En el Mercado Común del Sur (Mercosur) existe preocupación con el trabajo infantil y la explotación sexual de niños y adolescentes. Los gobiernos de los países que forman el bloque (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) junto a la OIT articulan esfuerzos para combatir el problema en los cuatro países. Con ese objetivo, el 10 de abril se lanzó simultáneamente en la región la campaña Mercosur Unido contra el Trabajo Infantil.

Contradicciones generan polémica

Con igual fin, en Brasil, el mismo día, se firmó una alianza entre el Ministerio de Trabajo y Empleo, la Agencia Brasileña de Cooperación y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Así lo reportó el martes 10 (11:50 hs. Brasilia) la Empresa Brasil de Comunicación (la estatal EBC).

Cabe señalar que, esto se da luego de la polémica originada por la solicitud de informes del Concejo Nacional de Justicia (CNJ) y Concejo Nacional del Ministerio Público (CNMP) de Brasil sobre autorizaciones judiciales otorgadas a menores de 16 años para trabajar. La ministra del CNJ, Eliana Calmon, confirmó en los últimos días que instó a tribunales de Justicia del país a que les remitan datos sobre permisos de trabajos expedidos a menores de edad.

Discordancia

Por otro lado, es preciso recordar que, desde la administración brasileña se están impulsando acciones desde hace un tiempo. Por ello, el 8 de diciembre de 2011 la ministra de Desarrollo Social y Combate al Hambre, Tereza Campello, y la directora del Programa para Eliminación del Trabajo Infantil de OIT, Constance Thomas, se reunieron para organizar la 3ª Conferencia Global de Trabajo Infantil, que se llevará a cabo en el año 2013.

En las últimas horas, en una entrevista realizada en el programa Revista Brasil de Radio Nacional, el coordinador del Programa para la Eliminación del Trabajo Esclavo de la OIT Brasil, Renato Mendes, dijo que una de las metas de la campaña promovida con la alianza del 10 de abril es contener los abusos como también la explotación sexual de niños y adolescentes en la región del Mercosur.

“El objetivo de esa campaña es prevenir que nuestros niños sean blanco de abusos y explotación sexual de personas que pasan por nuestro país o por los propios ciudadanos viajantes del Mercosur”, señaló Mendes, en el reportaje que fue al aire en la mañana del martes 10 de abril.

Preocupación

El coordinador de la OIT añadió que hay tres tipos de trabajo infantil que se constituyen en la mayor preocupación de las autoridades:

  • Niñas para labores domesticas.
  • Presencia de chicos en las tareas rurales.
  • Adolescentes usados para la explotación sexual.
El dirigente resaltó que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se asocia con las cuatro naciones del Mercosur para actuar en las regiones catalogadas como de tránsito, pues esos lugares pueden ser propicios para la trata de jóvenes, el trabajo y la explotación sexual.

¿Permisos inconstitucionales?

En otro orden, es necesario informar que, jueces brasileños otorgaron en todo el país más de 33 mil autorizaciones para que niños y adolescentes desempeñen diversas labores. Esto sucedió entre el año 2005 y 2010, según una información divulgada por Agencia Brasil (órgano estatal).

La multiplicación de permisos, como además el reclamo efectuado por el Forum Nacional de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, motivó que la ministra del Concejo Nacional de Justicia (CNJ) solicitara informes al Ministro de Empleo y al Ministerio Público del Trabajo sobre la constante cesión de venias legales para que menores de 16 años de edad participen de diversos trabajos.

Algunos datos específicos

Cabe indicar que los miembros del Ministerio Público (MP) son consultados durante el proceso de análisis de pedidos de autorización judicial para el trabajo infantil y por estos días existe una propuesta de hacer públicas las razones que llevan a la Justicia a consentir la aprobación para que los menores realicen cualquier tipo de labor. Esto se establece en una contradicción a lo que es invocado en la Constitución Federal de Brasil.

Aunque la ley prohíbe la contratación de menores de 16 años a trabajar (excepto en la condición de aprendiz, a partir de 14 años), es grande el número de autorizaciones involucrando a niños por debajo de esa edad. Según los datos del Ministerio de Trabajo y Empleo, fueron concedidos en los últimos años, 131 permisos a chicos de 10 años, 350 para niños de 11, 563 de 12 y 676 para criaturas de 13 años.

¿Interpretación personal de la ley?

El jefe de la División de Fiscalización de trabajo Infantil del Ministerio de Trabajo, Luiz Henrique Ramos Lopes, dijo en octubre de 2011 que la “firma” de autorizaciones judiciales configura una “situación ilegal regulada por la interpretación personal de los magistrados”. En ese momento, el ministro de trabajo, Carlos Lupi afirmó que la situación es grave y lesiona la ley. Maria del Rosario, ministra de Derechos Humanos, califico los permisos como “inconstitucionales”.

Según datos divulgados por la Empresa Brasil de Comunicación (EBC), la mayoría de los permisos otorgados por los jueces son para empleos de jóvenes en comercios, servicios, trabajos considerados insalubres, consiguientemente tareas prohibidas para los que aún no cumplieron 18 años, como la agricultura, fabricas de fertilizantes (en contacto con agrotóxicos), construcción, talleres mecánicos, pavimentación de calles y carreteras.