La trata de personas es un fenómeno social cada vez más recurrente a nivel mundial debido a la gran cantidad de dinero que se utiliza para este giro negro.

De acuerdo a cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cerca de un millón de personas son vendidas en el año con fines de prostitución, turismo sexual y tráfico de órganos.

La periodista mexicana Lydia Cacho realizó un viaje a las naciones en donde es más frecuente la trata de blancas, bajo la protección de las autoridades, según lo describe.

Camboya, una de los países donde se comercializa el sexo con menores

Cacho relata en su libro Esclavas del Poder, que en Camboya, ubicada al sudeste de Asia, la mayoría de los clientes asiduos al comercio sexual, prefieren a menores de edad, por lo cual el tratante busca reclutar a niñas que van de los cuatro a los 10 años de edad.

Estas pequeñas saben que tendrán que aprender a seducir a los clientes para recibir al menos una ración de comida.

Yum-Yum, haciendo ilusión al sexo oral que practicaba a sus clientes, repetían una y otra vez a Lydia Cacho las menores que fueron rescatadas de la prostitución en Camboya; y según especialistas las niñas tendrán que pasar por un largo proceso para aminorar los traumas que adquirieron con experiencias sexuales a temprana edad.

El tráfico ilegal de personas en Europa

La desintegración de la Unión Soviética en 1991, tuvo como consecuencia, además de los efectos políticos y sociales, el crecimiento del contrabando de personas con fines sexuales.

Particularmente es en Europa Central y Oriental en donde los patrones o los padrotes, como se les denomina a un tratante de personas, ponen a la venta a sus víctimas al mejor postor.

En España, según estadísticas de la Conferencia Episcopal Española, las mujeres que son llevadas a ese país para ejercer la prostitución son latinoamericanas y un informe elaborado por las Naciones Unidas, establece que este país es uno de los más consumidores, al estar alrededor de 50.000 personas ejerciendo la prostitución en contra de su voluntad.

La misma historia entre víctimas del secuestro y la prostitución

La mayoría de las mujeres que han sido obligadas a prostituirse en México, Corea, Camboya, Birmania y otros países, cuentan que en medio de la desesperación por las condiciones de pobreza en que viven, aceptan con ilusión trabajar en el extranjero como cantantes y bailarinas, pero lo que ignoran es que esto es un espejismo detrás de la realidad que vivirán, según sus testimonios.

Durante 24 horas unos cuarenta hombres me violaron de todas las formas posibles. Uno de ellos tenía una fijación con las niñas, me cargó y me arrullaba como si fuera un bebé… Algunos (hombres)me introdujeron objetos, de tal forma que tuve graves hemorragias,” relató una joven a la periodista Lydia Cacho.

Leyes contra la trata de personas

En México, diversos organismos e instituciones manifiestan su preocupación debido a que el Reglamento de la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, publicado en las leyes mexicanas en febrero del 2009, presenta en su opinión, algunas faltantes, así como se ayudará a las personas que se encuentres solo enfrentando un proceso penal.

Asimismo Margarita Zavala, esposa del presidente de México, Felipe Calderón, reconoció durante un evento sobre la trata de personas, que aún falta mucho por legislar sobre este tema.

Exhortó a las mujeres a no tener miedo de denunciar los hechos de los que han sido víctimas, ya que dijo que en mucho de los casos, las afectadas se quedan calladas,

Mientras que en Madrid, España, el Gobierno propuso la residencia legal a las personas que sean víctima de trata, además de financiar un plan para atacar de forma más severa este problema.