Poder integrarse y vivir plenamente en una sociedad como la española cuando la identidad de género no se corresponde con el sexo biológico es una larga batalla que viene librando desde hace tiempo el colectivo de transexuales. Por eso, noticias como la que llega desde Navarra se reciben con especial alegría e ilusión.

La comunidad de Navarra acaba de convertirse en la primera de España en regular por ley los derechos de las personas transexuales. La Ley Foral de no discriminación por motivos de identidad de género y de reconocimiento de las personas transexuales, fue aprobada el pasado 12 de noviembre con 28 votos a favor del grupo Nafarroa Bai (NaBai), frente a los 21 votos en contra de Unión del Pueblo Navarro (UPN). A través de ella, se garantizarán los derechos de este colectivo en el ámbito educativo, social, laboral, jurídico, médico y psicológico.

El texto, que recoge reivindicaciones clásicas dentro del movimiento por la igualdad de derechos para los transexuales, trata de “garantizar el derecho de todas las personas que adoptan socialmente el sexo contrario al asignado en su nacimiento, a recibir de la Administración Foral una atención integral y adecuada a sus necesidades médicas, psicológicas, jurídicas y de otra índole, en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía".

Ioseba Eceolaza, parlamentario de NaBai, recordaba los esfuerzos realizados para llegar a una ley que “amplía la efectividad de los derechos constitucionales, ensancha la mirada, nos hace más humanos y mejora la sociedad”, en declaraciones recogidas por el Diario de Navarra.

Contenido de la ley

La nueva ley define como transexual a toda aquella persona que haya procedido a la “rectificación en el Registro Civil de la mención de sexo” y las que “habiendo iniciado los trámites para acceder al cambio de inscripción relativa al sexo, precisen de protección para eliminar la discriminación que pudiera darse como consecuencia de su situación de tránsito a la nueva identidad de género”.

Además, otorga a los menores de edad el “pleno derecho” a recibir un oportuno diagnóstico y tratamiento médico relativo a su transexualidad, particularmente en lo referido a “terapia hormonal”.

Se contempla un amplio espectro de medidas en materia de salud, como el reconocimiento del “derecho a las prestaciones quirúrgicas y sanitarias en el sistema público de salud”, la creación de una unidad de referencia sobre transexualidad dentro del Servicio Navarro de Salud, o la garantía de que las terapias hormonales, cirugías plásticas sobre mamas, torso, o las de reasignación sexual se proporcionen sin retrasos innecesarios.

Por otra parte, también se incluyen aspectos de tipo social. En este sentido, se tratará de proyectar, a través de las instituciones públicas, un discurso “respetuoso con las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género”, para lo cual se prevé la puesta en marcha de medidas de discriminación positiva, programas de educación y capacitación, o el desarrollo de planes de inserción laboral para aquellos casos en riesgo de exclusión social.

Un ejemplo a imitar

Las reacciones de apoyo a la ley han sido inmediatas. Desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), que junto con NaBai y el colectivo transexualIlota Ledo, trabajó en el texto, han calificado su aprobación de “hito en la lucha contra la discriminación por identidad de género que sufren miles de personas en España”.

Su vocal jurídico, Martín Berenguer, que estuvo presente en la votación, asegura que “Navarra se pone a la cabeza de Europa en derechos humanos de las personas transexuales con esta norma que, por primera vez en el continente, reconoce expresamente el principio de no discriminación por identidad de género como tal”.

Por su parte, Carla Antonelli, excoordinadora del área de Transexualidad del PSOE, actriz y editora del Diario Digital Transexual, una de las activistas transexuales españolas más destacadas desde el inicio de la Transición, consideraba el de ayer como “un día muy importante donde se reescriben de nuevo los derechos de las personas transexuales”.

Ahora se trata, recuerdan, de que cunda el ejemplo en el resto de comunidades y en el conjunto del país. “Espero que esto sea sólo el comienzo y que todas las comunidades autónomas se impliquen en normativas similares”, manifestaba Antonelli, quien incidía en la necesidad de “ir un paso más allá y que se haga una [ley] de ámbito nacional, así pues, la pelota está puesta ahora en el techo del Congreso de los Diputados”.

Andalucía

Probablemente la próxima comunidad autónoma que siga el camino abierto por Navarra sea Andalucía, donde el PSOE ha llevado al Parlamento andaluz una proposición no de ley cuya admisión a trámite también fue aprobada ayer por unanimidad.

Andalucía será la siguiente en trabajar una ley integral sobre las personas transexuales, pero esta iniciativa, que promueve la FELGTB, tiene que seguir caminando para alcanzar la integración social de todas y cada una de las personas transexuales del Estado”, destacaba Mar Cambrollé, coordinadora del Área de Transexualidad de la FELGTB.

En Navarra, se beneficiarán de los derechos reconocidos por la ley unas 50 personas que integran el colectivo de transexuales. En España, se calcula que son unas tres mil las personas que viven en un cuerpo que no se corresponde con su identidad.