Fue el sur de California, Estados Unidos, el que presenciara el arranque de una gira que por su sola idea ya deja huella en la música latina, uniendo a dos de las voces más privilegiadas que el suelo mexicano ha visto crecer y consolidarse durante las últimas 4 décadas, en un ambicioso proyecto denominado tour Haciendo historia 2011.

La explosiva mancuerna entre el michoacano Marco Antonio Solís y la sinaloense Ana Gabriel rindió sus primeros frutos el pasado viernes 10 de junio en Sacramento, California, para continuar con su caravana de emociones hasta el escenario de San Diego dentro del mismo estado, siendo el Cricket Wireless Ampitheatre el recinto elegido para revivir las pasiones musicales por espacio de dos horas y media.

El reloj detuvo su curso a las 20:15 horas del sábado 11 de junio, iluminando la fría noche sudcaliforniana con el resonar de 24 músicos, la alegría de una colorida pantalla y la presencia de los dos latinos que con su figura han logrado conquistar al público de distintos países, lenguas y razas, convirtiéndose en dignos representantes del folclor mexicano.

Ana Gabriel, enfundada sensualmente con unos jeans color azul que dejaban ver algunas partes de su piel, tacones altos y un abrigo con brillantes piedras, hizo gala de su peculiar color de voz en el tema Juan Coronado, mismo que se complementó con los alegres pasos de Marco Antonio Solís, quien impecablemente vestido de negro, coqueteaba peligrosamente con su compañera de escena.

Ella, la mujer sinaloense de voz aguerrida y mirada transparente, cantó con el corazón o como bien explicó, con ganas de cuidar el alma de aquellos que durante los últimos 37 años han dado empuje a su trayectoria musical, engalanada con temas como Simplemente amigos, Luna o A pesar de todos.

“Venimos el señor Marco Antonio Solís y yo a entregarles el corazón. Queremos hacer historia pero en el corazón de todos ustedes, compartir nuestra música y sobre todo cuidarles el alma”, confesó la cantautora minutos después de iniciado el recorrido musical, siendo esta la promesa que mantendría al público cautivo a través de 40 temas.

Por su parte, el michoacano de larga melena y devoto confeso, demostró que su cuerpo aún tiene muchas batallas por vencer al dejarse llevar por el ritmo y la pasión en éxitos que subieron la temperatura al compás de las caderas de sus bailarinas, quienes pusieron candela al recital bajo temas como Morenita o Más que tu amigo.

"Esta es una hermosa noche para saludar y enviar un abrazo a mis hermanitos de Michoacán, Sinaloa, Durango, Jalisco, Nuevo León o aquí más cerquita a los de Tijuana", saludó la ex pareja de Beatriz Adriana a los más de 9 mil asistentes, que en su mayoría levantaban banderas mexicanas, aunque la sangre del país azteca no corriera por sus venas, pero sí dejara huella a través de sus exponentes musicales.

Tras electrizar el sur de California con 4 decenas de éxitos, interpretando a dúo Juan Colorado, A pesar de todos y La Pareja ideal, los astros de la música se despidieron en punto de las 22:50 horas, entre una lluvia de confeti multicolor, la ovación del público y tras haber hecho historia en el corazón de su gente.

Ana Gabriel: fresca, joven y renovada

Más de un lustro había pasado desde que la imagen de Ana Gabriel se alejara de la escena farandulera, mas esto no significa que la leyenda de la intérprete originaria de Guamúchil, Sinaloa, hubiese apagado su luz; así quedó demostrado ante los gritos de miles de fanáticos que coreaban sus canciones y agradecían el derroche de pasión que en San Diego tenía lugar.

Contenta de vivir al lado de Marco Antonio Solís esta gira, misma que se vislumbra llegue hasta varias ciudades de América Latina al concluir su paso por la Unión Americana, Ana Gabriel bromeó en más de una ocasión con aquel público que la aclamaba, bailó, se divirtió y como la tradición dicta terminó por robarse alguna lágrima o suspiro por parte de los asistentes con sus melodías.

"Después de los 37 años a una se le acaba la vista... a veces la gente me pregunta que por qué me ponen aquí (en los monitores frente al escenario) las letras de mis canciones y yo les digo: oiga, pues es que a mí también se me olvida... ya paso de los 37 (risas del público), sí, sí, sí de los 37 años de cantarles a todos ustedes", bromeó la intérprete a mitad del escenario.

Fueron 19 las canciones que interpretaría durante la primera parte del recital, siendo la de arranque y cierre de su actuación en las que se dejaría acompañar por la presencia del autor de Si no te hubieras ido.

La unión con Solís no es la única de las novedades que presentó Ana Gabriel, pues además de la posibilidad de extender esta mancuerna a una proyecto discográfico, la cantante se dejó la piel en escena para despedirse tras 70 minutos de placer musical con la melodía original de El Divo de Juárez, Juan Gabriel, Hasta que te conocí.

Eres todo en mí, Mar y arena, Ay amor, Soledad, Ni un roce, Y aquí estoy, Mi talismán, Vengo a pedir perdón, Luna, No entiendo, Sin problemas, Cigarrillo, Tú quisiste estar allá, Paz en este amor, Quién como tú, Simplemente amigos, además de Hasta que te conocí integraron el repertorio de Ana Gabriel.

Marco Antonio Solís: una fiesta sobre escena

Conocida es la camaleónica apuesta del cantante, productor, compositor y músico originario de Ario de Rosales, Michoacán, Marco Antonio Solís Sosa, quien éxito a éxito no sólo se dejó guiar por el paso de un cuarteto de bailarinas, sino que dio cátedra de su interpretación al mando de la guitarra y las percusiones.

La segunda parte del espectáculo, correspondiente el michoacano, contó con 14 temas, donde Solís Sosa aprovechó la oportunidad para hablar de la vida, del amor, desamor, sus sueños y asegurar al público que Dios está presente en cada paso que él da, agradeciendo la buena ventura recibida.

Con su crucifijo firme sobre el pedestal de su micrófono, El Buki logró seducir al público en una fiesta musical, que a pesar de ya haberse presentado en otras ocasiones bajo un mismo formato, no dejó de apropiarse del aplauso de los asistentes que en aquel anfiteatro aclamaban la presencia de la estrella,

A diferencia de Ana Gabriel, el cantautor había visitado la región hace un año, exactamente en el mismo recinto, pero acompañado de Alejandro Fernández y Joan Sebastian, en una gira denominada Los Tres, donde Solís fue el artista más sobresaliente de la noche por la propuesta que presentaba, misma que no varió en gran medida a la suscitada en el proyecto titulado Haciendo historia.

Éste no fue impedimento alguno para que el hombre con más de 3 décadas de trayectoria musical, renovara su vestuario en tres ocasiones a lo largo del concierto y mucho menos para que su sonrisa o energía se viera mermada durante la última hora del recital.

El peor de mis fracasos, Morenita, Mi eterno amor secreto, O me voy o te vas, Cómo fui a enamorarme de ti, Nada que me recuerde a ti, ¿A dónde vamos a parar?, El milagrito, Cuando te acuerdes de mí, Tu cárcel, Tú me vuelves loco, La venia bendita, Si no te hubieras ido y Más que tu amigo, nacieron de la voz del multifacético Marco Antonio Solís.

En resumen

La gira Haciendo Historia 2011 inició su recorrido en Sacramento, California el viernes 10 de junio. Su segunda cita se cumplió en San Diego 24 horas más tarde a su fecha de arranque, eligiendo al Cricket Wireless Ampitheatre como su escenario, incluyendo a más de 9 mil personas.

Hasta el momento California, Colorado, Nevada y Texas son los estados que recibirán la explosión musical durante los meses de junio y julio, a pesar de esto ya se desarrollan trabajos para acercar el espectáculo a diversas ciudades de América Latina, además de la creación de un disco.

Cada presentación se integra de la actuación en solitario de cada una de las estrellas, así como su unión durante la bienvenida, intermedio y cierre del concierto integrado por 40 canciones.

La existencia de dos docenas de músicos sobre el escenario propiedad de Marco Antonio Solís, justifica el extenso playlist presentado durante cerca de 180 minutos.

El escenario, que es transportado de ciudad en ciudad, incluye una pantalla gigante, 4 columnas digitales de luz blanca, una doble altura para la distribución de las 12 cuerdas, percusiones, dos pianos, 3 coristas, instrumentos de viento y más, así como 15 escalones.

Marco Antonio Solís renueva su vestuario en tres ocasiones: la primera en pantalón obscuro y camisa azul; la segunda completamente de negro y finalmente, a la hora de su actuación en solitario se le puede ver vestido de pies a cabeza en traje blanco.

Por su parte la ganadora de la OTI en 1987 luce dos vestuarios: el primero, consistente en jeans, tacones y abrigo durante la actuación en solitario; sin embargo al cierre del espectáculo luce un conjunto en pantalón de tela ligera color negro, haciendo contraste con su compañero de escena quien viste totalmente claro.