Uno de los estrenos de este fin de semana, El inocente (The Lincoln lawyer), no presenta una historia muy diferente a la de otras películas sobre abogados en juicios en los que la verdad tiene varias capas de profundidad, pero un reparto de buenos actores curtidos en la interpretación ayudan a que la historia se desarrolle sin que el espectador sienta esa desagradable sensación de déjà vu fílmico.

Matthew McConaughey lleva todo el peso del filme (ver tráiler) ya que es el abogado cuyos ilimitados recursos, más o menos éticos, le llevan a ser un tiburón de los juzgados de Los Ángeles. Contratado como defensor en un caso de agresión sexual e intento de asesinato pronto descubrirá que su cliente, un joven de una acaudalada familia, es culpable y curiosamente un ex cliente suyo que cumple 15 años de condena es inocente, ya que se declaró culpable por consejo de su abogado por un delito que, casualidades de la vida, cometió el joven.

El abogado se da cuenta de la trampa en la que ha caído y entra en un estado de shock por haber contribuido a mandar a la cárcel a un inocente. El duro e impasible letrado se revela como un héroe que hará todo lo posible para demostrar la inocencia de su ex cliente mientras la personalidad psicópata de su actual defendido aflora para amenazarle (a él, a su investigador, su ex mujer interpretada por Marisa Tomei y su hija) y obligarle así a que haga la mejor defensa posible y le libre de ir a la cárcel.

Del drama a la acción

El recurso, cada vez más habitual, de los planos con cámara al hombro que siguen de cerca a los personajes o giran 360 grados en torno al protagonista, tratan de dinamizar una película en la que la mayor parte del tiempo los actores están sentados. El efecto llega a ser mareante en la gran pantalla y para atar todos los lazos de la historia en el tramo final incluye un par de escenas con golpes y disparos que parecen metidos con calzador para convertir una historia sobre la separación entre la justicia y la legalidad en un filme de intriga y acción.

El resultado final es una película cuya mayor virtud es que se deja ver sin dificultad pero en la que la originalidad brilla por su ausencia. Los giros insospechados acaban por ser tremendamente previsibles y solo el buen hacer del elenco de actores que se alejan, en la mayoría de casos, de la sobreinterpretación hacen que el producto final sea más fácilmente digerible.

Ficha técnica

El inocente (2011). EE.UU. 118 minutos. Liongates films. Brad Furman (director), John Romano (guión basado en una novela homónima de Michael Connelly). Intérpretes: Matthew McConaughey (Mike Haller), Marisa Tomei (Maggie McPherson), Ryan Phillippe (Louis Roulet), William H. Macy (Frank Levin), Josh Lucas (Ted Minton), John Leguizamo (Val Valenzuela), Michael Peña (Jesús Martínez), Bob Gunton (Cecil Dobbs), Frances Fisher (Mary Windsor) y Bryan Cranston (Detective Lankford).