Marcelo Luis Ebrard, durante su gestión, se ha destacado por apoyar de manera abierta programas y políticas públicas que muchos critican como populistas. Sin embargo, su trabajo directo con la sociedad civil organizada es innegable, y en los últimos años ha logrado crear redes interinstitucionales de colaboración y trabajo entre las dependencias gubernamentales del Distrito Federal y las organizaciones no lucrativas.

Ha sido gran partidario de luchas por los derechos humanos, entre las que destacan su aguerrido posicionamiento a favor de las controvertidas leyes aprobadas por la legitimación de la interrupción legal del embarazo, la implantación de los seguros de desempleo, los seguros de adultos mayores, el rescate de espacios públicos, la capacitación a funcionarios públicos en el buen trato con la ciudadanía, entre muchas otras cosas.

Sus estrategias

Para esto, ha desarrollado planes con distintas instituciones a su cargo, sobre todo desde la Secretaría de Desarrollo Social, a cargo de Martí Batres Guadarrama, colaborando a su vez, con dependencias como el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal, la Dirección General de Igualdad y Diversidad Social, el Instituto de Atención para el Adulto Mayor, el Instituto de Asistencia e Integración Social, el Instituto de la Juventud, por mencionar algunas instituciones que antes no se conocían y ahora tienen lugar en los encabezados periodísticos con mayor frecuencia día a día.

Dentro de esas dependencias, ha impulsado programas sociales con una agenda política centrada en el ejercicio ciudadano de derechos, hecho que para muchos otros políticos suena sólo a campaña electoral, pero que a pesar de todo, parecen estar funcionando. Entre muchos de ellos, sus políticas de desarrollo urbano y seguridad dan mucha controversia y tema para largo, pues ahora tenemos camiones y vagones en el Sistema de Transporte Público del Metro exclusivos para mujeres, cosa que muchos hombres reclaman y lamentan.

El Metrobús, el famoso Tranvía, los nuevos bici-taxis eléctricos del Centro Histórico, y la continuación de obras viales que empezara AMLO, le han servido para ganarse el apoyo de muchos y el desprecio de otros tantos.

Marcelo te tiende la mano

Además, ha dado becas a jóvenes de bachillerato con el programa Prepa-Sí, sacando a gran parte de la juventud capitalina del ocio. En 2008, entregó 1.700 tarjetas de débito a mujeres usuarias del Seguro contra la Violencia Familiar, además de 50 viviendas a mujeres dentro del mismo programa cuyas vidas peligraban gracias a estar conviviendo con hombres violentos. Sin duda, cosas como ésta hacen que la ciudadanía esté pendiente de él más que nunca.

Sin embargo, no se deja amedrentar, y este año inauguró 300 comedores públicos en distintas zonas marginales de la Ciudad, entregó las dos primeras actas de nacimiento con cambio de identidad sexo-genérica a personas transexuales, presentó puerta por puerta a oficiales de la Policía Bancaria Industrial en las colonias de la delegación Gustavo A. Madero tras los acontecimientos del News Divine, distribuyó millones de pesos a la sociedad civil organizada con el programa de Coinversión para el Desarrollo Social, inauguró la primer Unidad Habitacional Verde de la ciudad, instaló cámaras en el Metro, ha entregado millares de vales de despensa y de leche Liconsa, entre muchas otras cosas que no a todos tienen contentos, como las controvertidas playas y la pista de hielo en invierno.

Con la crisis de la Influenza Porcina, mucha gente miró hacia él buscando guía, gracias a la incapacidad del Gobierno Federal para dar aliento, y otros sólo lo miraron para reclamarle el exagerado cierre de restaurantes, bares y cantinas.

¿Un brazo derecho, o varios?

Sus grandes aliados durante la actual gestión son personajes como Manuel Modragón y Kalb, Secretario de Seguridad Pública del D. F., Martí Batres Guadarrama, Elena Cepeda de León, Secretaria de Cultura del D.F., Emilio Álvarez Icaza, Ombudsman de la Comisión de Derechos Humanos del D.F., Martha Lucía Micher Camarena, Directora del Instituto de las Mujeres del D.F., Javier Hidalgo, Director del Instituto de la Juventud del D.F., por mencionar a algunos de sus más cercanos funcionarios y colaboradores.

Sin duda alguna, su gestión y su historia dan mucho de qué hablar, y por lo que se ve, parece que seguirá causando revuelo en las bocas de muchísimos mexicanos que están pendientes de las acciones de sus gobernantes. Habrá que ver si el ejercicio que hace todos los lunes para llegar a su oficina en bicicleta también lo hace detrás de su escritorio.

Y sus seguidores, a la expectativa

Por ahora, cuenta con el respaldo de muchos sectores ciudadanos, desde jóvenes, mujeres, adultos mayores, indígenas, y hasta personas que viven con discapacidad. Como todo buen político, ha sido incapaz de ganarse la simpatía del entero de la población, sobre todo fuera de la capital.

Todavía quedan un par de años para ver qué hace con la ciudad, los impuestos y las vidas de los ciudadanos. Ya tendremos tiempo de celebrarle o reclamarle el próximo sexenio. Clío, asesorada por Temis, habrá de juzgarle.