Internet ha resultado ser muy útil para diferentes actividades como realizar compras, pedir préstamos, etc., pero ha revolucionado, especialmente, el sector de las apuestas. Resulta cómodo jugar desde casa, no hace falta desplazarse y la oferta de webs es muy amplia. En teoría se puede ganar mucho dinero con rapidez, pero cuidado: tampoco se requieren demasiados minutos para perderlo todo...

¿Se puede ganar dinero apostando? Existen incluso profesionales que viven de eso, por lo que sí que se puede. Pero no es una tarea sencilla, pues requiere mucho conocimiento, dedicación y, sobre todo, grandes dosis de disciplina y autocontrol. Además, conviene tener toda la información posible sobre el evento deportivo o acontecimiento por el que vamos a apostar o sobre el juego que sea.

Principales webs de apuestas por Internet

Bwin es una de las más conocidas, sobre todo en el ámbito futbolero. Pero sus cuotas no son siempre demasiado atractivas. A cambio, permite apostar en ligas de fútbol exóticas y muy desconocidas. Betfair destaca por sus numerosas opciones de apuestas. Bet365 es un sitio de referencia a la hora de realizar apuestas de fútbol, aunque también es posible decantarse por Pinnacle, conocida por sus altas cuotas en los partidos de la NBA.

Betfair y Williamhill destacan, sobre todo, por la posibilidad de apostar a las carreras británicas y americanas. Ofrecen promociones de bienvenida, de entre 50 y 100 euros. En España se ha hecho popular entre los apostantes deportivos Miapuesta.

Existen también numerosos casinos, donde el juego va más rápido, como Europacasino, Casinosplendido o Eucasino. Y cada vez tienen más presencia las webs para jugar al poker, como PokerStars.

Consejos prácticos a la hora de apostar dinero

Internet permite comparar cuotas en diversos sitios muy rápidamente. Es mejor apostar por el Betis en el sitio donde la cuota sea más favorable, es decir, donde nos den un beneficio mayor en caso de ganar. Conviene buscar cuotas alocadas, en las que la casa ha podido cometer un error al evaluarla. Sobre todo, es importante encontrar situaciones en las que los apostantes se hayan dejado llevar especialmente por sus sentimientos.

Por ejemplo, si juega la selección nacional de cualquier deporte, es posible que las apuestas estén a favor de ese equipo pero que tenga más posibilidades de ganar su rival. Ese tipo de cuotas son las que se deben encontrar, porque ahí está la clave del éxito.

Todas las precauciones son pocas

Lo más importante es fijarse un límite razonable de lo que podemos perder ese mes, sin arriesgarnos a dejar impagada la hipoteca. Es obligatorio, antes de apostar, delimitar de cuánto dinero nos podemos desprender sin que eso nos ocasione ningún problema y no pasar de ahí.

Se debe ser cauto a la hora de administrar las apuestas. Por regla general, conviene decantarse por las menos arriesgadas, elegir entre par o impar o entre dos equipos a ver cuál gana el partido. Esas opciones son mejores que tratar de predecir en qué minuto se va a meter el primer tanto del partido, una misión imposible por mucho que, si ganamos los beneficios sean astronómicos. No se debe realizar una apuesta dificilísima, pensando solo en el posible beneficio, a no ser que la hagamos a fondo perdido, asumiendo que lo más fácil es que perdamos.

Casi todas las casas de apuestas por Internet proponen combinaciones supuestamente millonarias. Por ejemplo, si acertamos los resultados de los cuatro partidos de la jornada, es posible ganar un suculento premio. Pero esto restringe muchísimo, a nivel estadístico, las posibilidades de triunfo, por lo que es más recomendable ir a por el resultado de un solo encuentro. Mejor ganar poco que perderlo todo.

Muchas personas argumentan que se sienten a gusto tomando una copa mientras dan rienda suelta a su pasión favorita: el juego. Pero es mejor dejar el alcohol para la celebración posterior, ya que puede acentuar nuestra euforia o entorpecernos a la hora de pensar con claridad.

Las supersticiones en el mundo de las apuestas

Conviene dejar de lado las pasiones deportivas. Es bonito ser un forofo incondicional del Alcoyano o la agrupación que sea, y animar al equipo en todo momento. Pero si nuestro equipo ha tenido una temporada nefasta y se enfrenta al Barcelona en el período en que está considerado el mejor club del mundo, no debe uno dejarse llevar por la pasión y apostar un montón de dinero.

Si no es posible pensar con racionalidad, conviene no apostar en los encuentros de nuestro equipo y decantarse por invertir en otros partidos en los que podemos opinar con objetividad.

A la hora de hacer apuestas, muchos jugadores se dejan llevar por supersticiones. Si creemos que frotarnos la pata de pollo antes de la apuesta puede ayudar, podemos continuar con la costumbre 'por si acaso'. Pero arriesgar todo nuestro dinero a favor del Alcoyano contra el Barça, por ejemplo porque juegan el día 7, que es nuestro número de la suerte, es una jugada poco lógica que posiblemente acabe con lágrimas.