Tastoanes, la escenificación de la batalla cuando se enfrentaron los españoles bajo el mando de Nuño de Guzmán contra los indígenas del occidente de lo que hoy es México, en 1530 en el Cerro del Ombligo, es la tradición más importante de Tonalá, Jalisco; se lleva a cabo durante el mes de julio, en la cabecera municipal, y las tradicionales Jugadas de Tastoanes se hacen el día 25, en la festividad del Santo Santiago, quien cuentan se apareció por primera vez en esa batalla.

En esas jugadas participan unos hombres vestidos de tastoanes representando a los indígenas y otros más caracterizando al Santo Santiago, a Los Tres Reyes y a La Perra, otro personaje principal, y en escena sólo se observa por unos minutos a una mujer en el lugar de La Reina Cihualpilli, al principio de la jugada, ya que las mujeres no participan como tastoanes.

Las mujeres participan de diversas maneras conservando la tradición

Claro está, entonces, que los tastoanes deben ser hombres, pero Tastoanes es una tradición en la que, de alguna manera, participan también mujeres. Tal es el caso de la señora Elvira Pila, quien dirige uno de los 5 grupos de tastoanes que tiene Tonalá; participa en representación de su papá, pues ella era su persona de confianza, ella fue la elegida de entre 8 hermanos, 4 hombres y 4 mujeres, y no se lo esperaba pues dice: "los hombres son los que tienen la obligación como hombres", y le dijo a su padre al respecto: "¿cómo voy a participar?, yo soy mujer".

La señora Pila asegura que en su grupo de tastoanes no hay mujeres y que ya son 5 las generaciones de su familia que participan en esta costumbre. Ella es la única mujer que coordina un grupo de tastoanes y con justa razón, a pensar de algunas personas, pues su padre, Don Miguel Pila, fue uno de los fundadores de la tradición de Tastoanes en Tonalá "participo yo como mujer porque estoy cumpliendo lo que él me dejo de encargo".

Desde el año pasado hay una nueva sede para la representación por parte de este grupo en el Cerro de la Reina, en aquel entonces, Cerro del Ombligo, donde fue la mítica batalla. Y para ella lo más importante es festejar al santo patrono, a Santiago Apóstol, por eso cada año le hacen una fiesta en su capilla de la colonia Las Gamboas.

En Tastoanes la historia se repite

"Si bien es cierto la mujer en la figura de Cihualpilli tuvo una figura relevante al recibir a los españoles... Cihualpilli tenía un hija mayor de edad la cual según la crónica de Tello se une al cacique de Zalatitán..." afirma el historiador Manuel Prieto, quien recomienda la novela Sol Naciente, del señor Marcos Arana, que habla de esa trama que se da entre el momento de la llegada de los españoles y el desenlace que se tiene con la conquista de nuestro pueblo.

Dice que "ahí vienen varios datos que yo creo que servirían de sustento sobre todo para la función que está haciendo la señora Elvira que para nada es descabellado al contrario aquí fue un matriarcado durante mucho años... quienes critican la postura histórica de la mujer, yo creo que está sustentada no se desapega y lo que sí a lo mejor ya cae en exceso es que la mujer participe en la acción porque recordemos que en la época prehispánica la mujer tenía una función muy diferente y no era de guerrear totalmente sino era de apoyar a los guerreros a los tastoanes".

Supone que lo que está sucediendo es que se repite la historia pues Don Miguel recibe la tradición y la lega a su hija, la señora Elvira, asegura "es parte de lo que sucedió hace 480 años cuando una mujer recibió el legado de su marido, su hija en este caso de Don Miguel, en este es interesante desde este punto de vista que la historia se está repitiendo pero hay que guardar nuestras proporciones".

Participación de las mujeres en la tradición de Tastoanes

Otro caso en que una mujer participa en Tastoanes de Tonalá, es el de la arqueóloga María Honoria de Jesús Hurtado Solís, quien apoya difundiéndola como este año con la publicación del libro Tastoanes de Tonalá, Danza guerrera con tambor y chirimía, que se presentó en la inauguración del Parque de los Tastoanes y aporta una investigación completa.

También las mujeres siguen esta costumbre, participan en el hogar inculcando a los niños el respeto y el gusto por la tradición, de pequeños les ayudan a elaborar sus trajes y sus máscaras de tastoanes. Y apoyan a los grandes en los preparativos y en la organización de la festividad.