Cada año en la temporada navideña las personas van a buscar su nacimiento, ese que decore su casa y la llene de fe; y en la ciudad de Tonalá, conocida como la capital mexicana de las artesanías, se pueden encontrar una gran variedad de belenes.

La tradición del nacimiento o belén

Se le llama nacimiento o belén a la representación plástica del nacimiento de Jesucristo en el pesebre de Belén; lo constituyen obviamente el niño Jesús, los santos padres, los reyes magos, el buey, la mula, los pastores y sus borregos.

Colocar un nacimiento en los hogares es una tradición navideña que comenzó en Europa al representar por primera vez esa noche en que nació Jesús y después se empezaron a utilizar figuras para recrearlo, primero en las iglesias y después en las casas. Según Wikipedia:

"La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesús fue en la Nochebuena de 1223, realizado por San Francisco de Asís en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia). La escena del nacimiento de Cristo no fue representada con figuritas y miniaturas de objetos cotidianos, como hacemos actualmente, ni con personas, aunque para la ocasión San Francisco sí utilizó animales. Se celebró la misa nocturna acompañada de una representación simbólica de la escena del nacimiento, mediante un pesebre (sin niño) con el buey y la mula, basándose en la tradición cristiana y los Evangelios apócrifos,"

La exposición Belén en Tonalá

En la temporada navideña esta ciudad se llena de color con todos los nacimientos que se ven en las galerías, en las tiendas de artesanías y en el tianguis artesanal, que se pone los jueves y los domingos, a donde acuden miles de familias a comprar el nacimiento que quieren tener en casa.

Se ven de todos tamaños, desde las miniaturas hasta los de tamaño humano o aún más grande; en muchos materiales y en variadas técnicas, siendo los más comunes los de barro y sobre todo en la técnica de barro bruñido. Y en este año, además, Cultura Tonalá presenta una exposición de nacimientos titulada Belén en Tonalá, en la que se exhiben piezas de los artesanos más reconocidos del municipio y también unas del estado de Oaxaca.

La muestra estará en el Museo Regional Tonallan, a partir de hoy y hasta finales de enero y estará abierta al público de martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas.

El arte se transmite de generación en generación

Cada año los artistas de Tonalá enriquecen esta tradición con el ingenio que imprimen en sus obras, mejorando sus técnicas usuales y adoptando nuevas y haciendo fusiones en cuanto a la técnica y también en cuanto a la decoración, esto lo logran por el dominio que tienen de la técnica que han aprendido desde niños. Como ejemplo hay que mencionar a Carmen Marín Lucano, una de las expositoras de Belén en Tonalá, empezó a pintar desde los 7 años y forma parte de la cuarta generación de artesanos, de las cinco generaciones que ha habido en su familia.

Ella participa en la exposición con un nacimiento en barro bruñido titulado Nacimiento Huichol, en el que se aprecian las figuras usuales de un belén pero llevando la vestimenta de la etnia huichol, con el que obtuvo el tercer lugar a nivel nacional en el Concurso Fonart (Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías) en 2005, donde recibe ya un apoyo económico del 100% cuando se presenta en exhibiciones.

Menciona que se llevó seis meses en la elaboración de dicho nacimiento; para modelar las piezas trabaja en casa junto a su familia, su esposo es quién realiza los moldes y ella y sus hijas los pintan; hace reproducciones para coleccionistas y también exporta sus piezas a Italia; vende sus obras en ferias y exposiciones y desde su casa por Internet envía un catálogo al comunicarse a su correo.

En dicha exposición también participan su hija Carmín Betsabet Rojas Marín, que ya es de la quinta generación de artesanos; y también su tío Jesús Lucano Jimón, de la tercera generación, él es uno de los artistas más reconocidos del municipio. En esta familia se viene trabajando la artesanía desde una primera generación encabezada por Sacarías Jimón Basulto, que heredó sus conocimientos a sus hijos, entre ellos Domitila Jimón Bautista y así se han ido transmitiendo de generación en generación.

Cada quién su fe, cada uno su estilo

En la artesanía de Tonalá se encuentran los más variados estilos, como el nacimiento adentro de una esfera de Abel Cruz Jarero, o el de su madre María Elena Melchor, que es un belén adentro de un puerquito de alcancía, de las típicas de la región que también se han realizado en su familia desde ya varias generaciones, estas piezas pueden ser vistas en la exposición Belén en Tonalá.

En este lugar hay diseños para todos los gustos, sólo es cuestión de tomarse el tiempo para buscar el nacimiento ideal. Durante todo el año se venden los nacimientos pero desde el mes de septiembre aumenta la venta para los artesanos.

Para hacer compras navideñas, una excelente opción es Tonalá, ya que se pueden encontrar los más bellos nacimientos y de la mejor calidad.