Las monografías constituyen un tipo de trabajo académico muy requerido en ámbitos como la escuela secundaria y los estudios terciarios o universitarios, de modo que es importante para cualquier alumno saber en qué consisten, cuáles son sus objetivos y principales características, para poder así elaborarlas correctamente.

Concepto

En cuanto a su etimología, la palabra monografía proviene del griego monos (único) y grapho (escribir). De ahí que podría considerársela como la escritura de un único tema.

El diccionario de la Real Academia Española define a la monografía como "la descripción y tratado especial de determinada parte de una ciencia o asunto particular".

Objetivos

El objetivo central de la monografía, por lo tanto, es el de exponer de manera específica un tema para profundizar una investigación científica ya realizada o dar comienzo a otra. Además en la monografía, como en todo trabajo científico y académico, se intenta establecer una visión original del tema.

Tipos de monografías

Los tipos de monografías son variados tanto como lo son las ciencias y sus métodos particulares; por ejemplo: una temática relacionada con lo jurídico diferiría en su tratamiento de otra con cercanía a las matemáticas.

En general se pueden diferenciar tres tipos distintos:

  • Monografía de compilación: el alumno, después de elegir el tema, analiza y redacta una presentación crítica de la bibliografía que existe al respecto. Es importante tener un buen nivel de comprensión y “ojo crítico”, para referirse a diferentes puntos de vista y exponer la opinión personal tras una revisión exhaustiva.
  • Monografía de investigación: se aborda un tema nuevo o poco explorado y se realiza la investigación original; para eso hay que conocer lo que ya se ha dicho y aportar algo novedoso.
  • Monografías de análisis de experiencias: es frecuente que se emplee este tipo de monografía en las carreras que implican una práctica, por ejemplo en medicina en el período de residencia, o bien en el ejercicio profesional, se analizan experiencias, se sacan conclusiones, se compara con otra semejante, entre otras cosas.

Características principales

La monografía sigue una estructura que se divide en tres partes: la introducción, el desarrollo y la conclusión.

  • Introducción: su finalidad es el planteo, claro y simple, del tema de la investigación y la presentación sintética del trabajo. La introducción no es un preámbulo que hay que “rellenar” de cualquier manera, sino que consiste en el lugar donde se plantea el problema de investigación.
  • Desarrollo: es la fundamentación lógica del trabajo de investigación ya sea literario, histórico, científico o filosófico, cuya finalidad es exponer y demostrar. Formulada una tesis (un problema) se desarrollan ciertos argumentos, cuya justificación lógica se propone, y se llega a una conclusión.
  • Conclusión: posee una estructura propia. Debe proporcionar un resumen, sintético pero completo, de la argumentación, las pruebas y los ejemplos (si se presentan). Es un regreso a la introducción: se cierra sobre el comienzo.
Estas son algunas consideraciones útiles al momento de encarar la escritura de un texto académico, especialmente de un trabajo monográfico. Para más información puedes visitar los artículos complementarios "Monografía: organización, presentación, estilos" y "Monografía: estructura, esquema y elementos".