La directiva aprobada por la UE fija en 14 días el plazo de devolución establecido para cualquier artículo de más de 60 euros comprado a través de la Red. Durante este periodo de tiempo el consumidor podrá retractarse de su decisión de compra sin tener que motivarla y sin ningún coste.

Actualmente, los países de la UE tienen establecido este tiempo entre los siete días (como sucede en España) y los 14. La nueva normativa aún tiene que ser ratificada por la Eurocámara, que previsiblemente se pronunciará al respecto en el Pleno de marzo.

Refuerzo para los derechos de los consumidores online

El objetivo fundamental de esta nueva norma es mejorar la confianza de los consumidores en las compras online y darle un impulso a las ventas transfronterizas realizadas a través de la Red. Además de unificar el tiempo de devolución, la directiva exigirá a las tiendas online que proporcionen al usuario una información completa sobre el producto para que pueda hacer su elección con una buena base de conocimiento. Entre los datos que deben incluir destacan: las características del producto, dirección e identidad del vendedor, precio con todos los impuestos adicionales y coste del envío.

La normativa pretende defender al consumidor cuando el vendedor no informe de antemano sobre todos los costes extra y las tasas adicionales, en cuyo caso, el comprador, no tendrá obligación de pagarlas y tendrá derecho a que se las devuelvan en caso de que le hayan sido cobradas.

Asimismo, la directiva pretende que en una página web no aparezca preseleccionada una casilla que suponga un pago extra, como puede ser el del seguro voluntario en el caso de los billetes de avión.

Impulso del ecommerce en España

Esta normativa ayudará a reforzar el crecimiento del comercio online en toda la UE. En el caso de España, su volumen de negocio alcanzó un nuevo récord en el segundo trimestre del 2010, con una facturación de 1.835,3 millones de euros, un 28% más respecto al mismo período del ejercicio anterior, según datos de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). De esta cantidad, 822 millones corresponden a compras realizadas por ciudadanos españoles en tiendas online del extranjero; los 1013 millones restantes representan los ingresos de empresas españolas que venden por Internet.

Las compras realizadas por españoles en páginas web extranjeras, se incrementaron un 27,1% respecto al mismo trimestre del año anterior. En dicho informe también se constata la recuperación de las ventas online al exterior realizadas por tiendas online españolas, que aumentaron un 21,2% hasta los 209,3 millones de euros.

Hay que destacar que los datos recogidos por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, sólo incluyen las operaciones de compraventa realizadas con tarjetas de crédito.

Consejos para compras online

Pero al margen de las políticas de protección auspiciadas por las autoridades, el propio consumidor debe establecer los primeros pasos seguros a la hora de comprar por Internet. En este sentido la CMT recomienda analizar la fiabilidad del sitio antes de comprar. Hay que desconfiar de las empresas que no tienen dirección física y que sólo facilitan un número de móvil para contactar. Antes de comprar es recomendable analizar si se aprecia algo sospechoso en la publicidad de un producto o el sitio tiene errores ortográficos y gramaticales.

Por otro lado, las compras se deben realizar en sitios que muestren claramente señales de seguridad. Un signo de ello es una s al final de la dirección electrónica del negocio (https://). La s al final significa que el sitio es seguro, aunque en ocasiones esta letra sólo aparece en la página de pago. Otra manera de saber si el sitio es fiable es comprobar que aparece una llave entera o un candado cerrado al pie de la página (si está abierto, lo más probable es que el sitio no sea seguro).