El respetable del Festival internacional de Toronto se ha rendido ante la genialidad del cineasta español Nacho Vigalondo. El filme “Extraterrestre” ha maravillado en la ciudad canadiense donde se presentaba por primera vez. En España se presentará en el Festival Internacional de San Sebastián también fuera de concurso el día 20 de septiembre.

Triunfo en Toronto

“Extraterrestre” ha gustado tanto de la crítica como del público que ha asistido a un Festival Internacional de Toronto que no se muestra nada piadoso con las obras que no son de su agrado. En lo que va de certamen se ha crucificado a directores como Fernando Meirelles por su último trabajo “360”, así que los aplausos a Vigalondo son doblemente loables.

Nacho Vigalondo, un cineasta con identidad propia

El realizador ha obtenido con sus filmes un estilo propio huyendo del típico cine español que se repite en sus fórmulas hasta la saciedad debido a su resultado en taquilla, películas de guerra civil y postguerra o cintas juveniles de sexo y drogas que dejan al español como un cine de segunda.

Vigalondo con “Extraterrestre”, al igual que lo hiciera anteriormente con su primer largometraje y con sus cortometrajes, ha priorizado la calidad ante la búsqueda de un público masivo en las salas.

Un director de culto al que poco a poco se le va reconociendo su mérito, pues en el cine la valía de un director no se mide en resultados de taquilla.

Trabajos anteriores

El director cántabro se dio a conocer en 2003 cuando fue nominado por su corto “7:35 de la mañana”, su primer trabajo en 35mm., al Óscar a mejor cortometraje, aunque anteriormente en 1999 había debutado en la dirección con un cortometraje en vídeo llamado “Sabotage!” y posteriormente en 2005 grabó también en vídeo una serie de tres cortos llamada “Código 7”.

Tras su presencia en los Premios de la Academia de Hollywood rodó dos cortos más, ambos en 2005. El más destacable de ellos es “Choque” que rodado en 35mm recibió varios premios en festivales.

En 2007 llegó su debut en el largometraje con “Los cronocrímenes”, filme de ciencia ficción, género nada habitual dentro de las fronteras de su país. Cuatro años más tarde Vigalondo, tras haber rodado algún que otro cortometraje de bastante interés, sigue con la ciencia ficción, esta vez mezclada con la comedia romántica, en “Extreterrestre”.

El cine por encima de todo

Vigalondo ha mostrado su amor por el cine cuando una vez habiendo debutado en el largometraje ha continuado rodando cortometrajes, incluso en digital, cosa que pocos directores hacen, ya que es un formato que no genera dinero. Al director le gusta experimentar en sus cortometrajes y demuestra que no se dedica a este oficio exclusivamente por dinero.