Los altos precios del petróleo derivados del boicot de la OPEP así como la gran cantidad de petrodólares en la banca internacional, dispuesta a ofrecer créditos a bajos tipos de interés, favoreció que el Estado mexicano se endeudara de una forma extrema.

Por ello, cuando a finales de los setenta baja el precio del petróleo y se produce una subida de los tipos de interés a remolque de la política económica del Gobierno de Ronald Reagan en EE.UU., el Estado mexicano, al igual que el resto de los países de América Latina, se ve obligado a decretar suspensión de pagos por no tener capacidad para responder a sus obligaciones crediticias.

Plan Brady

Para facilitar la amortización de la deuda se inventó entonces el Plan Brady, un modelo de emisión de bonos a cuenta de la deuda externa mexicana cotizables en bolsa. Sin embargo, no todo fueron buenas intenciones. Aprovechando la débil situación de México, el Gobierno estadounidense se agenció la entrada de algunas sus empresas en parte de la explotación petrolera del país.

Tanto la crisis del petróleo como la de la deuda externa dieron pie al fin del modelo ISI y el comienzo del modelo de Industrialización Sustitutiva de Exportaciones (ISE), un período de política económica neoliberal que se combinó con el mantenimiento del primario exportador minero y agrícola hasta el día de hoy.

Privatización de empresas estatales

El modelo ISE inició todo un proceso privatizador de las empresas estatales anteriormente nacionalizadas. La estructura industrial mexicana en ese momento acusaba la política de proteccionismo feroz que se había llevado a cabo durante más de 40 años. Ante el beneplácito del Gobierno mexicano, se había protegido un sector industrial monopolístico y poco competitivo, con una clara repercusión de cara al consumidor, que pagaba a altos precios bienes consumibles de dudosa calidad.

Otro indicador característico de este período fue la apertura comercial al exterior del país, lo que supuso un choque de culturas empresariales, que se intentó amortiguar a base de firmar acuerdos internacionales de cooperación comercial y adhesión a zonas de libre comercio. Entre los más importantes figuran la integración a ALADI (Asociación Latinoamericana de Integración) en 1980, la participación en el GATT (General Agreement on Tariffs and Trade) en 1986 y la entrada en el NAFTA (North American Free Trade Area) en 1994. Otros tratados y acuerdos bilaterales relevante son con la UE y el Pacto Andino, formado por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Diferencias frente a Argentina y Brasil

El modelo ISE mexicano es característico respecto al brasileño o al argentino en que se desarrolló alrededor de la industria maquiladora (importa materiales sin pagar aranceles). Una tendencia industrial exportadora de asamblaje de materiales nacionales e importados enfocados a la exportación que empezó a raíz de la Segunda Guerra Mundial por la incipiente demanda internacional.

El aprovechamiento tanto de la mano de obra barata mexicana como de sus abundantes recursos y la ubicación privilegiada junto a un mercado potencial importante no sólo por su número sino también por su creciente capacidad adquisitiva, significó el pistoletazo a la implantación masiva de empresas transnacionales .

Fuerte peso de exportaciones intraindustriales

El comercio intraindustrial que se ha venido desarrollando en la última década entre las filiales y la sede empresarial en EEUU ha supuesto cerca de un 50% del volumen de exportación mexicano. Gracias a la producción maquiladora en 1995 hubo por primera vez superávit en la balanza comercial mexicana. Y los beneficios no quedan ahí.

El hecho de ocupar a la población fronteriza ha impedido las ya abundantes olas migratorias no sólo hacia el norte y sino también hacia las principales capitales mexicanas, Por lo tanto, a pesar de los términos despectivos como los que describen a México como la fábrica de EEUU, podemos hacer un balance positivo del fenómeno "maquila", no sólo por la rápida industrialización del país, sino también por la distribución de la población y la riqueza que ha conllevado y los beneficios a escala macroeconómica nacional.