La sátira y la ironía son difíciles de manejar en la literatura pues su finalidad hacía que sus formas chocaran con la sociedad de su época. La mayor parte de las veces los autores que emplean estos recursos son más valorados por la posteridad que ve desde la lejanía del tiempo el análisis sociocultural de quienes las utilizaron.

Marco Valerio Marcial

Bilbilitano, impertinente, ingenioso, cosmopolita, cortesano. Esta breve descripción resume lo que fue Marcial y homenaje a su concisión. Nacido entre el 38 y 40 d.C. en Bílbilis Augusta (Cerro de Bámbola), cerca de Calatayud provincia de Zaragoza, fue hijo de Frontón y Flacila. Situada en la ribera del río Jalón tenía unos 5.000 habitantes y era un enclave estratégico en la ruta del hierro que terminaba en Sagunto. Su vida fue en cierto modo intensa y azarosa pues vivió una etapa de convulsión con varios emperadores y con acontecimientos importantes que marcaron su vida. A través de sus epigramas describió y ridiculizó la sociedad de su tiempo de forma breve y concisa. Influenciado por su paisano, Baltasar Gracián (nacido en Belmonte de Calatayud cerca de la Bílbilis natal de Marcial) dejó para la posteridad su famosa cita Lo bueno si breve, dos veces bueno. Otro icono literario como Quevedo recibió la influencia de Marcial plasmada en las famosas quintillas atacando a su enemigo literario Góngora.

Historia de una vida

El 64 d.C deja Bílbilis y viaja a la Roma de Nerón. Allí entra a formar parte de la clientela de los Anneos y Pisones. Los primeros, a los que pertenecen Séneca y su sobrino el poeta Lucano, eran originarios de Hispania (Córdoba) y muy cercanos al emperador. El clientelismo era una figura importante en el Imperio y favorecía el mecenazgo. La conjura de Pisón y sus posteriores repercusiones terminaron con la vida de Séneca y Lucano por suicidio o ajusticiamiento y terminaron con su amparo clientelar.

La rebelión anti neroniana empezó en Judea con Vespasiano en el 67 d.C. A esta, se sumaron en el 68 d.C, la de la Galia Céltica con Vindex, el gobernador de la Hispania Tarraconense Servio Sulpicio Galba, y Otón, a la sazón gobernador de la Hispania Lusitana. El suicidio de Nerón ante lo que se le avecinaba dio paso a la lucha por el poder. Asesinados Galba y Pisón por orden de Otón, este duró en el poder 45 días siendo derrotado por Vitelio. El mismo 69 d. C. Vespasiano derrotó a Vitelio y se convirtió en nuevo emperador estableciendo la dinastía de los Flavios.

Vespasiano, Tito, y Domiciano, son los tres emperadores de esta dinastía y es la época donde Marcial adquiere su mayor bienestar al ser favorecido por ellos. Recibió regalos y privilegios imperiales como el ius trius liberorum, un privilegio fiscal que se les daba a los padres de tres hijos. Marcial que fue un soltero empedernido, recibió además el anillo de oro como caballero romano sin tener que acreditar la renta de 400.000 sestercios. Nombrado Tribuno Militar, publicó poemitas sueltos en ediciones de lujo que se vendían a un precio alto. Durante el reinado de Tito vivió hechos claves en Historia como la erupción del Vesubio con la destrucción de Pompeya y Herculano, y la inauguración del Coliseo o anfiteatro Flavio en el 80 d.C. Este mismo año publicó su obra maestra el Libro de los espectáculos.

La muerte el 97 de Domiciano conllevó su declinar. La llegada de los Antoninos con Nerva como primer emperador de esta dinastía, terminó con sus privilegios como allegado a la dinastía flavia y aunque escribió adulaciones a Nerva, vendió sus propiedades en Roma, una casa en la ciudad y otra en el campo, y se volvió a su ciudad natal donde una mujer llamada Marcela le regaló una villae y donde terminó sus días en el 104 d.C. La fecha de su muerte es la única referencia sobre Marcial en autores coetáneos pues está sacada de una carta de Plinio el Joven a un amigo suyo donde cita la muerte del poeta.

Epigramas

El epigrama es de origen griego y comenzó con inscripciones en verso que se colocaban en las tumbas, estatuas, o paredes de los monumentos públicos, y eran breves y normalmente de dos versos. Pasaron de la piedra al pergamino y su máximo desarrollo se produjo en la Alejandría del siglo III a.C. con autores como Calímaco. De Grecia llegó a Roma y adquirió cierta importancia en autores como Cátulo. Aunque Marcial es la expresión máxima del epigrama, el propio autor cita como influencias suyas a Domicio Marso, Pedón, Rufino, y Nicarco. Se utilizaban diferentes formas compositivas como el hexámetro o los dísticos elegíacos. El tono sátiro y los lenguajes obscenos se observan en los grafitis pompeyanos dedicados al dios Príapo con un contenido sexual.

Su obra

De Marcial se conserva más de 1.500 epigramas aunque se han perdido otros muchos. Su obra principal es el Libro de los espectáculos que incluye 34 poesías en doce libros escritas en dísticos elegíacos. Se publicó el 80 d.C justo el año de la inauguración del Coliseo. Los libros XIII y XIV son los llamados Xenia (Regalos) y Apophoreta (Obsequios). El primero trata de los regalos hechos a los amigos y presenta las cosas buenas del comer y del beber donde nos informa sobre los gustos alimenticios de la época flavia. El segundo describe los regalos que se hacían en las Saturnales antecedente de la Navidad y que coincidía con el solsticio de invierno. En ella se vivía el mundo al revés y se invertían los órdenes naturales de las cosas.

Colofón

Salvo la cita de Plinio no hay fuente que hable de Marcial pero lo que ha llegado de su obra influyó a genios como Gracián y Quevedo. Es posible que Marcial sea un desconocido para la mayoría de las personas, pero lo que es cierto es que su sátira mordaz y su ironía pervivirán en la Historia por y para siempre.