El medicamento es el amlexanox, que se receta desde hace muchos años para tratamientos de asma y aftas bucales, ha surgido como otra alternativa en las terapias contra el sobrepeso, ya que en este caso se ha descubierto su función como inhibidor de las cinasas o quinasas, enzimas que se activan con una dieta alta en grasas y que están relacionadas con el almacenamiento de energía y la obesidad.

Las nuevas pruebas de laboratorio en ratones han demostrado su eficacia, además de esta aplicación contra el sobrepeso, en la diabetes y en el hígado graso.

Efectos sobre el almacenamiento excesivo de calorías

El estudio sobre los efectos descubiertos del amlexanox, difundido por la revista Nature Medicine, y llevado a cabo por investigadores del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad de Michigan, proclama que el medicamento cambia la respuesta metabólica al almacenamiento excesivo de calorías en ratones, según lo explicó Alan Saltiel, director de esa institución.

El efecto se produce por la inhibición de las quinasas IKKE y TBK1, las que tal como se había anunciado en 2009, tienen una función esencial a la hora de conservar el equilibrio del metabolismo. Estas quinasas son inducidas en el hígado cuando por ejemplo, se consume una dieta altamente calórica en grasas, lo que puede generar almacenamiento excesivo de energía y obesidad.

Lo que demuestra el estudio es que el amlexanox actúa como un inhibidor de estas quinasas. La prueba se hizo en ratones obesos, lo que hizo aumentar el gasto de energía, se observó una notable pérdida de peso y se revirtieron inconvenientes del metabolismo relacionados con el sobrepeso, como la diabetes y el hígado graso. En este sentido declaró Saltiel: "Estos estudios nos dicen que, al menos en ratones, la vía IKKE/TBK1 juega un papel importante en la defensa de peso corporal".

Aplicación del amlexanox en pacientes con obesidad

El amlexanox, un medicamento sin patente, se prescribe mediante diferentes compuestos, en EE.UU. y Japón desde hace ya unos 25 años.

Su aplicación no genera mayores efectos secundarios que los normales o los generados por un mal uso, por lo que se cree que este fármaco puede ser una alternativa importante para que en el futuro se lo evalúe para aplicar al tratamiento de la obesidad y las patologías y trastornos derivados.

Aplicación inmediata del amlexanox en obesos

Pese al anuncio, los investigadores son cautos a la hora de su aplicación en personas con sobrepeso. En este sentido afirmaron que no se sabe todavía si el descubrimiento de la eficacia del medicamento en ratones de laboratorio, pueda confirmar su aplicación como un tratamiento seguro y eficaz para la obesidad y la diabetes en pacientes humanos. El desafío de este objetivo quedó planteado y el propio Alan Saltiel afirmó: "Vamos a trabajar duro en esto".

Fuente: Nature Medicine y Prensa Latina.