En la fiebre del monólogo que nos invade hay algunos que rizan el rizo del buen teatro para una sola voz, de tal manera que el espectador se encuentra ante un espectáculo completo en el que la capacidad del intérprete ha de dar mucho de sí, armonizando diversidad de estilos y recursos.

Ya lleva siete temporadas representando esta comedia, también producida por el polifacético intérprete, a su vez productor de funciones para otros actores. Sus mayores hallazgos se dan en Maldito Naranjito, que ya está en su tercera temporada en el Nuevo Teatro Alcalá, y este Espinete donde entusiasma el talento del actor, que ya triunfó en televisión con aquel inolvidable Caiga quien caiga.

Entusiasma Aldán con su Espinete no existe porque da en la diana de nuestras debilidades y nuestras ilusiones: "Una comedia nostálgica y canalla sobre nuestra infancia y las pequeñas cosas que han marcado a varias generaciones".

Una antología de algunos momentos fantásticos de su repertorio, como Francisco de Asís, Juglar de Dios, de Dario Fo —de quien se puede ver en este momento Sin paga nadie paga—, o la peculiar creación del actor del Lazarillo de Tormes, según la versión de Fernando Fernán Gómez... Pero la comicidad de El Brujo se basa fundamentalmente en rememorar episodios de su vida de Cómico en compañía de los espectadores a quienes hace cómplices desde el primer momento.

Un encadenado de improvisaciones es la clave del espectáculo, pues surgen en función de las risas o el silencio del público. Un maestro en el singular dominio del arte escénico para un solo actor y una silla. El público le adora y cuando pregunta qué hora es y se entera de que está a punto de pasarse de la hora y cuarenta, logra la ovación final con una escena sorprendente.

  • Dani Rovira escribe e interpreta ¿Quieres salir conmigo? Dirección: La Tetera y Miquel Company. Escenografía: La Tetera. Luces y sonido: Sandra Sobrino. Música original: Dúo Sortilegio. Los martes en el teatro Cofidis.
Un actor fogueado en programas de gran éxito en televisión ha logrado hacerse de un público fiel con este espectáculo que lleva tiempo recorriendo el país. Sus orígenes provienen de El club de la comedia, Paramount Comedy, Con hache de Eva y No le digas a mamá que trabajo en la tele. Aquí "se come el escenario" con una producción muy cuidada que enriquece mucho su monólogo basado en situaciones de la vida cotidiana:

Qué prontito se te olvidaron los primeros amores, el sacapuntas,

comer plastilina, las pataletas, pedir salir a la chica que te gusta,

las leches y las galletas… Un adulto ya no tiene tiempo para eso, ¿verdad?

Ya lo dijo Gómez de la Serna: "Cuando estamos mirando el abismo

de la vejez, los niños vienen por detrás y nos empujan": ¡¡Mira niño, empuja a tu padre…!!

Reivindica tu tiempo, tus costumbres…Ríete, emociónate, recuérdate,

pero no te relajes: mírala a la cara y dile: ¿Quieres salir conmigo?".

  • Beatriz Rico en Mejor viuda que mal casada, una idea original de Juanjo Múgica. Un texto escrito por Beatriz Rico con la colaboración de Salomón. Coreografía: José Villalba. Dirección musical: Paco Zárate. Vestuario: Esther Noriega. Los viernes en el Pequeño Teatro Gran Vía.
Una actriz muy dúctil que hace doblete en la cartelera madrileña, ya que está en el Arenal con Los 39 escalones, brillando en una galería de personajes a cual más divertido. Los viernes sale a todo gas de ese teatro y llega en un pispás a la Gran Vía para ocuparse de una viuda jacarandosa con gran estilo.

Juegos de palabras, picardía, experiencias sexuales y canciones de cabaret a través de un personaje de ficción con muchos elementos autobiográficos... hasta un momento en que Beatriz Rico "rompe la cuarta pared y hace al público partícipe de los entresijos del mundo actoral, hablando de un modo directo, ya sea con ternura o con sentido del humor, de su carrera y las diferentes etapas en su profesión".

  • Nancho Novo en El cavernícola, de Rob Becker. Dirección: Marcus von Wachtel. Escenografía: Miguel Brayda. Iluminación: Luis Abad. Audiovisuales: Iria Producciones. Jefe técnico: Luis Abad. En el teatro Fígaro de miércoles a domingo.
El veterano actor, con muchos años en cine, teatro y televisión, continúa con este espectáculo tras haber superado las mil representaciones. Este es en realidad el monólogo con más tiempo de permanencia en cartel de toda la historia de Broadway. Ha sido representado en más de 30 países y traducido a más de 15 idiomas.

Es una obra basada en la parodia de las relaciones entre hombres y mujeres con divertidas percepciones sobre el feminismo contemporáneo, la sensibilidad masculina y las zonas erógenas. Según el New York Times, la "escandalosamente divertida y sorprendentemente dulce exploración de la distancia entre los sexos ha hecho de El cavernícola un fenómeno único".