Como es bien sabido, las frutas y los vegetales en general, son un elemento indispensable para una dieta saludable y para el buen funcionamiento del organismo. Sin embargo, no solo al ingerirlas nos beneficiamos de sus cualidades, sino que se pueden usar como productos cosméticos naturales para aportar vitaminas, jovialidad y tersura a la piel, así como para combatir problemas cutáneos.

La fruta, tanto ingerida como aplicada, tiene un efecto directo en el aspecto y estado de nuestra piel, que absorbe sus nutrientes, vitaminas y minerales.

¿Por qué es la fruta tan beneficiosa para el organismo y la piel?

Los elementos de la fruta responsables de afectar positivamente nuestra salud y nuestro aspecto físico son:

  1. Agua: el alto porcentaje de agua en la composición de la fruta ayuda al cuerpo a eliminar toxinas del organismo, y es una fuente esencial de hidratación.

  2. Vitaminas: todas las frutas contienen una alta cantidad de distintas vitaminas, necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo, que refuerzan nuestro sistema inmunológico.
  3. Fibra: la gran mayoría de las frutas son ricas en fibra, lo que proporciona una buena digestión, regulando las funciones intestinales y evitando problemas de flacidez, estreñimiento o exceso de peso.
  4. Antioxidantes: la fruta contiene una gran concentración de agentes antioxidantes, que ayudan a la regeneración de las células, evitando la vejez prematura y previniendo enfermedades.
Mascarillas faciales a base de frutas

Estas mascarillas pueden hacerse en casa fácilmente y su eficacia es sorprendente. Deben aplicarse al momento de ser hechas y no es recomendable conservarlas para posteriores aplicaciones.

Mascarilla tonificante de aguacate

El aguacate contiene una alta concentración de vitaminas A, B1, B2,B3 D y E, que ayudan a combatir el envejecimiento prematuro. Además es rico en minerales como el hierro, el fósforo y el magnesio, y tiene ácido fólico, niacina y biotina, por lo que ayuda a combatir problemas cutáneos como la dermatitis, el eccema o la aparición de granos.

Es altamente hidratante, de hecho las propiedades suavizantes que se encuentran en la semilla del aguacate son habitualmente utilizadas en la fabricación de productos cosméticos para el cuidado de la piel y el cabello.

La mascarilla tonificante de aguacate está indicada para todo tipo de pieles, aportando mayor elasticidad, hidratación y luminosidad al rostro.

Preparación:

  • Se pela medio aguacate bastante maduro, se añade una cucharada de zumo de tomate y una de zumo de limón y se machaca todo junto hasta obtener una pasta homogénea.
  • Se aplica sobre el rostro limpio, evitando la zona de los ojos, y se deja actuar durante unos 15 minutos. Luego se retira, enjuagando la cara con agua tibia y secándola con suaves golpecitos de toalla.

Mascarilla de pera para cutis graso

La pera contiene una gran variedad de minerales (potasio, fósforo, magnesio, calcio y cobre), ácidos (oléicos, linoleico, glutamínico y fólico, entre otros) y aminoácidos, además de vitaminas, incluyendo betacaroteno, una vitamina indispensable para la formación de tejidos, las mucosas y las células de la piel, por lo que disminuye el envejecimiento cutáneo.

Su composición la convierte en un perfecto astringente para la piel, ideal para evitar problemas de acné, eccema o psoriasis.

La mascarilla a base de pera es recomendable para las pieles grasas, ayudando a que recuperen un aspecto saludable y equilibrado.

Preparación:

  • Se pela una pera y se bate junto con unas gotas de zumo de limón exprimido, hasta tener una pasta cremosa homogénea.
  • Se aplica sobre el rostro limpio, especialmente en las zonas más brillantes, que es donde se suele acumular más la grasa. Se deja actuar durante unos 15 minutos aproximadamente y se retira lavando la cara con agua fría.

Mascarilla antienvejecimiento de naranja

La naranja, como todos los cítricos, contiene una alta concentración de vitamina C, que actúa reforzando el sistema inmunológico y aportando vitalidad y resistencia a las células del organismo. Además aporta una buena dosis de antioxidantes, que combaten el envejecimiento otorgando tersura, elasticidad y luminosidad a la piel, retrasando la aparición de arrugas y el deterioro del cutis.

Preparación:

  • Sólo hay que que aplicar la pulpa de la naranja directamente sobre la cara y dejar actuar durante unos 20 minutos.
  • Luego, lavarse la cara. Para un buen resultado, esta mascarilla debería aplicarse diariamente.
Existen cientos de mascarillas de fácil preparación y aplicación, recomendables por sus efectos rejuvenecedores, hidratantes o curativos sobre la piel. Hoy en día hay también muchos productos cosméticos que incorporan los principios activos de las frutas y hay muchos tratamientos de belleza basados en ellos.