Dentro del marco de los festejos de Día de Muertos de Tonalá 2010, la Dirección de Cultura exhibirá altares de muertos para homenajear a tres creadores cerámicos del municipio, que fallecieron en este año y que dejaron su huella en la principal actividad de esta ciudad.

Día de Muertos en Tonalá, Jalisco

Para esta celebración se programan cuatro días de fiesta con eventos culturales como música, danza, teatro y una actividad nueva como el primer concurso de calaveritas literarias.

Será un festival variado y divertido, que comienza el sábado 30 de octubre con la apertura de los altares de muertos y finaliza el martes 2 de noviembre. El programa se desarrollará en la Plaza Cihualpilli y el centro de atención de este festejo será un monumental Altar de Muertos.

El programa general de actividades culturales, de este festival, se puede ver en el artículo Día de Muertos, Tonalá 2010.

El Monumental Altar de Muertos estará dedicado a Don Agustín Jimón

Dicho altar se va a elaborar con calaveras de yeso de gran formato, que serán decoradas por jóvenes artistas y por los hijos y los nietos de los creadores tonaltecas más reconocidos.

Todos ellos trabajan desde el miércoles 27 y hasta el viernes 29 de octubre, desde las 10 hasta las 20 horas en las instalaciones del Museo Regional Tonallan; donde también se levantarán altares de muertos dedicados a Rigoberto Mateos y Senon Solís, otros reconocidos artistas. Dicho museo se ubica en la casona número 73 de la calle Ramón Corona en la colonia Centro, a unas tres cuadras de la Presidencia Municipal.

Agustín Jimón, maestro del arte cerámico

Nació en mayo de 1919 y falleció el 26 de abril de 2010. Es el baluarte de una generación dedicada por completo a la cerámica que ha dado muchos premios y reconocimientos a Tonalá.

Padre de Florentino, Fernando, Felícitas, Francisco, Zacarías, José de Jesús, María del Rosario, José Asunción, Agustín y María Guadalupe, todos ellos grandes artesanos; una familia que ha sabido cultivar y engrandecer sus técnicas artesanales de generación en generación.

Fue una de las columnas principales de la cerámica de la región. Desde niño, maestro en el modelado y la decoración del barro, lo transformaba en historias, leyendas, imágenes, escenas e instantes de Tonalá. Además de esta herencia, quedan de él colecciones por todo el mundo.

Los artistas cerámicos serán homenajeados con altares de muertos

Siguiendo la tradición del Día de Muertos, con altares se recordará a otros importantes creadores del arte en Tonalá. Ellos son:

  • Rigoberto Mateos Ortega (26 de abril de 1942 - 19 de marzo de 2010). Uno de los artistas cerámicos de Tonalá más reconocidos. Dejó la historia sin completar de sus maravillas en barro negro tonalteca. Comenzó en el campo y después de estudiar se dedicó a su pasión, el barro. Aprendió desde pequeño en el taller de Amado Galván. Desde los setenta fue representante del barro negro esgrafiado, en grandes y pequeños formatos, destacando por su fineza y elegancia; piezas de sus colecciones se encuentran en museos de Marruecos, Japón, Estados Unidos, España, Francia y Alemania. Fue ganador del Primer Concurso Nacional de las Artesanías de Jalisco en 1969.
  • Senon Solís Galván (11 de julio de 1922 - 28 de marzo de 2010). Originario de Tonalá, dejó una herencia extraordinaria en barro bruñido. Representa a dos familias leyendas en el arte cerámico, Solís Frías y Galván Rodríguez. De sus padres aprendió, desde niño, los secretos del barro petatillo y greta, con ellos aportó a la región el famoso barro azteca, una variante en decoración que valió reconocimiento nacional e internacional. De él son las alcancías con rostro humano. Senon junto a sus hermanos Pío y Guadalupe viajaron por el mundo creando murales y recibieron premios en Bélgica y Estados Unidos.
Merecido reconocimiento, por parte de Cultura Tonalá, se va a realizar a quienes trabajan en pro de la sociedad tonalteca y se podrá disfrutar de él durante este fin de semana en la plaza principal.