El Gran Premio de Italia de motociclismo vio el regreso del líder de 125 centímetros cúbicos, Nico Terol, tras su fractura de meñique ocho días antes en Holanda. El piloto español del Bankia Aspar Team logró un meritorio quinto mejor tiempo en una sesión de clasificación marcada por la lluvia intermitente. El francés Johann Zarco (Avant Intact Ajo) fue el más rápido (primera pole de su vida) por delante de la legión española compuesta por Luis Salom (RW Racing GP), Sergio Gadea (Blusens-Paris Hilton), Efrén Vázquez (Avant Intact Ajo) y el propio Terol.

A continuación, del sexto al noveno puesto en la parrilla de salida, Sandro Cortese (Racing Team Germany), Maverick Viñales (Blusens-Paris Hilton), Héctor Faubel y Adrián Martín (ambos del Bankia Aspar Team) partían con aspiraciones de optar a la victoria. En el caso de Viñales sería la tercera en sus ocho primeras carreras como piloto mundialista y la segunda consecutiva (tras el triunfo en ‘La catedral’ de Assen) con lo que se convertiría, a sus poco más de 16 años, en el piloto más joven de la historia en lograr dos victorias consecutivas.

Terol sale a por todas en 125 cc

La pista de Mugello estaba totalmente seca cuando se dio la salida en 125 cc y el piloto de Alcoy se olvidó de su lesión y realizó una gran salida que le llevó a la primera posición y junto con Zarco abrieron un pequeño hueco con el resto. Salom quedó unos metros por detrás y un grupo de cinco pilotos comandado por Gadea, a tres segundos, trataba de darles caza.

Terol y Zarco lograron una distancia de cuatro segundos a 15 vueltas del final mientras que Maverick, Vázquez, Salom y Faubel no podían seguir el ritmo impuesto por los dos primeros. De hecho, en la séptima vuelta Zarco logró el récord del circuito y Terol hizo lo mismo en la octava, lo que prometía un duelo entre los dos líderes de la carrera por la victoria final.

El morbo estaba servido ya que el francés optaba a su primera victoria en el Mundial después de ganar en Montmeló hace un mes. Pero fue sancionado por una maniobra en la que sacó de pista a Terol y se le sumaron 20 segundos a su tiempo en meta. Por su parte, Terol buscaba ampliar su ventaja con el segundo y el tercero de la clasificación general (Folger y Cortese, a 27 y 34 puntos respectivamente) después de una carrera sin puntuar. Con una ventaja de siete segundos a 6 vueltas del final ya no podían darles caza. La única duda era el estado del meñique izquierdo del piloto español.

El desenlace llegó en los últimos metros

A tres vueltas para el final Folger se cayó, despejando aún más el camino para el título en el último año de la categoría de 125. Nico se agazapó detrás de Zarco en la última vuelta y en la recta de meta hizo valer la mayor velocidad punta de su moto y se llevó la quinta victoria en ocho carreras. Por detrás Viñales logró su cuarto podio por delante de Vázquez y Faubel.

Terol se apunta la décima victoria en su carrera con la sensación de que la segunda mitad del mundial puede ir con la calculadora, carrera a carrera, contando lo que le queda para ser el nuevo campeón del mundo.