La melatonina es una hormona que produce la glándula pineal, situada en el cerebro, y cuya principal función consiste en regular los ciclos del sueño. La oscuridad hace que el organismo genere más melatonina, lo que sirve de señal para que el cuerpo se predisponga para el sueño. La luz, al contrario, disminuye la producción de melatonina y, por consiguiente, te mantiene despierto.

Efectos de la melatonina

Los problemas que tienen algunas personas para conciliar el sueño están relacionados, en algunos casos, con los bajos niveles de melatonina. Por tal motivo se considera que los suplementos de melatonina pueden ayudar a dormir.

Los ultimos estudios vienen a demostrar que la melatonina ayuda a reducir las cifras de la hipertensión. También en el caso de la diabetes la melatonina está demostrando su eficacia al incrementar la secreción de insulina. Con respecto a la depresión, a pesar de que la melatonina parece estar implicada de algún modo, no existen resultados concluyentes que permitan afirmar los efectos de la melatonina en uno u otro sentido.

Melatonina y los alimentos

Para cualquier circunstancia relacionada con la salud, una dieta equilibrada resulta fundamental. Y por lo que respecta a la melatonina sucede otro tanto. Aunque hay alimentos que contribuyen en mayor medida que otros a la producción de melatonina, hay que tener claro que una dieta debe ser siempre equilibrada para cubrir todas las necesidades. Dicho esto, entre los alimentos que poseen precursores de la melatonina se pueden destacar las patatas, la avena, el maíz, el arroz, las nueces, el vino tinto, las cerezas o los tomates, entre otros.

Dosis de melatonina

La dosis recomendada es, en general, de 3 mg. en forma de comprimido. Debe administrarse entre 30 minutos y una hora antes de irse a dormir. Esta dosis puede sufrir variaciones en función de cuál sea el cuadro clínico y la respuesta del paciente:

  • Insomnio: de 0.3 mg. a 5 mg. poco antes de acostarse. En niños se administrarán 5 mg. a las 18:00 h. y en niños con trastornos del desarrollo, incluido el autismo, la parálisis cerebral o el retraso mental, la dosis será de 5 mg. al día a las 20:00 h.
  • Jet lag: lo habitual es tomar de 0.5 mg. a 5 mg. al acostarse el día de llegada al destino. Se deberá seguir tomando por espacio de 2 a 5 días.
  • Diskinesia: la dosis será de 10 mg. durante 6 semanas.
  • Tumores sólidos: en combinación con otros tratamientos como radioterapia o quimioterapia. La melatonina se administra 7 días antes de la quimioterapia, entre 10 mg. y 50 mg. para seguir hasta que finalice el tratamiento.
  • Cáncer de próstata: se administra 20 mg. de melatonina combinados con 3.75 mg. de triptorelina inyectada en los músculos cada 28 días. Este tratamiento se emplea cuando hay metástasis y hay resistencia al uso de triptorelina sola.
  • Trombocitopenia: para la prevención (formación de coágulos) en los casos de cáncer se administrarán por la noche dosis de 20 mg.
  • Cefaleas: en el caso de cefaleas en racimos se emplean dosis de 10 mg. que se tomarán por la noche.
La melatonina también se emplea en otras circunstancias, como por ejemplo para reducir la ansiedad y los síntomas de abstinencia en el caso de los fumadores o también para tranquilizar a los pacientes que van a someterse a una cirugía. La melatonina también se emplea en la discontinuación del uso de las benzodiacepinas.

La melatonina y el envejecimiento

Hasta no hace mucho la melatonina era una gran desconocida, sin embargo esta situación se ha revertido, en gran medida, tras descubrir sus notables propiedades antioxidantes. Este hecho la convierte en una de las sustancias antienvejecimiento más interesantes en la investigación reciente. Sus efectos a la hora de prevenir el daño y la muerte celular, así como sus efectos antioxidantes y la efectividad en la eliminación de los radicales libres, han hecho de la melatonina una de las sustancias más relevantes dentro de la investigación farmacológica. Es esta capacidad para neutralizar los radicales libres lo que han constatado muchos estudios de laboratorio, con las consiguientes propiedades que le confieren a esta hormona para preservar el ADN, las proteínas y los lípidos del daño por oxidación.

La melatonina y el embarazo y la lactancia

No existen suficientes estudios al respecto de la administración de melatonina durante los periodos de embarazo y lactancia. Sin embargo se considera que la melatonina posiblemente no sea segura. También se cree que la melatonina interfiere en la ovulación, por lo que tendría el efecto de dificultar el embarazo. Tampoco se posee suficiente información en cuanto a seguridad durante la lactancia, por lo que se aconseja no usarla.

Efectos secundarios adversos de la melatonina

Todavía no hay la suficiente información científica para hablar con propiedad de los efectos secundarios que puede provocar la melatonina, fundamentalmente en lo que se refiere a los efectos a largo plazo. Sí es cierto que algunos pacientes tratados con melatonina han referido reacciones adversas como somnolencia, dolor de cabeza, molestias estomacales, sensación de pesadez o de resaca o bien depresión. Por otra parte tampoco se sabe con certeza las posibles interacciones que pueden producirse al combinarlo con otros medicamentos.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.