Independientemente de cómo realmente hayan sido los piratas de aquel entonces, se tiene una imagen ya definida de este personaje y es dicha imagen con la que se caracteriza. Este disfraz se puede llevar en un carnaval y es de los favoritos como disfraces de Halloween.

Ya sea para las obras de teatro o para las fiestas de disfraces, el clásico pirata de los mares debe de llevar (además del paliacate) un parche en el ojo, las cejas despeinadas, una dentadura descuidada, bigote y barba y una cortada o una cicatriz en el rostro. Y todo esto se logra con el maquillaje de fantasía.

Para maquillar a un pirata se necesita

  • Maquillaje, rojo y negro. Y otro del tono del cabello del modelo si es que este fuera castaño, rubio o pelirrojo.
  • Pinceles de pelo suave, uno grueso y otros muy finos.
  • Lápiz delineador de ojos, de color negro.
  • Una esponja para maquillar.
Este material se consigue en las tiendas de disfraces y allí mismo se venden muchos accesorios con los que se complementa el atuendo.

El malo de la película

Este disfraz es para quienes son aventureros o simplemente quieren ser los villanos de la historia. Como quiera que sea, lo importante es caracterizarlo lo mejor posible y para esto hay que tener cuidado al elegir los tonos con los que se van a maquillar la barba, el bigote y las cejas; pues, si el modelo no tiene el cabello negro se verá mal si simulamos el pelo en ese tono.

Y si la intención fuera representar a un pirata pelirrojo, por ejemplo, entonces se usa dicho tono en el rostro y además se pinta el cabello, con maquillaje al agua o con un producto especial que viene en aerosol.

Maquillaje de pirata ¡con todo y parche!

Lo que debe de llevar una buena caracterización del rostro de un pirata es:

  • Un parche. Antes de iniciar la caracterización hay que saber cuál es el ojo que nuestro modelo sabe guiñar para poder simular un parche sobre este y así cuando haga un guiño parecerá verdadero. Con el pincel grueso se maquilla sobre el ojo figurando el parche negro, ya sea de forma cuadrada o redondeado, pero cubriendo hasta el área de la ceja. Y luego con uno de los pinceles finos se trazan dos líneas hacia el cabello como si fuera el listón que sostiene al parche.
  • El bigote. Con el pincel fino se dibujan los bigotes. Haciendo pequeños trazos muy delgados para simular la textura del pelo. También se puede hacer con un lápiz delineador que tenga la punta fina. Hay muchos estilos en los que se puede trazar el bigote, para darse una idea están los personajes de caricaturas y películas como el Capitán Garfio o el capitán Jack Sparrow.
  • La barba del pirata. A la caracterización se le debe agregar una barba. Esta es lo más complicado de realizar, pero teniendo práctica puede llegar a quedar como hecha por un maquillista profesional. Para hacer una barba falsa, se usa la técnica de esponjado; se toma el maquillaje con la esponja para maquillar y se descarga sobre la mano para retirarle el exceso, luego se dan golpecitos continuos en el área donde se desea simular la barba cuidando que no queden unas zonas más marcadas que otras.
  • Las cejas despeinadas. La ceja que quedó sin maquillar debe desalinearse. Sobre la ceja natural se dibuja una despareja, también con el pincel fino o con un lápiz delineador.
  • Una fea dentadura. Con el lápiz delineador negro se pintan uno o dos dientes para que parezca que al pirata le faltan piezas dentales.
  • La cortada. Con un pincel fino y maquillaje rojo se simula una cortada. En la mejilla del lado donde no hay parche se traza una delgada línea para que sea la herida y se le hacen una más pequeñas y delgadas hacia abajo como si fuera la sangre que aún escurre. Con maquillaje rojo un poco más oscuro se traza otra línea sobre la que simula la herida, para darle profundidad, esta debe hacerse un poco más chica y más delgada que la primera. Para oscurecer el color rojo se le agrega un poco de negro, pero muy poquito para que no se pierda el color.
  • Una cicatriz. Y si se prefiere dejar una cicatriz, entonces, con maquillaje un poco más oscuro que el tono natural de la piel se traza una línea y varias pequeñas que la atraviesen, como si fueran las marcas de las suturas, y con un tono todavía más oscuro se sigue el contorno inferior de la cicatriz para darle volumen. O también se puede hacer con látex.
Después de haber maquillado cada detalle, como anteriormente se describe, solo faltaría colocarse el disfraz. Y no hay que olvidar que todo pirata debe tener un buen tatuaje.