Las reservas minerales de la superficie terrestre se están extinguiendo y no son renovables, dado que la formación de nuevos yacimientos requiere millones de años. La necesidad de minerales aumenta en todo el mundo, sobre todo en países como China e India, con economías crecientes.

Reciclar materiales usados no es siempre posible, además de ser insuficientes para satisfacer la demanda de los mercados mundiales. En la actualidad, el interés se concentra en los depósitos naturales de los fondos marinos, hasta ahora intactos.

Oro, plata cobre, zinc y cobalto debajo del mar

Las zonas próximas a los géiseres (chorros de agua muy caliente a base de azufre, a una profundidad de 1500-4000 metros) son verdaderas minerías. A mayor profundidad (4000-6000 metros) se encuentran formaciones esféricas y ovales que contienen óxidos de varios metales.

Además hay incrustaciones de manganeso y cobalto que cubren las paredes de las montañas submarinas.

La extracción de minerales submarinos

  • Paso 1: desde un barco en superficie se dirigen las operaciones de excavación. Cada máquina es bajada con un par de cables de acero: uno de soporte y otro para el sistema de comunicación y alimentación.
  • Paso 2: una máquina cortadora extrae las rocas de las zonas irregulares, por medio de dientes de carburo de tungsteno que las descomponen en pequeños pedazos. Una segunda máquina remueve la roca de la superficie con un cilindro giratorio.
  • Paso 3: los pedazos de roca triturados entran en una cortadora, en donde hay sensores que miden su densidad, temperatura y presión, y son depositados nuevamente sobre el fondo marino.
  • Paso 4: la máquina de recolección envía la mezcla de roca húmeda a una bomba externa suspendida en el mar que empuja el material hacia la superficie a través de un tubo de goma reforzado con acero y Kevlar.
  • Paso 5: sobre la nave en superficie una máquina se ocupa de deshidratar la roca húmeda. El agua en exceso es devuelta al mar y el material es llevado a tierra para ser refinado.

El desafío tecnológico en el mar de Bismark

La empresa canadiense Nautilus Minerals puso en pie el primer gran proyecto para explotar comercialmente los depósitos de azufre en la costa de Papúa Nueva Guinea, en el mar de Bismark Solwara es el nombre del proyecto que comenzará en el año 2014.

El agua de los océanos, fuera del límite de las jurisdicciones nacionales, es “tierra de nadie”, por lo que existe la autoridad internacional de los fondos marinos (International Seabed Authority) que autoriza a las empresas privadas y públicas a explorar, y eventualmente aprovechar, los recursos minerales del fondo del mar.

Los ambientalistas y la extracción de minerales del fondo del mar

Algunos científicos están preocupados por el impacto que el aprovechamiento de los recursos minerales podría tener sobre el ecosistema del fondo del mar. Un grito de alarma de los ambientalistas: Greenpeace ya ha amenazado con acciones de protesta y el Wwf presentó la cuestión en la ONU.

Según los ambientalistas la extracción de minerales no debería molestar a los organismos que viven en el fondo del mar, inclusive numerosas especies de bacterias que prosperan en los sedimentos. Será muy difícil preservar la biodiversidad de las profundidades marinas cercanas a las excavaciones.