La familia Redgrave vuelve a ser golpeada por la tragedia. Un año después de la muerte de Natasha Richardson, que sufrió un accidente de esquí, ahora ha fallecido su tía, Lynn Redgrave, prestigiosa actriz de cine y teatro. Hace un mes también falleció Corin Redgrave, el hermano mayo de Lynn, que también se hizo un nombre en el terreno de la interpretación.

La hija de Lynn Redgrave, Annabel Clark, ha confirmado su muerte el domingo, 2 de mayo, tras una larga lucha contra el cáncer de mama, En 2003 anunció que sufría la enfermedad, y llegó a escribir un libro, “Journal: A Mother and Daughter’s Recovery from Breast Cancer”, con fotos de su hija, que mostraba los síntomas del cáncer, y sus intentos por sobreponerse al dolor.

Una carrera brillante. Nominada al Oscar por su trabajo en "La soltera retozona"

Lynn Rachel Redgrave –nombre completo de la actriz– nació el 8 de marzo de 1943 en la capital británica. Era hija de Michael Redgrave y de Rachel Kempson, ambos actores de gran talento y muy conocidos en Gran Bretaña. Desde siempre, la joven Lynn supo que quería seguir los pasos de sus progenitores y de su hermana Vanessa, y convertirse también en actriz.

Debutó en el cine a los 20 años, en "Tom Jones", uno de los grandes éxitos del cine británico de los 60. Enseguida le llegó una nominación al Oscar por su papel en la comedia dramática "La soltera retozona", y desde entonces no paró de trabajar. Era una actriz muy versátil, capaz de sacar adelante los papeles más variopintos, tanto en drama como en comedia.

Éxito en el teatro, dos nominaciones a los premios Tony

Como el resto de su familia, Lynn Redgrave trabajaba asiduamente en los escenarios teatrales de diversas ciudades, sobre todo Londres, Nueva York y Chicago. Obtuvo dos nominaciones a los premios Tony.

En cine, apareció en títulos como "La prostituta feliz", "Todo lo que usted quería saber sobre el sexo pero temía preguntar", "El autobús atómico" y muchos otros. Recibió otra nominación al Oscar a la mejor secundaria por su trabajo en "Dioses y monstruos", mientras que su participación breve en "Kinsey" recibió numerosos elogios de la crítica.

Un divorcio sonado después de 33 años con John Clark

Su último trabajo fue un pequeño papel en "Ugly Betty", versión estadounidense de la famosa serie colombiana "Betty, la fea". Casada con el productor John Clark, acabó divorciándose después de 33 años de convivencia, cuando descubrió que éste tenía un hijo con su asistenta. El asunto acaparó páginas en los periódicos británicos.

Sin embargo, ella nunca hizo declaraciones sobre lo ocurrido. Lynn Redgrave era una mujer muy discreta, centrada en su trabajo, y conocida porque en sus apariciones públicas apenas solía hablar de su vida privada.