Parecería que las meriendas es algo pasado de moda, sobre todo con el ritmo que se lleva en las grandes ciudades, pero nada más lejos de la realidad. Esas horas de la tarde, después de comer, ya sea en verano o una lenta tarde de invierno siguen existiendo y tanto para turistas como para las personas que viven en Madrid, siempre se buscan formas de pasar la tarde.

Ideas para pasar la tarde en Madrid

Es la hora de la casi siesta, de pasar la tarde conversando con los amigos, de descansar después de visitas turísticas y compras. Y para ello qué mejor que un café relajado, una merienda tranquila. Ya sea en los Starbucks o en la cadena que viene creciendo con fuerza, Faborit, donde es posible sentarse en cómodos sillones, con wifi para echar un vistazo rápido o cualquier consulta a internet, y disfrutar de una variada carta de cafés, tés y granizados, además de bollería para acompañar.

Otra cadena que también crece con fuerza es Nurielle, mezcla de heladería/ cafetería/ coctelería, otro lugar relajado para pasar la tarde y que cada vez tiene más locales en Madrid.

Cafés originales en Madrid, decoraciones para viajar y soñar

Si se buscan opciones más originales, siempre estará Living in London, en la zona de Alonso Martínez, un auténtico salón de té inglés en Madrid, con scones y sándwiches ingleses, una decoración para hacer creer que se ha viajado a Londres por unas horas y además tienda para reproducir las meriendas en casa.

Y para decoración, la de El Jardín Secreto, uno de los cafés más interesantes de Madrid, situado en la zona de Conde Duque, en la internacional calle de San Bernardino, donde cada pieza del local se puede comprar, y se toma el café rodeado de auténticos detalles originales como jaulas con peluches o el espejo de Blancanieves. Además la carta tiene postres caseros muy tentadores como la famosa muerte por chocolate, y un surtido extenso de cafés, tés y cócteles además de la clásica limonada del jardín.

En Malasaña está el Lolina’s café, para los que quieran volver a los años 60 o trasladarse a la serie Cuéntame, muebles vintage, papeles pintados, música de la época, sillones comodísimos y una buena selección de cafés y tés, además de tartas caseras y tostas para picar. Otro lugar especial para pasar una tarde distinta en Madrid.

Tés originales. Helados, etc.

No solamente de café se vive y se merienda, aunque parezca mentira en Madrid también se toma té como el comentado anteriormente en Living en London. Otra buena tetería es Bomec, también en el barrio de Malasaña. Y si lo nuestro son las bebidas frías o más curiosas siempre podemos probar la nueva bebida que quiere ponerse de moda: el bubble tea o té de burbujas o perlitas, que ya podemos encontrar en Madrid. Y para helados nada mejor que Amorino, por ejemplo en la zona gourmet del Corte Inglés de Gran Vía, donde además podemos disfrutar de las espectaculares vistas.

Meriendas con panes gourmet y delicatessen

Y algo que se ha puesto de moda últimamente es el buen pan, y para disfrutar de meriendas con panes exquisitos, bollería recién hecha, crema de avellanas gourmet y otras delicatessen, Le Pain Quotidien también ha llegado a Madrid. Se trata de una cadena belga con tiendas/cafés en todo el mundo y que finalmente ha desembarcado en España para alegría de los muchos que la conocían ya en el extranjero.

Bares de juegos de mesa en Madrid

Finalmente, para el que prefiera dedicar la tarde a algo más que tomar un café y charlar con los amigos, están los cafés en los que se puede jugar una partida, ya sea de Trivial, Scrabble, u otros juegos de mesa menos conocidos. Para ello podemos ir a la calle San Vicente Ferrer, Malasaña, ya que en pocos metros existen varios locales en los que podemos acompañar nuestro cafécon nuestro juego favorito. Cafés en los que pasar una tarde de domingo con los amigos como el Café Manuela, el Estar Café y el Red Bar, los tres cumplen los requisitos que buscamos, un lugar cómodo con variedad de bebidas y muchos juegos de mesa para elegir.