El Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología afirma que la migraña tiene un importante componente hereditario. Su definición responde a un tipo de ataques recurrentes que se presentan con una intensidad, frecuencia y duración muy variables, por lo común el dolor de cabeza presenta una localización unilateral que se alterna, con un tipo de dolor pulsátil y que no es extraño que vaya asociado a náuseas y vómitos. Asimismo se experimenta un fuerte rechazo a los ruidos (fonofobia) y a las luces intensas (fotofobia). Se trata de una enfermedad crónica en la que no es posible unificar una causa común.

Causas de la migraña

Se calcula que el 11% de la población sufre migrañas. Estas se presentan por vez primera entre los 10 y los 45 años, aunque ocasionalmente pueden aparecer con posterioridad en personas sin antecedentes. Datos a tener en cuenta son los factores hereditarios y el hecho de que afectan más a las mujeres que a los hombres.

Otros factores relevantes por su incidencia en los dolores de cabeza son el estrés, ciertos alimentos o el medio ambiente, entre otros. Entre los factores desencadenantes más importantes se pueden destacar:

  • Luces brillantes.
  • Alcohol.
  • Olores o perfumes.
  • Reacciones alérgicas.
  • Cambios hormonales.
  • Estrés.
  • Tabaquismo.
  • Ciertos alimentos o saltarse las comidas.
  • Ruidos fuertes.
  • Irregularidad con el sueño.
  • Ejercicio.
Algunas personas son especialmente susceptibles a ciertos alimentos como desencadenantes de un dolor de cabeza. Algunos de los más conocidos son lo que siguen:

  • Chocolate.
  • Productos lácteos.
  • Alimentos procesados.
  • Sal.
  • Quesos añejos.
  • Vino tinto.
  • Nueces.
  • Cebollas.
  • Lentejas.
  • Ciertas frutas (cítricos, aguacate, banano, papaya, maracuyá).
  • Alimentos con glutamato monosódico.
  • Alimentos con tiramina.

Sintomas de una migraña

El dolor de cabeza puede consistir en una sensación sorda del dolor o bien ser severo. Puede estar localizada tras el ojo o en la parte posterior de la cabeza y el cuello. No es inhabitual que muchos afectados manifiesten que las migrañas empiecen siempre en el mismo lado. Normalmente se experimentan del siguiente modo:

  • Palpitantes; laten con violencia.
  • Peores a un lado de la cabeza.
  • Se inician como un dolor sordo, empeorando en cuestión de minutos.
  • Suelen durar entre 6 y 48 horas.
Hay, no obstante, multitud de síntomas asociados al dolor de cabeza. Los más característicos son los que siguen a continuación:

  • Fatiga.
  • Aumento de la micción.
  • Náuseas y vómitos.
  • Poco apetito.
  • Sudoración.
  • Sensibilidad a la luz y al sonido.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Entumecimiento.

Diagnóstico de la migraña

Aunque ya se ha apuntado la variabilidad de la sintomatología, conviene tener en cuenta diversos aspectos a la hora de efectuar un diagnóstico lo más preciso posible. Solo así se podrá proponer un tratamiento con garantías de éxito. Los aspectos fundamentales a considerar para un correcto diagnóstico son los siguientes:

  • Localización del dolor.
  • Características de la migraña.
  • Cómo aparece y se instaura.
  • Intensidad.
  • Tiempo de evolución y duración de los episodios.
  • Frecuencia con la que aparece.
  • Síntomas asociados.
  • Posibles elementos relacionados con el dolor.
  • Situación personal, laboral y familiar.
  • Medicación que se haya tomado para combatir la migraña.

Remedios caseros y tratamiento para el dolor de cabeza

Existen diversos remedios, unos más reconocidos médicamente y otros familiarmente conocidos como remedios caseros. Entre los más básicos conviene observar los que siguen:

  • Práctica moderada de ejercicio aeróbico.
  • Reposo en lugares con poca luz y sin ruidos.
  • Eliminar el alcohol y el tabaco.
  • Masajes en la nuca y el cuello.
  • Dormir adecuadamente, evitando tanto el exceso como el defecto.
  • Controlar la alimentación, particularmente ciertos alimentos potencialmente contraindicados para las personas propensas a la migraña.
  • Evitar en lo posible las situaciones estresantes.
  • Infusiones de plantas relajantes (tila, manzanilla, melisa).
  • Infusiones de betónica, atendiendo a las dosis y contraindicaciones.
  • Un poco de café con limón; antiguo remedio que parece ser bastante efectivo.
Como es obvio, el aspecto fundamental consiste en evitar los factores desencadenantes del dolor de cabeza, algo que debe observarse de un modo individual, atendiendo siempre a las causas susceptibles de afectar a cada persona.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.