Al llegar la época navideña las actividades en el hogar se multiplican: hay que adornar la casa, seleccionar y adornar el árbol de Navidad, hacer figuras navideñas, envolver los regalos, hacer piñatas, coronas de navideñas pasteles de Navidad, vinos para el brindis ya sea del día 24 de diciembre o para fin de año, etc. Ninguno de los ejemplos anteriores luciría si ellos no van acompañados con un hermoso moño de Navidad.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO, CON VÍDEOS!!!!

Moños para adornar regalos

Pretender que todas las decoraciones navideñas las realice una sola persona, es prácticamente imposible, por lo tanto es indispensable que toda la familia participe: el papá, la mamá y por supuesto los hijos.

Los pequeños y no tan pequeños pueden ayudar a hacer moños o lazos navideños, de esta manera estarán ocupados, se sentirán útiles y realizarán una actividad que favorece en gran medida la motricidad fina y gruesa.

Además de lo anterior, realizar manualidades proporciona a quien las realiza: paz, tranquilidad, consecución de retos, trabajo en equipo e independientemente de todo esto, unión familiar.

¿Qué se necesita para armar un moño navideño?

Los elementos son muy simples, básicamente lo más importante es:

  • Seleccionar una adecuada cinta de Navidad, las hay con decoraciones festivas: rojo, blanco, dorado, plateado, verde o amarilla entre muchas otras.
  • También el ancho de la cinta navideña será determinante, se asume que con un material angosto el moño resultante será delgado y pequeño; mientras que con un recurso ancho, el lazo navideño será grande y robusto.
  • Otra de las cosas que hay que observar es que el material del moño tiene que tener doble cara y de calidad, a fin de evitar que se desgaste con el manejo o se rompa.
  • Para ciertas decoraciones navideñas es necesario utilizar hilo de algodón resistente e invariablemente tijeras de pico filosas.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO, CON VÍDEOS!!!!

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII