Los niños alimentados con una dieta sana en sus primeros años de vida podrían alcanzar un Coeficiente Intelectual (CI) ligeramente mayor, según un estudio australiano de la Universidad de Adelaida.

Una alimentación sana a base de legumbres, queso, frutas y verduras aumenta en dos puntos el Coeficiente Intelectual de los menores a los ocho años frente a los que han consumido de forma habitual galletas, caramelos, chocolate, refrescos o patatas fritas.

Dieta sana, niños más inteligentes

Los bebes que tienen una dieta sana llegan a tener mayor Coeficiente Intelectual mayor, tal como evidencia un estudio de la Universidad de Adelaida de Australia.

El equipo de investigadores ha llegado a la conclusión de que los niños alimentados con una dieta equilibrada, nutritiva y sana durante los primeros años de vida podrían alcanzar un Coeficiente Intelectual (CI) o cociente intelectual ligeramente mayor.

Por su parte, la investigación ha constatado que los menores nutridos con comida basura pueden ver reducida su inteligencia.

Este nuevo trabajo viene a corroborar los resultados de un estudio anterior realizado a comienzos de 2011 por investigadores de la Universidad de Bristol en el Reino Unido, que concluyó que la dieta de la infancia influye en el posterior desarrollo escolar.

Se trata, por tanto, de una prueba más de la importancia de la alimentación en el desarrollo de los niños.

Los científicos ingleses demostraron que existe una estrecha relación entre la dieta de los más pequeños y sus capacidades intelectuales.

El estudio británico reveló que los efectos cognitivos derivados de los hábitos de alimentación presentes en los tres primeros años de vida del niño persisten posteriormente, aunque dichas rutinas alimenticias hayan sido modificadas más tarde.

Asimismo, la investigación evidenció que los niños con mayor grado de consumo de alimentos altos en grasas, azúcares y procesados presentan cocientes intelectuales más bajos.

Coeficiente Intelectual de 7.000 niños de 8 años

Para llegar a esta conclusión en el nuevo estudio, el equipo de investigadores, dirigido por la doctora de este centro universitario australiano, Lisa Smithers, observó los hábitos alimenticios de 7.000 menores a los 6 meses de edad, a los 15 meses y a los dos años desde su nacimiento.

A los ocho años de edad, los investigadores analizaron el Coeficiente Intelectual de estos niños.

En referencia a la importancia de la dieta para mejorar la inteligencia de los niños, la experta señala en declaraciones publicadas el martes en la página web de Europa Press que la dieta “aporta los nutrientes necesarios para el desarrollo de los tejidos del cerebro en los dos primeros años de vida”.

La doctora Smithers confirma así que los niños que fueron amamantados durante seis meses y seguían una dieta saludable que incorporaba alimentos como legumbres, queso, frutas y verduras -esenciales en la dieta mediterránea- de forma regular entre los 15 y 24 meses tenían “hasta dos puntos más de CI a la edad de ocho años”.

Por el contrario, los niños que ingerían de forma regular galletas, caramelos, chocolate, refrescos o patatas fritas durante sus primeros años de vida presentaban un Coeficiente Intelectual hasta dos puntos menos a los ocho años de edad.

Además, el estudio, que ha sido publicado en la revista European Journal of Epidemiology, también ha puesto de manifiesto que los menores que consumieron alimentos preparados para bebés a los seis meses obtuvieron “un impacto negativo”.

Por el contrario, los efectos fueron positivos al comerlos a los dos años de edad.

Para la investigadora, este trabajo refleja la necesidad de proporcionar a los niños alimentos saludables en un momento tan crucial para la formación en sus vidas.

Smithers concluye afirmando que “Es importante que se considere el impacto a largo plazo de los alimentos que alimentan a nuestros hijos”.

Las mujeres tienen un Coeficiente Intelectual mayor que los hombres

Un estudio confirma que las mujeres son más inteligentes que los hombres. Este trabajo de investigación, llevado a cabo por James Flynn, profesor de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, afirma que las mujeres superan a los hombres en medición del Coeficiente Intelectual, tras 100 años de evaluación del Coeficiente Intelectual.

El trabajo fue difundido por el diario inglés Daily Mail y otros importantes medios anglosajones.

Este experto neozelandés comparó los resultados de estudios de evaluación del Coeficiente Intelectual realizados en países de Europa occidental, Norteamérica, Australia, Nueva Zelanda, Estonia y Argentina.

Flynn descubrió que cuando comenzaron a hacerse las pruebas de Coeficiente Intelectual, en 1905, las mujeres obtenían hasta un máximo de 5 cinco puntos menos en comparación con el sexo masculino.

Pero con el paso del tiempo, en lo que se refiere a inteligencia, la brecha entre ambos sexos ha desaparecido prácticamente y en algunos países las mujeres están obteniendo mejores resultados incluso que los hombres.

El investigador argumenta que la sociedad moderna y su naturaleza se ha vuelto más compleja que antes, circunstancia que podría explicar los cambios en los resultados del test.

Flynn explica también que se necesita una investigación más exhaustiva para llegar a determinaciones concluyentes.

Las posibles causas para explicar este cambio en los resultados es, por un lado, que las mujeres han sido más inteligentes que los hombres a lo largo de la historia.

Sin embargo, por razones de predominancia social y de acceso a la educación, no se habían hecho notar.

La segunda razón es que el mundo moderno ha cambiado el rol de la mujer. Ahora el sexo femenino es multifuncional y debe encargarse del desarrollo de una carrera profesional y, a la vez, de dominar la esfera doméstica de forma abrumadora.

Esto ha hecho que las mujeres aumenten sus capacidades intelectuales.

Según el científico, el Coeficiente Intelectual ha crecido una media de 30 puntos en los países en los que se ha medido, lo que podría avalar su teoría de que no se nace inteligente, sino que la inteligencia es adquirida y, por lo tanto, puede ser perfeccionada.

El experto en este campo de la evaluación del Coeficiente Intelectual pretende publicar un libro con detalles sobre sus hallazgos.

Alimentos para aumentar el cociente intelectual en 2022

El ejercicio eleva el Coeficiente Intelectual, según un estudio publicado en 2009 en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los investigadores demostraron que los adultos jóvenes y en buen estado de forma física tienen un mayor Coeficiente Intelectual.

Los especialistas también informan de la influencia de la nutrición en el desarrollo de los niños no sólo a nivel físico sino también desde el punto de vista intelectual.

Y es que la inteligencia también está vinculada a lo que comemos y como “alimentamos” al cerebro.

El Catedrático de Nutrición y Bromatología, y ganador del Premio DuPont de la Ciencia 2011 dedicado a la Nutrición y la Salud, Alfredo Martínez, afirma que En diez años habrá alimentos para aumentar el cociente intelectual, en unas declaraciones publicadas el pasado mes de enero en la página web deia.com de Noticias de Bizkaia.

El también profesor de la Universidad de Navarra, director del máster Universitario en Alimentación, Nutrición y Metabolismo, y profesor de la Facultad de Farmacia, señaló que se va a poder conseguir que los niños que nazcan dentro de una década crezcan más o tengan mayor índice de inteligencia.

El nutricionista, quien asegura que “la alimentación puede ayudar a mejorar la inteligencia”, explicó que “Hay ácidos grasos, presentes en pescados, que van a las neuronas y permitirán perder la memoria más tarde o tener mayor capacidad de retener información, a eso se va a llegar”.