La idea de dedicar un museo a la lengua significa reforzar la importancia de la lengua como factor cultural de cada país, es la identidad y el elemento reconocido como factor de unidad nacional.

Los museos modernos son integrales e interactivos, permiten adaptar la visita de acuerdo a los conocimientos, capacidades e intereses de cada persona.

Como en un videojuego, se proponen distintos niveles de visitas que van aumentando en dificultad y se facilitan distintos instrumentos para moverse dentro del museo: mapas y navegadores que permiten tener información paso a paso o en la posición elegida.

Museo de la lengua afrikaans (Afridaanse Taal Museum)

Fundado en 1975 en Paarl, Sudáfrica, fue el primer museo dedicado a una lengua. El objetivo inicial del museo fue el de rendir homenaje a aquellos que permitieron que el afrikaans fuera reconocido como lengua oficial.

Numerosas actividades interactivas permiten al visitante adquirir información en forma lúdica: por ejemplo, sobre una gran tabla que representa el planetario, están escritos enigmas de la lengua, que son revelados abriendo pequeñas puertas.

Museo de la lengua portuguesa (Museu da língua portuguesa)

Se inauguró en el año 2006, en San Pablo, Brasil. Su sede es la antigua estación ferroviaria, lugar en donde arribaron los inmigrantes que por primera vez escuchaban hablar otras lenguas.

En el ingreso se instaló un árbol de la lengua. Entre sus hojas se proyectan contornos de diversos objetos y sus raíces están formadas por distintas palabras. La instalación se completa con un audio de las palabras “lengua” y “palabra” pronunciadas en varias lenguas.

Otro punto de interés es la Plaza de la lengua, una especie de planetario lingüístico compuesto de imágenes y sonidos. Una antología de la literatura brasileña se mezcla con la literatura popular, evidenciando el proceso de creación de la lengua portuguesa.

Museo de la lengua húngara (Magyar Nyelv Múzeuma)

Fue inaugurado en el año 2008, en Baranya, Hungría. Está organizado en tres niveles y dividido en zonas para muestras permanentes y para otros tipos de representaciones culturales.

La muestra permanente Secreto de los secretos. Pasado, presente y futuro de la lengua húngara contempla un recorrido por ocho grupos temáticos. En la sección dedicada a los Discursos de los húngaros se pueden escuchar los varios dialectos húngaros.

Museo de la lengua danesa (Sprogmuseet)

Nació en el año 2006 y hoy solamente es posible visitarlo en la Red. Tiene la particularidad de no concentrarse exclusivamente en la lengua nacional, sino que propone la descripción del lenguaje como fenómeno universal.

La intención del museo es ofrecer una experiencia sensorial que estimule la reflexión sobre la diversidad de las lenguas.

Es concebido como una estructura interactiva, con material para tocar, acompañado de muestras itinerantes, conferencias y filmes.

Paralelamente a la programación del museo están previstas actividades de divulgación, como un blog en el cual participarán lingüistas y escritores.

Museo de las lenguas (National Museum of Language)

Se inauguró en el año 2008, en Maryland, Estados Unidos y es el primero en su género de este país.

El museo está basado en actividades multimedia de tipo interactivo con laboratorios y espacios de juego para los niños.

Particular atención se da al sistema alfabético y pictográfico. Una de las muestras más recientes está dedicada a las diferencias entre el inglés americano y el británico: desde la diversidad de las palabras en la ortografía hasta la adopción de términos de los indios americanos.

La casa de las lenguas (Linguamón), España

Fue creada en el año 2005 en Barcelona, España. Está previsto inaugurar un museo, en el año 2012, de 2000 metros cuadrados con salas de exposiciones, mediateca, auditorium, espacios polivalentes para laboratorios, además de un restaurante-negocio temático.

Distinta de otros símbolos culturales de un país, la lengua no puede ser descripta a través de una representación material o exclusivamente visiva.

Los museos más modernos proyectan contar con pantallas de plasma con pulsantes o touch-screen, paneles y pisos sensibles, videowall y techos digitales.