La naranja es el fruto del naranjo, un árbol que también cumple funciones ornamentales. Florece en primavera, produciendo pequeñas y olorosas flores blancas –la flor de azahar– que, posteriormente se convierten en los frutos redondos y de piel gruesa. La naranja es uno de los frutos más populares en todo el mundo, tanto por sus propiedades alimenticias como por los beneficios que aporta a la salud.

Brasil es el principal productor de naranjas, seguida de Estados Unidos y México. España ocupa el sexto lugar con 2,3 millones de toneladas de naranjas, según fuentes de la FAO.

La naranja es una fruta cítrica que procede del naranjo dulce –el más común hoy en día–, del naranjo amargo, que era la que existía en Europa en la Edad Media, antes de que los marinos portugueses, españoles y holandeses introdujeran la naranja dulce de sus expediciones a la India, y de naranjos de otras especies o híbridos, cuyo origen hay que buscarlo en el sureste de China, la India y Vietnam.

Propiedades de la naranja

La naranja es una fruta muy rica en vitaminas y oligoelementos. El ácido cítrico es un impagable fármaco natural, destacando sus propiedades antioxidantes, depurativas, desinfectantes y microbicidas. En la naranja destacan, además de las vitaminas, sobre todo la C o ácido ascórbico, aunque también la A, B y G, el calcio, fósforo, hierro, potasa, sosa y magnesio. En la naranja también se encuentran apreciables cantidades de beta caroteno y los ácidos málico, oxálico, tartárico.

El calcio que contiene la naranja facilita el desarrollo de los huesos, muy apropiado para los niños. El fósforo ayuda en los casos de estrés y en las intoxicaciones. El hierro contribuye a la hemoglobinización de la sangre. El magnesio facilita el buen funcionamiento de los intestinos, combatiendo el estreñimiento. La potasa es un buen depurativo y la sosa estimula el jugo del páncreas, activa el proceso digestivo y disuelve el ácido úrico.

La naranja también destaca por su aportación de fibra, que se encuentra fundamentalmente en la parte blanca, entre la pulpa y la corteza, razón por la que su consumo es indicado en tanto que favorece el tránsito intestinal.

La vitamina C de la naranja es un actor principal en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, favoreciendo la absorción del hierro de los alimentos y haciéndonos más resistentes a la infecciones. El beta caroteno o provitamina A es esencial para la vista, el buen estado de la piel, mucosas, huesos y buen funcionamiento del sistema inmunológico. El ácido fólico es elemento esencial en la formación de glóbulos rojos y blancos, así como en la formación de anticuerpos.

Naranjas: ato poder curativo

Los beneficios que aportan las naranjas para la salud son múltiples. Actúa como analgésico en los dolores de estómago. Se utiliza para combatir las piedras y cálculos biliares. Facilita la curación en diversas enfermedades de la boca. La naranja también es efectiva en otras enfermedades como el reumatismo, la tuberculosis, el tifus, la epilepsia, la difteria, las hemorroides, la pancreatitis o los trastornos urinarios. Ayuda, asimismo, a combatir la obesidad y facilita una mejor cicatrización. Además de sus virtudes anticatarrales, la naranja actúa favorablemente contra la fiebre, las jaquecas y el acné. El aceite esencial de la naranja esta indicado contra los estados depresivos. La naranja también actúa contra las flatulencias y está indicado para tratar los hipos recurrentes.

Recetas con naranja: pato a la naranja o tarta de naranja

La naranja es la protagonista de múltiples y variadas recetas. En postres o como ingrediente de otros muchos platos preparados, la naranja es una estrella indiscutible en el mundo de la gastronomía. En las carnes es conocido el famoso pato a la naranja. También muy aconsejable resulta el pollo con salsa de naranja. En otro tipo de carnes podemos encontrarnos con otra deliciosa receta, como el lomo de cerdo a la naranja. Los postres ofrecen igualmente muchas posibilidades, como puede ser el flan de naranja. En el pescado también la naranja encuentra su lugar, como en el caso de la dorada a la naranja. Helados, mermeladas, pudding y tartas son otros habituales donde la naranja siempre está presente.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.