Nieto, hijo y sobrino de formidable gente de teatro, Miguel Ángel Solá es un actor todoterreno que supo destacar ampliamente en el cine y la televisión en gran variedad de papeles. En los últimos años, tras recuperarse de un grave accidente en una playa, se ha volcado junto a su esposa, la actriz española Blanca Oteyza, en dos obras de gran fuerza sentimental, muy aplaudidas por todo el país: Hoy el diario de Adán y Eva de Mark Twain, y después una obra maestra, Por el placer de volver a verla, en la que Solá-Oteyza eran hijo y madre en un envolvente recuerdo de tiempos pasados enlazados al presente.

En cualquier caso, aventuras teatrales de fuerte raigambre sentimental y mínimos recursos escénicos: puro teatro basado en el talento de sus actores interpretando obras donde el amor es tarea principal: una labor incesante que se quiere eterna.

Miguel Ángel Solá, actor: Como por un tubo

Todos los martes, desde el 6 de marzo en el Infanta Isabel —donde continúa el éxito de Woody Allen, Tócala otra vez, Sam—, un radioteatro en vivo, arropado por una estructura teatral insólita. La obra Como por un tubo es un homenaje a la década gloriosa de 1950 en la radio argentina. Se trata de una "comitragedia musical telefónica en dos actos" (tubo significa teléfono en lunfardo, jerga popular porteña).

La acción se desarrolla en un estudio de radio en el Buenos Aires de 1950 en el que Miguel Ángel Solá se ocupa del papel protagonista "de una historia de amor basada en hechos verídicos extraídos del monumental relato autobiográfico "Vida, Obra, Sexo y Arte de Alberto Carlos Bustos, Municipal y Pájaro".

"Seguimos los pasos de un artista polifacético, Alberto Carlos Bustos, nacido en un barco, El Indestructible, en el año 1900, y fallecido no se sabe dónde ni cuándo". Un personaje funcionario de la Municipalidad de Buenos Aires, "especializado en el arte del adoquinado pictórico plano", en un contexto en el que "reunimos varias disciplinas porque combinamos poemas y canciones originales, música, pintura... de manera de dar forma a un relato divertido, tan real como imposible de creer".

Como por un tubo está escrita, dirigida, interpretada y producida por la Compañía La Típica en Leve Ascenso. Acompañan a Solá en el escenario: Graciela Baquero, Daniel Giménez, Carlos Morera y Enrique quintanilla. El primer actor se ha integrado en esta producción con la ilusión de participar de un entramado atípico donde no hay estrellas en absoluto, con mucho amor por el teatro y la radio: "se trata de una cooperativa igualitaria con desmedido afán de lucro jamás satisfecho".

Miguel Ángel Solá, director de Antes te gustaba la lluvia

Con una larga y apasionante trayectoria como actor, ahora debuta como director con una obra breve de origen holandés, Antes te gustaba la lluvia, de Lot Vekemans, autora desconocida hasta ahora en nuestro país. La protagonizan Blanza Oteyza — ex esposa de Solá desde hace unos meses, y excelente compañera escénica en las obras anteriores— y Sergio Otegui, estupendo profesional, hijo de uno de los mayores actores españoles, Juan José Otegui.

Antes te gustaba la lluvia recorre con una emoción contenida, en un contexto de atractiva intensidad poética, muchos matices en el reencuentro inesperado de un hombre y una mujer que hace tiempo se amaron. Sin música ni producción sonora ajena a las voces de los actores, la función se desenvuelve "a través de la osadía femenina de bucear en el dolor hasta profundidades de las que ya es casi imposible emerger sin convertirse en animal de otro elemento. Alguien huirá hacia el futuro. Alguien huirá hacia el pasado".

"Esta obra habla de quienes son incapaces de vivir juntos el momento impensado, y de los diferentes caminos que toma el instinto de conservación. Es la eterna lucha entre el miedo y el amor, tan difusas sus fronteras, tan desdichadas sus víctimas, tan poca cosa, nosotros, humanos-inhumanos con nosotros mismos".

Como por un tubo, teatro Infanta Isabel, desde el martes 6 de marzo, los martes a las 20,30 horas. Antes te gustaba la lluvia, teatro Fernán Gómez, del 14 de marzo al 22 de abril, martes a sábado, 20,30 horas. Domingo, 19,30 horas.