Miami Heat gana el título de la N.B.A. 2012

El mejor equipo con los mejores jugadores se ha quedado con el título de la N.B.A. 2012.

Con Lebron James como figura sobresaliente del Heat, que desde el momento que llegó a Miami fue con la idea de salir campeón y hoy lo logra.

Dwyane Wade estrella estelar de la franquicia que supo ocupar su lugar y decir presente en los momentos adecuados, secundados por un gran equipo de trabajadores dónde cada uno cumple su rol.

Obviamente que dos súper estrellas como Lebron y Wade sobresalen de cualquier equipo y serán los primeros al recordar este campeonato de Miami, pero los actores secundarios fueron muy importantes en esta serie final. La vuelta de esa grave lesión que tuvo que soportar Chris Bosh, por la cual se pensaba que no volvería a jugar por toda la temporada. La gran respuesta que fue Mario Chalmers en los momentos decisivos del tercer partido. Mike Miller con sus números que quedarán estampados en la historia de este quinto partido (siete conversiones de ocho intentos de tiros de tres puntos). Y la muy destacada defensa de Shane Battier generando foules ofensivos de sus rivales por ser un gran tiempista además de sus triples importantes en el tercer y cuarto partido.

Lebron James entra al salón de la fama

Lebron James gana su primer campeonato de la N.B.A. con el Miami Heat tras vencer de local en la final al modesto y jóven equipo de Ocklahoma Thunders e imponerse por 4 á 1 en la serie.

Con un tercer cuarto estupendo, el conjunto dirigido por Erik Spoelstra le sacó 14 puntos de distancia a los Thunders, que nunca encontraron la brújula de éste decisivo quinto partido.

Kevin Durant, la estrella del conjunto visitante, a pesar de sus 30 puntos no pudo contra la potencia que impuso el local en el juego.

Lebron con su segundo triple doble en la serie final quedó a tan sólo dos puntos de conseguir la marca de los 700 puntos en series de postemporada. Fue merecidamente condecorado con el premio MVP Final´s (mejor jugador de las finales de la N.B.A.).

Las comparaciones son odiosas pero con la misma edad (28 años) que Michael Jordan, el mejor jugador de todos los tiempos del basquetball mundial, Lebron James gana su primer campeonato. Como lo hiciera Jordan en 1991 con su Chicago Bulls, hoy James lo hace con su Miami Heat.

Dwyane Wade un gran co-conductor

En las finales del año 2010 se podía ver a Wade desde la tribuna aprendiendo sobre como se debía llegar a la cima viendo las finales entre Los Ángeles Lakers y Boston Celtics.

Dwyane y Lebron lograron en el 2011 el primer objetivo de llegar a la final, pero no supieron compartir ese trono de líder y fueron superados por un laborioso Dallas Mavericks.

Con gran personalidad y carisma, el niño mimado de Miami supo compartir su protagonismo con el rey (The King) James y hoy consigue el anillo que tanto anhelaba.

De los errores se aprende y de las derrotas se sacan las mejores conclusiones, un gran ejemplo es ésta dupla de los Heat.

Miami Heat campeón por 2° vez en la historia

Hoy festejan su segunda corona. La primera fue en el 2006 frente a los Dallas Mavericks y esta segunda corona del presente deja abierta una puerta de que este equipo puede lograr muchas cosas importantes. Rodeando a sus grandes figuras, como Lebron James y Dwyane Wade, el futuro de este equipo puede ser similar al multicampeón Chicago Bulls de Michael Jordan, Scottie Pippen y compañía.

Ocklahoma Thunders un equipo de gran futuro

Ocklahoma se ha quedado con las manos vacías pero a su vez muy llenas. Campeón de la conferencia Oeste derrotando a un gran favorito, como Dallas Mavericks, nada menos que el último campeón y dejando atrás a un experimentado San Antonio Spurs con Duncan, Parker, Ginóbili y un extraordinario entrenador como Popovich.

El conjunto de Kevin Durant una de las mejores proyecciones que tiene la N.B.A., ha demostrado estar a la altura de las circunstancias, a pesar de su juventud, en esta etapa de postemporada.

Sumados a Westbrook, Hardem, Ibaka que serán las grandes estrellas que mostrará la Liga en un futuro cercano.

Estará en ellos aprender de esta derrota y mejorar para llegar al pedestal, dónde hoy Lebron y Wade miran a todos desde arriba.