La extraordinaria capacidad de Madame Alexander para los negocios la llevó a adquirir licencias que tendrían muy buena acogida entre la población americana.

Madame Alexander logró que sus muñecas se distinguieran por la elegancia de sus atuendos y en la minuciosidad para la elaboración de sus rasgos faciales.

Beatriz pensaba las muñecas debían transmitir la idea de vida e individualidad. Por otra parte, Alexander, creía firmemente en la idea de que las muñecas debían ser lo más realistas posible para lograr el objetivo de adentrar a los niños en otras épocas históricas o acercarles al mundo del arte y las diferentes culturas, para conseguirlo se documentaba meticulosamente antes de elaborar los diseños.

La función principal de sus muñecas era la de estimular la creatividad infantil mediante el juego. Fue su propia creatividad la que llevó a Beatrice Alexander a experimentar sin descanso para diseñar muñecas cada vez más atractivas y de fácil salida en el mercado.

Entre los diversos personajes realizados en pasta de composición es posible destacar:

Las quintillizas Dionne

Las quintillizas Dionne estaban inspiradas en las primeras quintillizas de las que se tiene conocimiento de su supervivencia. Nacieron en Canadá en 1934 y los medios de la época se hicieron gran eco de la noticia.

Madame Alexander obtuvo la licencia para fabricarlas bajo la forma de muñecas. Así, estas famosas quintillizas fueron de las primeras muñecas basadas en personajes reales. Los bebés de Alexander iban marcados en su nuca y en sus atuendos. Se elaboraron enteramente de composición o con el cuerpo de trapo. Cada quintilliza, Yvonne, Anette, Cécile, Ëmilie, y Marie, se asociaba a un color: amarillo, verde, azul, lavanda y rosa.

La dificultad de encontrar actualmente un juego completo en buenas condiciones las convierte en una preciada y valorada adquisición para coleccionistas.

También se plasmaron en composición la enfermera Yvonne y el médico Dr. Dafoe, los profesionales que atendieron el parto de las quintillizas.

Anna McGuffey

Fue uno de los personajes más populares de Madame Alexander.

En el año 1937 se inició su fabricación en diversos tamaños, generalmente aparece marcada con un 13 en la espalda o en la nuca con el nombre de princesa Elizabeth, ello es debido a que en ocasiones se utilizaron los mismos moldes para la creación de diversos personajes.

Esta muñeca se distingue fácilmente por su peinado compuesto por dos largas trenzas adornadas con lazos, generalmente se representa con un vestido de vuelo sobre el que reposa un delantalito blanco, asimismo, forma parte de su vestuario un sombrero de paja cuyo color puede ser variable para combinarlo con los tonos del vestido.

Princesa Elizabeth

Es la representación de la que sería futura reina de Inglaterra Isabel II a los 11 años.

La Princesa Elizabeth se fabricó en composición a partir de 1937, como elemento conmemorativo de la coronación del rey Jorge VI, más adelante aparecería una nueva versión: la que representaba su propia coronación como Reina de Inglaterra en el año 1953.

Esta muñeca se elaboró en diversas medidas que van de las 13 a las 28 pulgadas.

El cabello natural o de mohair estaba adornado con una tiara. En numerosas ocasiones con vestidos largos y cubiertos por una hermosa capa.

Blancanieves

Una bellísima muñeca basada en la película de Walt Disney, estrenada en 1937. Su cabello era negro, adornado con un lazo, y su el tono de piel blanquísimo, el vestuario compuesto de una falda larga, un corpiño y una capa a juego, los zapatos, con una característica puntera, despiertan la atención por su originalidad. A lo largo de los años los personajes de Disney se han unido irremediablemente a las muñecas de Alexander. Beatrice supo captar con sus creaciones la personalidad y esencia de Disney.

Sonja Henie

Muñeca de 1939. Inspirada en la propia Sonja Henie patinadora artística de origen noruego que en los años 30 también realizó una corta, pero intensa, carrera en Hollywood.

Esta muñeca, realizada en material de composición, se representa con el cabello rizado y una media melena rubia. Parte indispensable de su vestuario son los patines para deslizarse sobre hielo.

Hasta aquí una muestra de algunos de los personajes que Alexander inmortalizó en material de composición. Sin embargo, fueron muchas las que se fabricaron hasta 1947 entre ellas destacar Bella Durmiente, los 3 cerditos, Tiny Betty, Wendy Ann, Litle Genius, Pinky, Jane Withers, Scarlett O`Hara, Melany, Flora McFlimsey… a ellas se unen 40 caracterizaciones en forma de marioneta.

Fue con el uso de la pasta de composición cuando las muñecas Alexander empezaron a destacar por la meticulosidad, belleza, esmerada elaboración, realismo y atuendos. Gracias a ello Beatrice fue mundialmente conocida coma la Reina de las muñecas.