Desde el inicio de los tiempo el hombre ha necesitado aprender a confeccionar sus prendas de vestir, originalmente estas eran unidas mediante costuras manuales, pero con el tiempo, este procedimiento evolucionó hasta llegar a las primeras máquinas de coser.

Se considera a este artefacto como uno de los inventos más productivos. Ha mejorado en cuanto a su tamaño, eficacia y eficiencia, pero su función principal es la misma: ayudar en la economía de las familias a confeccionar desde una pequeña prenda de ropa hasta vestidos de alta costura.

Historia de la máquina de coser

  • En 1790 el británico Thomas Saint inventó la primera máquina para coser, era manual, usaba una lezna y solo ejecutaba la apuntada de cadeneta.
  • En 1830 Maderspeger construyó una versión similar y casi al mismo tiempo, en Francia, Barthelemy Thimonnier desarrolló la primera máquina de coser reconocida a nivel mundial, la cual fue utilizada para coser uniformes a la milicia francesa.
  • 1830 en Nueva York, se inventó la primera máquina de coser de pespunte. La primera máquina de puntada cerrada fue originada por Walter Hunt hacia 1834. Esta empleaba al mismo tiempo una aguja con un ojo en la punta y una lanzadera oscilante.
  • Allen Benjamin Wilson en 1850, contribuyó con la bobina rotatoria así como con la alimentación intermitente en cuatro fases para avanzar la tela entre cada puntada.
Leer el artículo completo con vídeos

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII