La motivación no siempre responde al deseo puro de hacer algo, aunque el deseo, sin duda, es uno de los principales motores de la motivación. La motivación puede sustentarse en la recompensa que se va a obtener o en la necesidad, tal y como puede ocurrir en un trabajo remunerado que, si bien puede tener el aliciente de ser un trabajo motivador por sí mismo, en última instancia se sitúa la necesidad, igualmente motivadora, y que consiste retribución que se obtendrá de dicho trabajo y que permitirá cubrir las necesidades básicas.

El premio o recompensa que, en muchos casos, forman parte de la motivación, no tienen porque estar necesariamente ligados a algo agradable o a una retribución económica. Es posible que la motivación se sitúe en vistas a un logro con beneficios a largo plazo. En este sentido, y por poner un ejemplo, dejar de fumar requerirá de una motivación bastante fuerte, ya que la recompensa –la salud y, en menor medida, la economía– no es un tipo de recompensa que se aprecie de inmediato, sino que se trata de un beneficio cuyos resultados se obtienen en el largo plazo.

Motivación individual o personal

Existen diferentes clasificaciones para la motivación. Entre ellas está la motivación individual, que puede ser de tipo primario, y en las que se pueden destacar necesidades básicas como el hambre, el sueño u otras. El otro tipo sería la motivación individual compleja, ya que en ella se contemplan aspectos vinculados con el aprendizaje en el ámbito familiar, escolar y social. Esta motivación obedece a cuestiones tales como la ambición, el carácter, los hábitos adquiridos o los incentivos sociales. Estos últimos son muy variables, ya que dependen en gran medida de los factores culturales, por lo que juega un papel importante la sociabilidad, la escala de valores y otros aspectos como la seguridad, el trabajo, los posesiones o el respeto basado en diversos valores.

Desmotivación

La desmotivación, tal como se infiere del término, es el polo opuesto a la motivación. En la desmotivación van implícitos elementos como la desesperanza, la ausencia de entusiasmo y de voluntad para llevar a cabo cualquier tipo de acción. Las causas por las que aparece la desmotivación pueden ser diversas y, por lo general, puntuales. El problema surge cuando se trata de una situación recurrente o crónica. En ese caso, el mapa mental está invadido por una serie de pensamientos pesimistas, negativos y limitadores que se convierten en un obstáculo insuperable para luchar contra las adversidades o para alcanzar cualquier objetivo de manera exitosa.

La desmotivación es un aspecto personal en que los factores externos, tal como señalaba Thomas Carlyle, pueden no servir de gran cosa: “Una persona que tenga una meta muy clara conseguirá avanzar incluso en las condiciones más difíciles. Una persona que no tenga ninguna meta no conseguirá avanzar ni siquiera en las condiciones más favorables”.

Teorías de la motivación

Quizá una de las teorías más conocidas sea la que formulara Maslow en 1943, donde se establecía una jerarquía de necesidades en la famosa pirámide de Maslow. En síntesis se trata de satisfacer unas necesidades básicas para, posteriormente, cubrir otras necesidades en un nivel superior. Se establecen hasta 5 niveles.

Frederick Herzberg basa su teoría de la motivación en el ambiente externo y el trabajo realizado por el individuo. Dicha teoría se fundamenta en dos aspectos; los factores relacionados con las condiciones que rodean al trabajador, como las físicas o ambientales, el salario, las oportunidades en la empresa, los beneficios sociales u otros. El segundo se refiere a factores relacionados con el contenido del cargo y el efecto de satisfacción que produce el mismo.

Otra de las teorías de la motivación en el ámbito laboral es la conocida como la teoría de las metas, que se expuso por vez primera por Edwin Locke. Posteriormente Early y Shalley proponen cuatro fases, que consisten en la norma a alcanzar, evaluar las posibilidades de alcanzarla, evaluar si se corresponde a las necesidades personales y establecer las estrategias encaminadas a lograr dicha meta.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.