Brasil sigue siendo la mayor economía de Iberoamérica y la séptima del mundo, pero ha dejado de ser el primero en atraer inversiones en esa región en los últimos meses.

Este lugar ahora lo ocupa México, que se ha convertido en el nuevo puerto de acceso a la economía de América Latina para los inversores, afirmó ayer la publicación Mexicotoday.

El cambio de política económica en México

Uno de los parámetros que se vienen considerando para este cambio son las nuevas políticas económicas impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto, quien ha estado impulsando medidas que aseguran a los inversores mayor seguridad para sus negocios.

De todas formas nada es fácil para el nuevo gobernante mexicano, ya que otra parte de las reformas incluye cambios estructurales en el sector de la educación y los maestros, que están protagonizando en estos días una gran protesta, que ha incluido actos de inusual violencia en el Estado sureño de Guerrero.

Pero los operadores económicos creen que la tendencia es concluyente respecto del cambio de humor de los inversionistas. En este sentido se manifestó recientemente Clinton Carter de la empresa financiara Frontier Strategy Group, quien afirmó: "Brasil se convirtió en mucho menos atractiva en el último año y medio. México ha llegado definitivamente a ser una prioridad."

Brasil: baja de crecimiento e inflación

Las empresas mexicanas han demostrado tener un perfil de mayor beneficio que las de Brasil, con una mayor rentabilidad y mejores márgenes de ganancias. Brasil tiene la economía más grande en América Latina y la séptima del mundo, pero no ha podido aislarse totalmente del problema que aqueja a sus vecinos sudamericanos: la alta inflación. Su principal vecino en el Mercado Común del Sur (Mercosur), Argentina, viene con un récord que algunos aseguran que es el mayor del mundo, con una inflación de más del 25 % anual.

Brasil sin embargo ha estado luchando contra la alta inflación, pero sus medidas no ha tranquilizado adecuadamente a los inversores, quienes evidentemente están preocupados por un clima de potencial bajo crecimiento de la economía brasileña.

Uno de los indicadores que marcan esta tendencia de crecimiento es uno de los índices de los fondos de inversión que cotizan en bolsa: el mexicano lo hizo en un 17 % mientras que el brasileño ronda el 15 %.

A la incertidumbre de la inflación, el mercado brasileño de divisas le ha añadido otra preocupación: desde una perspectiva a largo plazo, los inversores están buscando una corrección significativa del valor de la moneda brasileña, el real, que se viene debilitamiento paulatinamente.

Reformas para confirmar la tendencia al crecimiento en México

Se espera además que el gobierno mexicano impulse algunas reformas clave en materia de política económica, para apuntalar el buen momento y pese a la influencia que podrían tener las baja de ventas que sufrió en marzo su vecino del norte y primera potencia económica del mundo, EE.UU.. Entre las reformas que se anuncian, son fundamentales las reformas fiscal, financiera y energética. El objetivo de este proceso es integral, de modo tal de generar una mayor capacidad de crecimiento para el país. Los expertos predicen que la economía crecerá alrededor de 4,5 % este año, un crecimiento rapido que llama la atención con el que tuvo Brasil de sólo el 1 % el año pasado.

Fuente: Propias, Mexicotoday & CNBC