Cerca de quinientas mil personas concurrieron al Parque O'Higgins de Santiago durante la tarde de este domingo 21 de agosto, en una jornada familiar de apoyo a la movilización de los estudiantes chilenos, que llevan cerca de tres meses paralizados pidiendo una mejor educación pública.

El evento se inició con dos coloridas y pacíficas marchas que llegaron hasta el Parque O'Higgins. Ambas partieron a las 10 de la mañana, la primera desde Avenida Matta con Vicuña Mackenna y la segunda desde la Alameda con Avenida España.

La jornada cultural comenzó después del mediodía, con la presentación de destacados grupos musicales, como Inti Illimani, Juana Fe, Villa Cariño, Legua York, Chico Trujillo y Los Tres, entre otros. También tuvieron su espacio los organizadores de la manifestación, dirigentes estudiantiles secundarios y universitarios, además del gremio de los profesores, que mediante discursos explicaron sus argumentos a los asistentes.

Demandas estudiantiles

Cerca de mil escuelas públicas primarias y secundarias de todo el país se encuentran tomadas desde el mes de mayo por sus estudiantes, quienes exigen más recursos para el sistema público de educación y el traspaso de las escuelas municipales a niveles más centrales del Estado chileno.

Los jóvenes de las universidades públicas se han unido a los estudiantes secundarios, paralizando sus clases y exigiendo su propio petitorio ante las autoridades: aumentar significativamente el aporte basal del Estado a sus instituciones y acabar con el lucro en las universidades privadas, son sólo algunas de sus demandas.

Una de las formas más radicales de la protesta de los estudiantes chilenos ha sido una huelga de hambre que mantienen cinco jóvenes de la localidad de Buin, distante a pocos kilómetros de la capital. Los jóvenes completan 34 días de ayuno y ya empieza a notarse el deterioro en su salud.

Respuesta del gobierno

Reaccionando a la movilización estudiantil, el presidente Sebastián Piñera ha ofrecido una serie de propuestas para reformar la educación chilena, las que han sido rechazadas por los estudiantes. Primero anunció el plan Gane (Gran Acuerdo Nacional por la Educación), luego fueron 21 propuestas y finalmente un plan de cuatro ejes.

Entre las medidas indicadas por el gobierno de Piñera destacan la entrega de 4 mil millones de dólares extras para la educación pública; la rebaja en las tasas de interés de los créditos para financiar los estudios en la educación superior; y el cumplimiento de la prohibición del lucro en las universidades privadas.

La mayoría de las propuestas requieren de modificaciones legales, por lo que el presidente ha pedido al congreso chileno, donde los partidos de la coalición gobernante son minoría, una aprobación rápida de cada uno de los proyectos.