Lujo, sofisticación, encanto arquitectónico, glamour y fama, los hoteles son los protagonistas cinco estrellas de grandes películas del cine y que han permanecido en nuestras retinas hasta el día de hoy. En todos los continentes, los hoteles han sido sugerentes y destacadas locaciones para desarrollar algunas escenas de películas emblemáticas.

No importa si están en Nueva York, en París o en Tokio, lo cierto es que al alzar la mirada podrán encontrarse con esos majestuosos palacios transformados en leyenda gracias al séptimo arte, lo que justifica un repaso de los grandes hoteles que fueron escenario de inolvidables películas.

Una mujer bonitaen el Regent Beverly Wilshire Hotel

Uno nombra a Julia Roberts e inmediantamente piensa en Vivian, aquel rol inocente y amado que interpretó en "Mujer bonita" (Garry Marshall, 1990). Aquella película no solo es recordada por ser una de las grandes comedias románticas del cine, ni porque Julia y Richard Gere se convirtieron en una de las parejas de la pantalla grande más codiciadas, sino porque representaba un icono de la belleza y la sofisticación, no solo por alguno de sus personajes sino también por algunos de sus escenarios.

Uno de los ellos, el Hotel Regent Beverly Wilshire en Los Ángeles, California, en donde se filmaron muchas de las escenas más significativas de la película.

Desayuno con diamantes en The Plaza Hotel

Es uno de los hoteles más representativos de la urbe neoyorquina. Ese palacio arquitectónico de 19 pisos fue construido en 1907 y consta de 19 plantas. Su impactante lujo lo convierten en un punto de referencia innegable para el viajero que busca hospedarse en él o para el simple turista que se regodea observando su belleza. Aquí, en The Plaza Hotel, quedarían inmortalizadas algunas de las escenas de una exquisita e inolvidable película: "Desayuno con diamantes", del año 1961, dirigida por Blake Edwards y protagonizada por la mítica Audrey Hepburn y George Peppard.

Este hotel, ubicado entre la Quinta Avenida y el Central Park en Nueva York, es un documento puro del buen gusto y del prestigio. Aquí, también se han filmado otras tantísimas películas como: "Tal como éramos" (1973), "El gran Gatsby" (1974), "Cotton Club" (1984), "Mi pobre angelito 2" (1992) o la extraordinaria "Perfume de mujer" con Al Pacino.

Audrey Hepburn y Cary Grant en el Saint Jacques de París

Fue una de las parejas cinematográficas más aclamadas de la historia del cine. Juntos despertaban una química inevitable que era capaz de traspasar la pantalla. En "Charade" (Stanley Donen, 1963), no fue la excepción. Escenas de la película fueron filmadas en el Hotel Saint Jacques, ubicado en París, en la 35 rue des Ecoles. Un lugar que aún hoy en día, sigue siendo visitado constantemente por muchos turistas, por ser parte de la historia de la cinematografía mundial. Para muchos cinéfilos, este no es un detalle menor.

Perdidos en Tokio pero alojados en el Park Hyatt

Para muchos, "Lost in Translation" (Perdidos en Tokio) del año 2003, dirigida por Sofía Coppola es una gran película en donde Bill Murray realiza la mejor actuación de su carrera. Pero Scarlett Johansson no se queda atrás. Juntos, componen una mancuerna magistral, en una película deliciosa que combina a la perfección el humor y el romance.

El Park Hyatt es un lujoso hotel de 178 habitaciones (23 de ellas son suites), enclavado en el corazón comercial de Tokio. Es una pequeña joya de la arquitectura moderna, que devela el esplendor y el misticismo de la energía asiática.

Habitación 1408 del Hotel Dolphin

Basado en el relato corto homónimo de Stephen King, la película "1408", estrenada en el 2007, fue dirigida por el cineasta sueco Mikael Hafström (Ondskan, Derailed). En dicha película, Mike Enslin, un escéptico escritor de novelas de terror, se ha dedicado gran parte de su carrera a desacreditar los fenómenos sobrenaturales. Pero todo cambia en su vida cuando se plantee un nuevo proyecto, pasar una noche en el famoso hotel Dolphin de Nueva York. Mike sigue sin creer en nada, pero la noche recién comienza y las paredes de aquel hotel esconden muchos secretos.

La lista resultaría interminable ya que son muchos los hoteles emblemáticos alrededor del mundo que han sido bellísimos e inquietantes escenarios para películas que aún hoy, seguimos recordando. Alojarse en ellos sigue siendo para muchos amantes del cine y del turismo, una cuenta pendiente.