El metotrexato es un medicamento antineoplásico e inmunosupresor antagonista del ácido fólico. Puede interferir en los procesos de síntesis del ADN, así como en la reparación y replicación celular. Su capacidad para reducir el desarrollo de los tejidos malignos sin provocar un daño irreparable en los tejidos normales, convierten al metotrexato en un medicamento óptimo para el tratamiento del cáncer o de enfermedades autoinmunes. De hecho, el metotrexato significó el inicio de la quimioterapia en el terreno de la oncología, allá a mediados de la década de los cuarenta del siglo pasado. Por aquel entonces Sidney Farber, doctor del Hospital Infantil de Boston, estaba estudiando el efecto del ácido fólico en la leucemia aguda infantil. La administración de metotrexato demostró su eficacia, empezándose a utilizar en la década de los 50, sobre todo, para el tratamiento del cáncer. Con posterioridad se le descubrirían nuevas aplicaciones para otras enfermedades.

Dosis para el metotrexato

Las dosis a administrar variarán un función de cuál sea la enfermedad a tratar. Entre las más usuales están:

  • Neoplasia trofoblástica gestacional: entre 15 y 30 mg. por día durante 5 días y que se repetirá cada 12 o 14 días según toxicidad.
  • Leucemia aguda: por vía oral o intramuscular 3.3 mg./m2 al día durante 4 o 6 semanas hasta lograr la remisión. La dosis de mantenimiento será de 20 a 30 mg./m2 dos veces por semana.
  • Leucemia meníngea: dosis intratecal (administración de medicamentos intralumbar o intraventricular) de 12 mg. asociados con citarabina y dexametasona o hidrocortisona cada 2-5 días hasta lograr un recuento normal de LCR. Las dosis podrán repetirse cada 2 semanas si es preciso.
  • Linfoma de Burkitt: en los estadios I y II dosis oral de 10 a 25 mg. al día cada 4 a 8 días. En el estadio III de 0.625 a 2.5 mg. por kg. al día asociado a otros antineoplásicos.
  • Cáncer de mama: 40 mg/m2 los días 1 y 8 de cada ciclo junto a otros antineoplásicos.
  • Cáncer de cabeza y cuello: 40 mg./m2 con escala semanal de dosis de 10 mg./m2 hasta los 60 mg./m2.
  • Cáncer de vejiga urinaria: 30 mg./m2 los días 1 y 8 cada 3 semanas, combinado con vinblastina 3 mg/m2 los días 1 y 8 y cisplatino 100 mg./m2.
  • Osteosarcoma: dosis altas de 8 a 12 g./m2 cada 2-4 semanas.
  • Linfoma de Hodgkin: de 200 mg./m2 en 2 h. hasta dosis altas de 1 a 3 g./m2.
  • Artritis reumatoide: 7.5 mg semanales en dosis única o repartida en 3 tomas cada 12 horas, aumentando 2.5 mg. cada 4 a 6 semanas hasta un máximo de 20 mg. semana.
  • Psoriasis y artritis psoriásica: dosis oral de 7.5 mg. por semana en dosis única o repartida en 3 tomas de 12 horas, aumentando 2.5 mg. cada 4 o 6 semanas.
  • Artritis crónica o idiopática juvenil: de 10 a 15 mg./m2 a la semana.
  • Síndrome de Reiter: de 7.5 a 20 mg. semanales con un máximo de 20 mg. a la semana.

Efectos secundarios o adversos del metotrexato

Algunos de los efectos secundarios del metotrexato pueden revestir gravedad, por lo que solo debe administrarse este medicamento para tratar el cáncer u otras enfermedades que pongan en riesgo la vida. Los efectos más comunes son:

  • Mareos.
  • Somnolencia.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Pérdida de cabello.
  • Cefaleas.
  • Inflamación o sensibilidad de las encías.
  • Disminución del apetito.
Sin embargo hay que tener en cuenta que algunos efectos secundarios pueden llegar a ser muy graves. Si se presentan algunos de los siguientes síntomas debe ponerse en conocimiento del médico de inmediato:

  • Pérdida de la visión o visión borrosa.
  • Confusión.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.
  • Dificultad al mover un lado del cuerpo o ambos.

Tratamiento con metotrexato

El metotrexato es un fármaco utilizado en el tratamiento de la psoriasis grave, siempre y cuando no sean efectivos otros tratamientos. El metotrexato, en el caso de la artritis reumatoide, se puede combinar con fisioterapia y con otros medicamentos. También es efectivo en el tratamiento de diversos tipos de cáncer y determinados tipos de linfoma y leucemia.

La base del tratamiento con metotrexato es el retardo que provoca en el crecimiento de las células cancerosas o en las células cutáneas, cuando se trata de la psoriasis, así como, en el caso de la artritis reumatoide, actúa disminuyendo la actividad del sistema inmunitario. En ocasiones se usa también para tratar la enfermedad de Crohn. Otro de los usos del metotrexato tiene que ver con la inducción del aborto terapéutico.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.