La monografía constituye una clase particular de trabajo académico que debe ser elaborado siguiendo ciertas pautas de redacción y presentación. He aquí una guía de gran ayuda para los alumnos que deban entregar un trabajo de este tipo tanto en la escuela secundaria como en la universidad.

Planificación

Para la elaboración de una monografía es conveniente seguir una serie de pasos básicos:

  • Elección del tema. En “Cómo se hace una tesis”, Umberto Eco recomienda que el tema corresponda a los intereses del estudiante, que las fuentes a que se recurra sean accesibles y manejables y que la metodología esté al alcance de su experiencia. El primer paso suele consistir en consultar diversas fuentes de carácter general en torno al tema que se pretenda tratar.
  • Búsqueda del material. Una vez decidido el tema, se consulta la bibliografía general sobre el mismo, realizando una búsqueda bibliográfica en una biblioteca o consultando en un buscador de Internet como Google, mediante palabras claves relacionadas con el tema que se trate.
  • Delimitación del tema. Implica seleccionar un aspecto del mismo que pueda ser abarcado con seriedad.
  • Elaboración de la tesis. Se espera de un trabajo que no se limite solo a exponer información; se trata de realizar algún aporte, seleccionando un material y presentándolo en un orden lógico que demuestre y clarifique un determinado punto de vista sobre el tema.

Organización de la información

Las ideas reunidas deben ordenarse para construir un discurso. Por lo tanto para realizar una monografía puede hacerse un bosquejo, ya que elaborar un trabajo de investigación es como construir una casa.

En primer lugar es necesario contar con el terreno y tener una idea aproximada del espacio que queremos construir. El bosquejo sería una especie de plano de construcción que da el marco general del trabajo a realizar. Luego, hay que levantar las paredes, que serían los contenidos propios de cada parte.

En realidad no es posible saber cómo va a quedar el producto final (la casa terminada). En la última etapa puede surgir la idea, por ejemplo, de cambiar la fachada. Así sucede con la monografía; lo primero que se necesita, después de elegir el tema y delimitarlo es hacer un bosquejo básico, con divisiones mayores del tema y divisiones menores.

Formas de presentación

  • Disposición del texto. Desde el punto de vista gráfico, favorece la legibilidad y la comprensión del mismo. Trabajando con Microsoft Word, es posible configurar los márgenes del archivo accediendo a: Configurar página > Márgenes: Tamaño: DIN A-4, Márgenes: Superior: 3 cm, Inferior: 2,5 cm, Izquierdo: 3 cm, Derecho: 2,5 cm.
  • Numeración. Normalmente se inserta en la parte inferior de cada página, centrada o alineada al margen exterior. Con Microsoft Word, la herramienta se encuentra en Insertar > Números de página, donde puede seleccionarse, en primer lugar, la posición (inferior, superior) y la alineación (derecha, centro) de la numeración.
  • Las páginas iniciales que no contienen texto (páginas de cortesía, portada, créditos) y las de separación entre capítulos también cuentan como páginas, pero no llevan el número impreso. En Microsoft Word, es posible seleccionar el número por el que debe comenzar la numeración en Insertar > Números de página > Formato. La numeración incluye todos los apéndices o anexos.
  • Encabezados. Se componen con el mismo tipo de letra que el texto principal, pero con un cuerpo o tamaño superior. Puede incluirse información como el título de la monografía, siempre centrada o alineada al margen exterior. Conviene evitar tipos de letras demasiado recargados
  • Interlineado. Suele utilizarse un espacio y medio para el texto principal, y un espacio sencillo en el resto de texto (por ejemplo, citas textuales). Para identificar los títulos con claridad, se deja después de cada uno de ellos una línea de blanco. También puede dejarse una línea de blanco después de cada párrafo.

Tipografías, estilo y gestión del texto

Los tipos de letra más habituales son Times New Roman y Arial. Pueden utilizarse otros similares, pero evitando los tipos demasiado fantasiosos que dificultan la lectura del trabajo y no resultan apropiados para los textos de tipo académico. Es importante combinar tres tamaños: el de los títulos, el del texto y el de las referencias. Entre cada uno de ellos debe haber al menos dos puntos de diferencia, para facilitar la identificación de cada elemento.

Los procesadores de texto disponen de una herramienta importante para configurar estos aspectos del texto: los estilos. Un estilo contiene las características del formato de un párrafo (tipo de letra, cuerpo, interlineado, alineación del párrafo), que se aplican automáticamente al seleccionar el nombre del estilo.

También pueden aplicarse a los títulos de los diferentes capítulos y apartados, y ello permite crear y actualizar de forma automática el sumario del trabajo, incluso con los números de página correspondientes. La utilización de los estilos facilita la gestión del texto en trabajos muy extensos, por lo que conviene familiarizarse con su uso.

Síntesis

En suma, la elaboración de una monografía implica:

  • Aparición de las ideas o asignación de tema.
  • Búsqueda de información: primeras lecturas exploratorias y consulta a personas expertas en la materia.
  • Presentación del objeto: muy importante porque consiste en la escritura del enunciado y delimitación del tema.
  • Elección definitiva del tema y lecturas complementarias: aumenta el compromiso del autor con el objeto de estudio.
  • Plan operativo: definir concretamente las tareas a realizar, planificar el trabajo, controlar el desarrollo, planear las dificultades.
  • Realización de las tareas previstas y redacción del primer borrador.
  • Evaluación intermedia: a partir de una relectura detallada, se pueden hacer los ajustes requeridos, consultar nuevamente a personas idóneas y si es necesario, modificar la planificación inicial.
  • Plan de redacción definitivo para exponer el trabajo: se ajustan los títulos, párrafos, cantidad de páginas, gráficos, etc.
  • Redacción: luego de una cuidadosa relectura, se procede a la escritura definitiva.
Estas son algunas consideraciones útiles al momento de encarar la escritura de un texto académico, especialmente de un trabajo monográfico. Para más información puedes visitar los artículos complementarios "Monografía: concepto, características, objetivos" y "Monografía: estructura, esquema y elementos".