En esta última década en la que la juventud cuenta con cualquier tipo de información, es incomprensible que los jóvenes (tanto el hombre como la mujer) no tomen conciencia de la protección que deben tomar cuando tienen una relación con la pareja, arriesgando así no solo la salud si no que también arriesgan la vida.

Una mala decisión: El embarazo tan solo por retener a la pareja

En los tiempos que actualmente se están viviendo es tonto y hasta ridículo escuchar de las jóvenes decir que han quedado embarazadas sin proponérselo. Podría entenderse en casos esporádicos que provienen de las comunidades indígenas, pero, ¿una situación de este tipo en las ciudades en donde la información fluye por distintos medios?, ¿cómo es posible que se sigan dando diariamente tantos embarazos no planificados? Es porque simplemente la mayoría de los jóvenes, irresponsablemente, solo piensan en vivir el momento sin pensar en las consecuencias de sus actos.

Algunas jovencitas, al momento de quedar embarazadas, lo aprovechan como una oportunidad para comprometer a la pareja y en algunos casos puede que esto ocurra, pero en la mayoría de las ocasiones esto no es así y terminan desamparadas. Y no solamente por parte de su pareja sino que además su familia les da la espalda, lanzándolas a la calle. Pero no hay que olvidar la responsabilidad de los padres ante una situación como esta, en la es su obligación apoyar y orientar a los hijos, y ayudarlos a salir adelante, ¿quién mejor que los propios padres que tienen la madurez para encontrar la mejor solución a un embarazo no planeado?

Cifras de menores embarazadas

En 2002, más de 10.000 jovencitas menores de 15 años tuvieron hijos lo que dio como resultado el 0,40% de nacimientos entre adolescentes mexicanos, la decisión de protegerse es menos frecuente y el acceso a métodos anticonceptivos es limitado sobre todo en zonas rurales, esta información es proporcionada por INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geográfica Informa tica),

El 36% de los jóvenes con vida sexual activa no se protegen, el 25% aseguran que no les gusta usar ningún método anticonceptivo; dando como resultado cada año 372.000 embarazos en menores de 20 años de los cuales el 23% no son planeados según resultados obtenidos de una encuesta realizada por ENJ (Encuesta Nacional de la Juventud).

La cultura de la anticoncepción en México

Es necesario el impulso más a fondo de una cultura de anticoncepción que este basada en la educación sexual como una estrategia y muy útil para que disminuya la incidencia de embarazos en México, pero no esta demás insistir que el principal apoyo y el mejor educador es el hogar pues es en el donde debe iniciar sobre todo la educación tanto moral como ética y sexual. Después de la responsabilidad que compete a los padres en la educación de los hijos, también tendrán como apoyo a las instituciones educativas.

Ante la situación que viven algunas madres solteras, es bien sabido que existen varias instituciones que son centros de ayuda para este tipo de situaciones, como lo es el caso de mujeres que no cuentan ni con los medios económicos ni con algún empleo para que puedan salir adelante, y más aún siendo menores de edad.

Es triste reconocer que sigue existiendo la tendencia (en algunas instituciones o empresas laborales) de negar el empleo a las mujeres en cuanto se dan cuenta del embarazo de éstas. Por toda esta situación a la que tienen que enfrentarse cuando son madres solteras es muy conveniente que los padres hablen con los hijos a tiempo, y no solo la madre tiene la obligación, sino que el padre también.