El hecho de comprar ropa depende de varios factores, el principal es el económico, éste definirá el tipo, cantidad y clase de prendas que se compren.

Para quienes el dinero no es problema, compran, guardan y usan; la opción de revisar el closet para ver que sirve aún no está entre sus prioridades. El adquirir ropa de marca es cosa normal.

Para la gente promedio, al momento de comprar ropa, se adquiere lo necesario. La usan hasta que ya no les queda o tiene un desperfecto, a veces los hijos crecen tan rápido que la dejan en buen estado; el tener prendas que no se usan significa que podemos reciclar la ropa.

Si se revisan los armarios y se sacan algunas prendas, es posible rescatar lo que pueda ser útil.

Ropa reciclada

En caso de tener varios hijos, la mitad de la ropa que se sacó probablemente le pueda servir para otro de los niños, pero es bueno revisar lo que aparentemente no sirve.

Si los jeans viejos tienen agujeros, están a la moda, pero si la abertura que se consideraba "en onda", pasó a ser un gran "abismo", se le puede sacar partido. Con un pedazo de tela, se puede poner un parche o amarrar en ese espacio una mascada.

Si el pantalón es de un varón, es posible cortarlo y dejarlo para verano, si no quiere hacerle bastilla (dobladillo), para evitar las hebras, venden cintas que con la plancha hacen que las dos partes se adhieran.

Tratándose de camisetas, si no le sirven para alguien más, es bueno fijarse si alguna trae una ilustración al frente, esas sirven para obtener los parches necesarios para los jeans.

Cuando la camiseta era la preferida, una idea es extenderla sobre una mesa, recortar un cuadro (2, uno de la parte delantera y otro de la espalda), quitar mangas y cuello, si no se quiere cortar se puede doblar. Se pegan y se cosen las dos partes, se rellenan y de repente se tendrá un cojín.

Para quién tiene máquina de coser y sabe usarla, el modificar ropa no es problema, para los demás, lo pueden coser a mano, o siendo prácticos, hay pegamentos de excelente calidad que pueden ser útiles en estas circunstancias.

Transformando algunas prendas

Tratándose de un juego de sábanas, la de cajón (la que cubre el colchón) es la primera en gastarse, pero la superior queda en buen estado, si son floreadas se puede hacer una cortina con un dobladillo en un extremo para pasar el cortinero por este espacio.

Si la sábana (la preferida del niño) tiene dibujos infantiles, puede usarla de cortina, o pegarla sobre la puerta para añadir color a la recámara. Otra opción es recortar los dibujos y pegarlos sobre una de las paredes, el niño quedará encantado con la decoración del cuarto.

Tratándose de niños de preescolar, el recortar dibujos de sábanas, camisetas u otra tela en las formas básicas para luego pegarlas en la puerta o en una pared, servirá para estimularlo y ayudarlo a que identifique figuras nuevas y a reconocer colores.

Las toallas muy gastadas o maltratadas pueden dejarse para las mascotas, si es un perro, se necesitará material para secarlo cada vez que lo bañe, o se puede poner de tapete. Los perros que tienen pelo corto necesitan protegerse del suelo frío.

Un problema grave con las lavadoras es que les gusta coleccionar calcetines, de ahí que a veces salgan calcetines sin par, en esas ocasiones es recomendable usar estas piezas para hacer con sus hijos "títeres" para luego jugar con ellos.

Si se introduce la mano dentro de un calcetín, manteniendo 4 dedos juntos (del meñique al índice) en la punta, y situando el pulgar en el talón, al juntar los 5 dedos, se formará la boca del títere, partiendo de ahí, y con los recortes de tela que tenga, agregue ojos y boca, o lo que su imaginación le dicte.

Cosas a reutilizar

Si se tiene en mente hacer un cojín y no se quiere comprar relleno puede ir juntando las medias rotas, cuando tenga una cantidad suficiente se pueden usar para rellenarlo. La ropa interior de hombre, en este caso las camisetas, pueden servir igual, se pueden cortar en tiras o usarlas enteras.

Las camisetas y trusas son excelentes para sacudir, pues no sueltan pelusa. Si algún integrante de la familia pinta, estas prendas le pueden servir para limpiar o secar los pinceles, son excelentes auxiliares al pulir metal.

Se pueden guardar recortes de tela para algún trabajo escolar o para que los pequeños jueguen.

Beneficiar a otros

Si se sacó lo que ya no necesita, ya se revisó y aún así hay ropa en buen estado, donarla es la opción.

Se pueden intercambiar cosas con alguna hermana, pariente o vecina, o simplemente se pueden donar, En caso de contar con personal de servicio, es probable que le pueda ser útil, por último, hay organizaciones que piden ropa destinada a instituciones o países que la necesiten.

Actualmente es momento de cuidar el dinero y se debe aprender a reciclar cosas, tanto ropa como basura, material escolar, muebles y otros objetos a los que la creatividad encuentre otro uso.

Este mundo es de todos y todos deben cuidarlo, el tirar la ropa es generar basura, hay que actuar. Donar la ropa que esté en buen estado es una buena acción, al igual que el preocuparse por los que menos tienen.