La atmósfera recibe diariamente gases tales como dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre y metano, así como partículas sólidas, contenidas en polvos y cenizas, que sobrepasan su capacidad de regeneración y dispersión. Esto produce efectos muy importantes y devastadores sobre la salud humana (bronquitis, asma, reacciones alérgicas), sobre las plantas (necrosis, clorosis) y sobre los materiales (sedimentación de partículas, degradación de estructuras y corrosión de los metales).

Principales fuentes de vertidos a la atmósfera

  1. Transportes a motor de combustión.
  2. Centrales térmicas de carbón y petróleo.
  3. Industrias químicas.
  4. Incineradoras.
  5. Incendios.
  6. Causas naturales, principalmente erupciones volcánicas.
En la atmósfera se concentra gran cantidad de ozono que actúa como filtro, disminuyendo la llegada de rayos ultravioletas a la superficie. Así, el nivel de radiación al que estamos expuestos es limitado. Cuando este nivel aumenta se incrementa proporcionalmente el número de enfermedades como el cáncer de piel.

Otro efecto de alteración atmosférica es el que se produce por el lanzamiento de cenizas en las erupciones volcánicas. La acumulación de cenizas impide la llegada de la luz solar hasta las plantas, la fotosíntesis disminuye y los vegetales dejan de crecer o mueren.

Medidas para prevenir la contaminación atmosférica

  • Revisar los circuitos de refrigeración, de forma que se eviten las fugas de gases contaminantes.
  • No utilizar aerosoles que deterioren la capa de ozono.
  • Utilizar el transporte público.
  • Regular el uso de la calefacción.
Contaminación del suelo

Cuando el terreno se degrada o altera, las plantas se ven afectadas, lo que lleva a su vez a un deterioro en la alimentación de los animales.

La contaminación del suelo está producida principalmente por:

  1. La industria agrícola: salinización de los suelos, utilización de fertilizantes agresivos que rompen el equilibrio entre las sustancias que componen el terreno, abuso de insecticidas que afectan a la fauna del entorno.
  2. La industria minera: productos utilizados para la limpieza de los materiales extraídos y mezcla de diferentes estratos.
  3. Los residuos: por no realizar la separación y clasificación de las basuras urbanas, llegan a los vertederos sustancias peligrosas como pilas y fármacos, además los residuos industriales tratados de forma inadecuada contienen gran cantidad de productos tóxicos.

Contaminación del agua

El agua es un recurso natural esencial y del que dependen numerosos ecosistemas, así como las posibilidades de desarrollo de un buen número de sectores productivos.

Poco a poco, los ríos y mares se están convirtiendo en una especie de vertedero infinito en el que se depositan productos tóxicos.

Las principales fuentes de contaminación del agua son:

  1. Doméstica, producida por el agua de abastecimiento urbano tras su uso y recogida en la red de alcantarillado.
  2. Agrícola y ganadera, ligada al creciente uso de fertilizantes, pesticidas, plaguicidas y a la presencia de excrementos animales.
  3. Industrial, por el vertido de productos tóxicos en estado sólido, líquido o gaseoso.
La contaminación del agua se puede reducir individualmente adoptando las siguientes medidas:

  • Reduciendo la dosis de detergentes que utilizamos.
  • Evitando arrojar aceite de cocina por el sumidero.
  • Disminuyendo el gasto de agua en nuestros domicilios con medidas como el llenado del lavavajillas o de la lavadora previos a su uso, disminuir el caudal de las cisternas y los depósitos o regar con moderación.
Cuando el agua está contaminada resulta más difícil volver a potabilizarla para el consumo humano y esto conlleva un aumento del coste de la depuración y de los tratamientos necesarios.

Contaminar no es más que introducir elementos extraños en un determinado medio. La contaminación está presente en la atmósfera, el suelo y el agua.

Todos los tipos de contaminación son importantes, aunque algunos casos se manifiestan de forma más evidente o tienen mayor repercusión social.

Son imprescindibles la colaboración individual y la implicación colectiva para disminuir la contaminación ambiental y ayudar entre todos a la conservación de nuestro planeta, al bienestar de nuestros ecosistemas y al mejoramiento continuo de nuestra calidad de vida.