La gabapentina o neurontin fue aprobada por vez primera en Estados Unidos por la FDA en el año 1994. En el año 2002 se aprobó el tratamiento con gabapentina para la neuralgia post herpética. Aunque originalmente la gabapentina se utilizaba para controlar ciertos tipos de convulsiones epilépticas, en la actualidad también se emplea contra el dolor neuropático o el síndrome de las piernas inquietas.

Aunque no es un medicamento específicamente indicado para estos trastornos, se ha visto que la gabapentina también resulta eficaz para la prevención de las migrañas, la eyaculación precoz, el priapismo, la esclerosis múltiple o el nistagmo. También se ha usado para el tratamiento del trastorno bipolar, sin embargo el resultado es, cuanto menos, dudoso. Algo más de éxito, aunque limitado, ha tenido en el tratamiento de la ansiedad provocada por la fobia social o el trastorno obsesivo compulsivo, así como también en la depresión o en el insomnio.

La gabapentina forma parte de un tipo de medicamentos conocidos como anticonvulsivos, actuando contra el funcionamiento anormal del cerebro y disminuyendo la excitación en el mismo.

Posología de la gabapentina o neurontin

Las dosis de este medicamento se administrarán conforme a la enfermedad que se debe tratar:

  • Neuralgia post herpética: El tratamiento se inicia con una dosis única de 300 mg., 2 dosis de 300 mg. el segundo día y 3 dosis de 300 mg. el tercer día. Las dosis irán aumentando hasta alcanzar los 1.800 mg. al día.
  • Dolor neuropático: El tratamiento se inicia con una dosis única de 300 mg., 2 dosis de 300 mg. el segundo día y 3 dosis de 300 mg. el tercer día. También, como en el caso anterior, se aumentarán las dosis hasta alcanzar los 1.800 mg. diarios.
  • Epilepsia: Para niños de 3 a 12 años las dosis se deben iniciar con tomas de 10 mg. a 15 mg. por kg. que se administrarán en tres tomas y que irán aumentando hasta alcanzar 40 mg. por kg. al día. Para los mayores de 12 años las dosis serán de 900 mg a 1.800 mg. al día repartidas en 3 tomas que, al inicio, serán de 300 mg.
  • Piernas inquietas: Las dosis utilizadas en este caso van de los 300 mg. a los 600 mg. que se administrarán en 3 tomas al día.
  • Eyaculación precoz: Se utiliza una dosis de 300 mg. 2 horas antes de mantener relaciones sexuales.
  • Priapismo: Se administrarán dosis de 400 mg. 4 veces al día, pudiéndose aumentar hasta los 2.400 mg. si no hay respuesta. El problema debería resolverse en 24 horas.

Efectos secundarios y contraindicaciones de neurontin o gabapentina

La gabapentina es un medicamento, por lo general, bien tolerado. Sin embargo, tal y como sucede con cualquier fármaco, siempre puede presentarse algún efecto secundario. Lo habitual es que sean leves. Si no fuera así o si persistieran mucho tiempo hay que ponerlo en conocimiento del médico:

  • Somnolencia, debilidad o cansancio.
  • Mareos o dolor de cabeza.
  • Temblores incontrolados.
  • Visión doble o borrosa.
  • Ansiedad.
  • Problemas de memoria.
  • Pensamientos anormales.
  • Movimientos oculares involuntarios.
  • Náuseas o vómitos.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Boca seca.
  • Acidez estomacal.
  • Aumento de apetito y/o de peso.
  • Inflamación de pies, manos, tobillos o pantorrillas.
  • Dolor articular.
  • Síntomas parecidos a la gripe.
  • Otalgia.
  • Enrojecimiento y picor en los ojos.
Algunos otros síntomas pueden revestir una mayor gravedad para la salud. En el caso de que aparezcan algunos de los siguientes efectos secundarios hay que comunicarlo de inmediato al médico:

  • Sarpullido.
  • Comezón.
  • Ronquera.
  • Dificultades al respirar o tragar.
  • Inflamación en la cara, garganta, lengua, labios u ojos.
  • Convulsiones.
La gabapentina está contraindicada en pacientes alérgicos a este fármaco o a algunos de sus excipientes. También hay que considerar que la gabapentina puede alterar algunos resultados de análisis de sangre.

La gabapentina o neurontin en el embarazo y la lactancia

Aunque estudios experimentales en animales han demostrado cierta toxicidad reproductiva, se desconoce cuál es el riesgo potencial que extraña para los seres humanos. La conclusión es que no debería utilizarse excepto si los beneficios para la madre exceden al potencial riesgo que representa para el feto.

Por otra parte se sabe que la gabapentina se excreta en la leche materna. Como también se desconoce los posibles efectos negativos que pudiera tener para el lactante, el consejo es no utilizar este fármaco o hacerlo con la debida precaución y siempre que los beneficios sean mayores que los posibles riesgos.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.