles naturales a los centros de reciclaje.