Era el cantante pop favorito de presidentes como Reagan y Menem. Le decían rey en los años más conservadores de EE UU y como el perfecto Peter Pan derrotó la vejez, el racismo, los Ku Klux Klan, MTV y Madonna. Por otro lado, no consiguió vencer el vitíligo, el abuso de su padre y las acusaciones de pedofilia. Así se marginó más y su rostro pagó las consecuencias. Reinó solo, sin competidores. Y murió solo también.

Michael Jackson y las mujeres

"Thriller" fue el primer videoclip filmado con dignidad. El guión lo había escrito él mismo y narraba como Michael se convertía en hombre lobo, seducía y luego devoraba a una chica negra.

¿Qué habría pasado si hubiese besado o tocado una chica blanca? El desaparecido Michael era innovador, pero no le habría gustado causar una revuelta de blancos contra negros como pasaba en los años 60. Madonna, una italoamericana, hizo lo contrario y se besó con un negro en "Like a prayer". La Pepsi dejó de patrocinarla y no recibió ningún Grammy. En cambio, "Thriller", el disco del rey del Pop, es hasta el momento el más vendido de la historia.

Michael era conservador e ingenioso. Pero rebelde porque quería detener el paso del tiempo en su rostro. Madonna era quizás más audaz y jugaba con sexo y sadomasoquismo en el escenario. Nunca quiso trabajar con ella pese a los acercamientos de la ambición rubia.

Nunca besó a una mujer blanca en un solo videoclip. Su exesposa Lisa Marie Presley fue una excepción; pero por ese entonces él había sufrido una metamorfosis física que le hizo ser otro.

Michael en Argentina

Era de Indiana, un estado demócrata; pero simpatizó con el presidente Reagan aun cuando este estuviera a favor de la pena de la muerte. Tras las quemaduras que sufrió Michael en 1984, el entonces presidente le escribió una carta cariñosa, ahora expuesta al público, en donde le consideraba un ejemplo a seguir y le felicitaba por su apego a los valores tradicionales y su fe en Dios.

Noam Chomsky destapó que su amigo Reagan apoyaba a los paramilitares que mataban campesinos en Guatemala. Si bien, por esos años, escribió una canción a favor de África y luego, “Earth Song”, nunca rompíó relaciones con la gente de poder.

Entonces pretendió dar un concierto en Perú cuando allí se vivía una férrea dictadura. Al final, lo canceló porque fue acusado falsamente de pedofilia. Pero eso no impidió que fuera a Argentina a verse con Menem.¿Por qué? y ¿por qué a Michael le gustaba vestirse como soldado de Stalin?

Según el periodista de "La Voz del Interior", Germán Arrascaeta, que entrevistó al expresidente argentino, fue el mismo Jackson quien exigió entrevistarse con Menem acusado de amnistiar militares violadores de derechos humanos.

Sus fans pueden argumentar que a Michael Jackson no le gustaba la política. Sin embargo era amigo de ese ambiente. Y curiosamente, no del ala más liberal.

Michael Jackson y Ronald Reagan

Él no era Madonna, una diva pop con aspiraciones de Marilyn Monroe. Pero Michael, siendo negro y varón, se parecía más a Marilyn: era veleidoso y era aficionado a los mandatarios. A tal punto que tras años como amigo de los Reagan, cantó para el expresidente Clinton.

Era el niño de orfanato que prefería estar ligado a gente que daba grandes ordenes que a simples estrellas farandulescas como Madonna. Para alguien abandonado, ¿qué mejor que visitar la Casa Blanca?

Michael y Madonna

Todo él estaba hambriento de sexo; pero no se atrevía a admitirlo. A Oprah Winfrey le dijo que tocarse la entrepierna no tenía ninguna connotación sexual, sino que le daba adrenalina.

Quienes han visto “Psicosis”, recordarán a Norman Bates, un desquiciado que asesinaba mujeres y las espiaba por el agujero de la pared.

Michael se desinhibía así; pero bailando. Cuando lo hacía, era como si observara escondido a las mujeres mientras tocaba sus partes íntimas. Pero él odiaba el exhibicionismo descarado. Precisamente Michael confesó al rabino Shmuley Boteach que él despreciaba a Madonna.

Michael y Joe

Su padre le enseñó el siguente lema: "Mano dura y alcanzarás el éxito". En la misma entrevista con Oprah declaró que había sido obligado a trabajar para su padre, un hombre sin escrúpulos cuyo látigo se pegó como una ventosa sobre su piel oscura sangrante. Pese a ese maltrato, Jackson siempre respetó a Joe aun cuando dijera que quería parecerse a Jesucristo.

En su videoclip de HIStory, hecho en Budapest, el artista mandó construir un gigantesco Cristo Redentor a su imagen y semejanza. Parecía que quería que sus fans, vencidos por la histeria, le vieran como un salvador, un héroe, un militar, un ser invencible, un tipo rudo con rimmel en los ojos.

Asimismo en “They don’t care about us" se interpretó a sí mismo. Un divo de la música que aterriza en medio de las chabolas de Río. Allí se rumoreó que pagó a la mafia para que le protegiera y le permitiera bailar para sus fans,, Estos en un ataque de locura gritaban por un marginado que no quería dejar de ser superestrella. Tras su muerte, le construyeron una estatua no tan grande como hubiese querido.

Muerte

Andaba casi siempre con el mismo traje de militar como si quisiera poner orden en medio del caos. Hasta que en sus últimos años se le dio por ir a los tribunales con el pijama puesto. Era como el niño que se despertaba asustado debido a las golpizas que recibía su madre.

El traje de Stalin siempre le quedó grande. En realidad, de acuerdo a la autopsia, siempre fue un niño viejo y calvo.