Las serpientes se utilizan para provocar terror o para simbolizar respeto y admiración. Así que este diseño es una opción para usarlo en diversas ocasiones como en obras de teatro, en carnavales, en el desfile de inicio de primavera, en el día de brujas, en las fiestas patrias y hasta en partidos de fútbol. Y se puede lucir tanto en la cara como en cualquier otra parte del cuerpo.

Material para maquillar

Cómo maquillar una serpiente

Antes de empezar a maquillar se recomienda practicar en papel, haciendo varios espirales para soltar la mano y diseñando las curvas que va a llevar el cuerpo del animal, para tener claro cómo se va a trazar el reptil en el rostro. También hay que saber cuáles colores se le van a colocar para que se vea lo más parecido posible a la especie de víbora que se quiere representar.

Una opción que puede funcionar en todas las fechas que se sugieren es:

  1. Con un pincel grueso, de punta chata, se toma maquillaje en color verde y se traza todo el cuerpo de la serpiente; iniciando en un lado de la cara y terminando en el otro; las curvas propias del rostro permiten al pincel ir pintando en línea curva, pero se debe hacer al menos un círculo completo si se busca aparentar que se está desenroscando; y la parte de la cabeza debe trazarse con un < ó un > para poder dibujar en medio la lengua.
  2. Con un pincel muy delgado se dibujan escamas a lo largo de todo el cuerpo del reptil; se simulan con líneas muy finas, haciendo también los símbolos < ó >, todos en la misma dirección; en tonos amarillo, rojo y negro, intercalándolos.
  3. A la cabeza del animal se le pinta un ojo alargado en tono blanco.
  4. En el centro de la cabeza se dibuja una lengua bífida y roja.
  5. Y se le colocan dos pares de colmillos.
Si se desea darle profundidad al diseño, con un pincel muy delgado y maquillaje negro se delinean los bordes del dibujo o antes de empezar el maquillaje se hace el dibujo de la serpiente con lápiz delineador negro y luego se rellena. Solo se debe cuidar que el cuerpo quede lo más delgado y alargado posible para que tome la forma más parecida a la real.

Al final se le puede espolvorear un poco de diamantina tornasol para darle brillo o cubrir la base con brillantina, del color de la misma, antes de dibujar las escamas.

Serpientes y escaleras

Otra sugerencia es poner varias serpientes pequeñas en diferentes partes del rostro, si se tiene suficiente práctica y habilidad para hacer miniaturas. Y esta idea da pie para dibujar en la cara el típico juego de serpientes y escaleras para un evento cultural, como cuando se participa en concursos de maquillaje artístico.

La serpiente emplumada

Otro ejemplo en el que se requiere de este maquillaje es para figurar a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, y para hacer alusión a este dios de las culturas mesoamericanas se le agregan al diseño alguna plumas de ave y cristales o piedritas de acrílico con las que se decoran las uñas; estas se adhieren a la piel, o sobre el maquillaje ya aplicado, con un poco de pegamento para pestañas.

Es bueno averiguar primero qué características específicas tienen las serpientes que buscamos representar para que con esos detalles se distinga fácilmente cuál especie es. Así solo se toma la decisión de si se va hacer para una ocasión en la que se quiera presumir de un peligroso reptil o de una dócil serpiente encantada.